lunes 28 de septiembre de 2020 - Edición Nº2560
Diario Full » SOCIEDAD

Nada es gratis: rodarán cabezas y se preparan sumarios en La Bonaerense

*Por Jorge Joury.- "Esto no va a quedar así, téngalo por seguro. Rodarán cabezas.Más allá de los reclamos legítimos, aquí operaron también en las sombras elementos a los que tenemos que identificar para que esto no vuelva a pasar", le dijo con visible enojo una fuerte de la gobernación a DIARIO FULL.


TAGS: JOURY
Por:
Jorge Joury
 
Son muchos los demonios que rodean al gobernador Axel Kicillof. La reciente pesadilla policial que puso en vilo a la Provincia, los efectos de la pandemia, la muerte de Facundo Astudillo Castro y la toma de tierras, son algunas de las fotos más dramáticas del escenario que se le presenta. Estas cuestiones le acaban de mostrar por qué se habla de la "maldición" bonaerense. Aunque nadie lo diga a tambor batiente para no levantar más olas, la protesta policial, casi encuadrada en el delito de sedición, dejará una estela de efectos colaterales que empezarán a pasar factura con el transcurrir de las semanas. "Esto no va a quedar así, téngalo por seguro. Rodarán cabezas.Más allá de los reclamos legítimos, aquí operaron también en las sombras elementos a los que tenemos que identificar para que esto no vuelva a pasar", le dijo con visible enojo una fuerte de la gobernación a DIARIO FULL.
El propio Sergio Berni al brindar su primera entrevista luego del reclamo, dijo que hubo infiltrados en las manifestaciones y advirtió que su administración va a llevar adelante “una auditoría muy finita” en la conducción policial “para determinar responsabilidades”.
La protesta tuvo muchos conos de sombras. Pero una particularidad despertó suspicacias. Uno de los principales focos de reunión de los uniformados fue la quinta presidencial de Olivos. Extraño punto de encuentro para empleados provinciales. No es precisamente ahí donde se pagan los sueldos bonaerenses. ¿Quién les sugirió a los policías que fueran a la quinta presidencial? 
El saludo efusivo entre Kicillof y Berni al final del acto de los anuncios salariales, ratificó la continuidad del ministro de Seguridad, quien, sobre todo en los últimos días, fue blanco de versiones que señalaban que tenía las horas contadas en su cargo. De hecho, desde distintos sectores del oficialismo, sobre todo los intendentes, tenían sus candidatos para sucederlo.
Los alcaldes proponían a Alberto Descalzo para reemplazarlo. La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, por su parte, postulaba a Cecilia Domínguez. Por otro lado, desde el Instituto Patria nominaban a Martín Arias Duval.
Algunos sostienen que lo que se le pidió a Berni de aquí en más, es perfil más bajo. Algunos sostienen que el triunfo de la paritaria exprés de los uniformados, la más fuerte que conozca la historia de la fuerza, se debió en gran medida a la impericia de Berni, quien el lunes al mediodía le volvió a jurar a Kicillof que los que protestaban eran “marginales” y que no pasaría nada. El ministro ya le había bajado el precio el domingo, cuando Sabina Frederic avisó que empezarían las movilizaciones. A las 2 de la madrugada del martes, las sirenas en la puerta de la residencia del gobernador en La Plata sugerían lo contrario. La noche siguiente ya era un motín en 10 localidades y 24 horas después estaba sitiada hasta la Quinta de Olivos.
"Tanto Berni como Daniel García, el todavía jefe de la Bonaerense nos expusieron a un daño político innecesario. Va a haber una autocrítica y va a empezar por ahí. Y después va a seguir”, aseguró uno de los incondicionales de Kicillof. Será un castigo “quirúrgico” para evitar nuevos alzamientos, pero que saben indispensable para no contagiar a otras provincias ni envalentonar al cuerpo civil armado más numeroso del país.
Los dos nombres que suenan con fuerza para reemplazar a García son el de Jorge Oscar Figini, actual subcoordinador General Operativo de la Policía, y el de Hugo Natiello, otro hombre de carrera que tomó notoriedad cuando asumió como jefe de la Regional Capital después de la masacre de San Miguel del Monte.
El rumor que circula en los pasillos del Ministerio de Seguridad, es que las sanciones no se van a anunciar formalmente como el aumento. Van a llegar con el correr de las semanas a quienes ya están identificados como instigadores de la insubordinación. Se tomarán, según las fuentes, de algunos de los casi 30 mil sumarios que ya tiene abiertos Asuntos Internos. Casi todos los portavoces de la protesta, de todos modos, son exonerados, familiares o efectivos que igual iban a retirarse. La estrella del piquete en Puente 12, el oficial mayor Mariano Alderete, quien adujo como uno de los motivos del motín la “injusticia” de que le hubieran concedido prisión domiciliaria a Lázaro Báez, reveló  por ejemplo que ya había pedido la baja del servicio antes de las protestas.
Hoy las dudas florecen por todos los despachos de la gobernación y las preguntas irrumpen en cascada. ¿Hubo guiños desde la política para que los uniformados llegaran hasta el extremo inédito en democracia de sitiar Olivos? ¿Semejante protesta, pudo haberse instrumentado sin un aval al menos implícito de los caciques territoriales del conurbano? ¿ De qué manera los policías dispusieron de patrulleros y hasta de un helicóptero sin la venia al menos de un puñado de comisarios? ¿Es casual que la movilización se haya producido mientras se cierra el cerco sobre los efectivos que detuvieron a Facundo Castro antes que desapareciera?.
Todos estas dudas, rondan por la cabeza del gobernador. Kicillof espera que sus primeras espadas lleguen hasta el hueso y le responda pronto.
 
*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Para consultar su blogs, dirigirse al sitio: Jorge Joury De Tapas.  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS