martes 26 de enero de 2021 - Edición Nº2680
Diario Full » POLITICA y POLITICOS

El coletazo electoral del Píparo Gate

*Por Jorge Joury.- La carrera política de la legisladora bonaerense podría tocar fondo, justo cuando su nombre se baraja para encabezar la lista de la Octava sección electoral.


TAGS: JOURY
Por:
Jorge Joury

 

Se sabía que el denominado cuento de la buena Píparo iba a deparar nuevos capítulos para el asombro. Y ello ocurrió en las últimas horas, cuando Juan Ignacio Buzali, marido de la diputada provincial macrista Carolina Píparo, fue detenido en el country Gran Bell, acusado de tentativa de homicidio por el hecho ocurrido el pasado 1º de enero. Más allá de cómo derive lo que ahora se denomina a nivel local como el Píparo Gate, la carrera polìtica de la legisladora bonaerense podría tocar fondo, justo cuando su nombre se baraja para encabezar la lista de la Octava sección electoral.
Buzali es “un tipo tranquilo, de perfil bajo, eclipsado por la personalidad de su esposa”. Pero muchos dicen que por el cúmulo de pruebas, se siente acorralado por la Justicia. Proviene de una familia de clase media alta, de buen pasar, estudió en escuelas privadas y de joven jugó en equipos del club La Plata Rugby.
Está casado con Píparo desde hace más de diez años. En 2010, luego del robo sufrido entonces por Píparo, que luego le provocó la pérdida del embarazo, él trabajaba en la misma empresa privada de siempre y ella en la administración pública. Luego del hecho, la firma donde Buzali cumplía tareas, les pagó durante un tiempo un departamento en Puerto Madero, hasta que se mudaron al barrio privado de City Bell.
La acusación contra el marido de Píparo se basa en registros fílmicos, y en numerosos testimonios de personas que presenciaron la forma en que atropellaron a los dos jóvenes. También se fundamenta en los peritajes realizados sobre el Fiat 500L en el que iba la pareja y en la moto en la que se movilizaban las dos víctimas, que habían ido al centro de La Plata para presenciar la tradicional quema de muñecos que se realiza, año a año, cada primero de enero.
En Juntos por el Cambio ya hay muchos dirigentes que comenzaron a bajarle el dedo a Píparo. Están descreídos de su historia y la bola que se armó en los medios por el escándalo, a raíz del entramado de una supuesta cadena de encubrimientos."Ella, que era una de nuestras banderas de la lucha contra la inseguridad hoy se la ve golpeada por un suceso lleno de conos de sombra", dijo un vocero calificadp del equipo amarillo consultado por Diario Full.
Hay quienes aseguran que la experiencia personal de haber sido víctima de una salidera bancaria en 2010 con la cual logró la bendición de algunas de las principales figuras políticas de este espacio, hoy está devaluada a medida que va saliendo a luz la trama que va desentrañando la justicia. Píparo fue coronada por la entonces gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, que la sentó a su lado en plena campaña electoral en 2017 y, después, del propio asesor presidencial Jaime Durán Barba, que la midió en cuanta encuesta y focus group pudo para conocer su alcance electoral.
Hoy muchos de sus socios partidarios la ven con otros ojos. Reconocen que desde aquel momento creció su valor electoral y su presencia en medios de comunicación, pero afirman que aquello no fue acompañado de construcción política y contacto con los hombres y mujeres del amplio espectro de Juntos por el Cambio. Es más, en los últimos cuatro años, la ubican más cerca de los halcones del macrismo, que enfrentan a la abanderada del dialoguismo que la encumbró, y de una agenda limitada a partir de su propia tragedia personal. Desde el lado de Rodríguez Larreta señalan que le falta política".
Con la detención de su esposo, Juan Ignacio Buzali, de 47 años, hoy Píparo paga casi en soledad las denuncias mediáticas y los pedidos de renuncia a su banca como legisladora y funcionaria municipal de dirigentes del Frente de Todos, como el de la presidenta del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales y concejala platense, Victoria Tolosa Paz, y la exministra de Economía bonaerense Silvina Batakis, entre otros.
“Justo en un año electoral, donde Píparo pretende renovar su banca en la Cámara de Diputados, es una situación incómoda para todo el espacio”, admitieron fuentes cercanas a María Eugenia Vidal. Creen que el contraste entre sus declaraciones y las pruebas sientan interrogantes en la población que está poniendo en tela de juicio su credibilidad.
Muchos dirigentes han puesto la lupa sobre el expediente judicial y prefieren la cautela y la baja exposición y hasta algunos afirman que su apellido encabezando otra vez la lista por la Octava sección generaría ruido y un riesgo grande, ya que le serviría en bandeja a la oposición un frente de críticas demoledor.
Otros en cambio, van más allá y consideran que lo más sano para la coalición opositora es que pida licencia a sus cargos hasta que la justicia se expida sobre el caso.
La advertencia, que todavía nadie se animó a expresar en voz alta, aconseja blindar del posible fuego del peronismo a su principal figura, uno de los líderes del Grupo Dorrego, el intendente Julio Garro, quien también tiene a su secretario de Seguridad, Darío Ganduglia, en medio del fuego de artillería con acusaciones de ser uno de los garantes para que no le hicieran el test de alcoholemia al marido de la legisladora. Por el Palacio de la calle 12 son cada vez más fuertes las voces que señalan que "lo mejor que puede hacer Julio Garro es despegarse”.
Píparo era la figura más taquillera de La Plata por las penurias que vivió a manos de la violencia, que le arrebató la vida de un hijo. Pero el caso por estas horas abrió un debate en Juntos por el Cambio.
Muchos sospechan que el el peronismo se frota las manos y si Piparo finalmente es candidata, el discurso gire en torno al abandono de persona que cometió en la madrugada del primer día del 2021; justo ella, que tiene a su cargo el área de la asistencia a la víctima.
Para nadie es una novedad que una de las patas más fuertes en la distribución de cargos de JxC a nivel local es, naturalmente, el intendente Garro. Por las dudas, el jefe comunal tiene funcionarios y funcionarias en gateras para ofrecer en el armado de la lista seccional 2021 para competir por los seis lugares que se ponen en juego.
Si el incendio se expande, ya hay dos mujeres prestas y haciendo calentamiento para dejar el edificio de calle 12 y mudarse a la Legislatura. Se trata de la concejala Ileana Cid y la secretaria de Desarrollo platense, Julieta Quintero Chasman. Ambas se solidarizaron con Piparo. Pero en el río revuelto que provocó el incidente de fin de año, cualquier escenario es incierto.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Para consultar su blogs, dirigirse al sitio: Jorge Joury De Tapas.

 

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS