lunes 25 de enero de 2021 - Edición Nº2679
Diario Full » POLITICA y POLITICOS

Ajedrez judicial para sacar a Píparo del pantano

*Por Jorge Joury.- Fuentes tribunalicias conjeturan que en la sorprendente detención del marido de Carolina Píparo se advierte un giro estratégico por parte de la defensa.


TAGS: JOURY
Por:
Jorge Joury

 

 Se trataría nada menos que de un plan elaborado por el abogado de la diputada, Fernando Burlando, para dejarla fuera de la imputación y poner en foco a su marido como el eje central de los confusos hechos. Una típica movida de ajedrez. Significa sacrificar al caballo para salvar a la dama. La idea es no coartar su carrera política, ya que Píparo se preparaba para ir en una lista para renovar su banca, por la octava sección electoral, situación que por estas horas está en duda. Tiene que ver con que algunos de los dirigentes de mayor peso de Juntos por el Cambio, hoy ven en el testimonio de Píparo demasiados conos de sombra y creen que su credibilidad ya ha caìdo en desgracia y será difícil de remontar, en momentos en que hay que trazar diferencias con el oficialismo.
Frente a la justicia y en caso de verse cercada, Píparo no tendría excusas para defenderse, ya que por su condición de legisladora y funcionaria de la Municipalidad de La Plata conoce la legalidad mejor que nadie y la gravedad del hecho de haber abandonado a su suerte a las dos personas que atropellaron. Una de ellas fue despedida hacia un costado de la moto y la otra pasó por encima del Fiat 500L en el que iba la pareja.
Buzali en su declaración, usó un atajo para zafar del difícil momento frente a la jueza. “Pensé que eran los que nos habían robado. Sentía que nos estaban encerrando y cuando vi un hueco para escapar, aceleré y fue ahí cuando terminé embistiendo la moto.No había tomado porque sabía que tenía que llevar a mi papá a su casa. Además soy de cuidarme mucho en ese sentido porque entiendo que Carolina es una figura reconocida y lo que haga podría repercutir mucho”, aclaró.
Burlando admitió que Buzali dijo que estaba “tenso, con pánico” la madrugada en la que ocurrieron los hechos. Agregó que ahora está “acongojado y muy afectado por haberse confundido” al pensar que los dos chicos habían “participado en el robo que sufrieron esa misma noche; es una situación de mucha pena”.
Lo que llama la atenciòn es que en sus declaraciones públicas, Píparo nunca expresó solidaridad ni pidió disculpas a la familia de los dos motociclistas. Además, hay otro dato llamativo en esta historia que va sumando capítulos para el asombro. Ocho días antes, a solo unas horas de finalizar el año 2020, la diputada había posteado en su cuenta de Twitter una foto en la cual se la ve nada menos que con el policía-justiciero Luis Chocobar, a la cual añadió el siguiente texto: “Quiero un 2021 con un Estado que nos proteja y que los delincuentes estén tras las rejas. Menos show y más seguridad”.
Otro de los agravantes que se plantea en el auto de procesamiento tiene que ver con el abandono de los dos jóvenes, que quedaron tirados en la calle, con lesiones y heridas que podrían haber producido, incluso, su muerte. “La conducta posterior asumida por el imputado, ya que lejos de detenerse, llamar a la policía y preocuparse por los jóvenes a los que atropelló, huyó del lugar a gran velocidad, arrastrando consigo la moto antes embestida, no mostrando interés respecto a si alguno” de los chicos “pudiera haber quedado atrapado debajo del vehículo, demostrando con ello un total desprecio por el resultado de su accionar, quedando ello de manifiesto, no solo con la falta de asistencia a los sujetos que arrollara, sino también por haberse dado a la fuga del lugar, todo ello con la intención de ocultar su participación en el suceso”.
En su desesperación por sacarse rápidamente responsabilidades, otro de los errores de Píparo fue politizar el episodio y mandar munición gruesa para embarrar la cancha sobre el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, El funcionario, dueño de una especial cintura, contestó inmediatamente las críticas de la legisladora y sembró sospechas sobre las condiciones que rodearon el incidente de tránsito que protagonizó junto a su marido durante la madrugada del Año Nuevo.
Píparo había denunciado que era víctima de “operaciones políticas” por parte del kirchnerismo. Berni inmediatamente tomó el guante y contestó: “No sé de qué operación puede estar hablando, quien chocó y arrastró durante 300 metros a dos motociclistas fueron su marido y ella, quien debería haber generado las acciones para que eso cesara. Además, hizo abandono de persona agravado porque ella es funcionaria pública y ocupa un cargo de atención a la víctima. Atropelló a dos personas inocentes, las dejó tiradas en la calle y las abandonó... Quien salió a justificar lo injustificable es ella”, disparó.
Lo grave del caso, es que Píparo es diputada provincial y secretaria de Asistencia a la Víctima y Políticas de Género de La Plata. Con esa responsabilidad sobre los hombros, debería haber sido más transparente y no dejar tantos conos de sombra que lo único que hacen es poner en tela de juicio su conducta. Cuando hay que poner demasiado esfuerzo para explicar lo acontecido, la manipulación de los hechos hace que todo huela mal.
De acuerdo a la visión de Berni, Píparo tiene que aclarar muchas dudas sobre el incidente. “Después del choque, en las imágenes se ve que pareciera que tuvo algún grado de ingesta de alcohol y lo concreto es que no le hicieron el control de alcoholemia; en la comisaría se les olía alcohol y la municipalidad tiene que explicar varias cosas”, planteó. Es más, detalló que “la Municipalidad tiene que explicar qué hacía el secretario de Seguridad, Darío Ganduglia en el lugar de los hechos antes que la Policía y en qué rol estaba allí, y por qué no se le hizo el control de alcoholemia”.
Además de secretario de Seguridad, Ganduglia es concejal y reemplaza al intendente Julio Garro en sus funciones cuando se toma vacaciones. El Concejo Deliberante le concedió una licencia a Garro de 20 días que podía ejecutarse entre el 19 de diciembre y el 28 de febrero. Por eso, Berni quiere saber si Ganduglia se presentó en su condición de funcionario o de intendente interino, lo cual agravaría más el cuadro de sotuación.
En la municipalidad se ven ya en medio de un tsunami mediático. Por ello, dieron su versión de los hechos en un comunicado de prensa titulado “La Verdad”. Allí aseguran que se pusieron a disposición de la Justicia y le suministraron todo el material fílmico disponible de las cámaras de seguridad. “Asimismo, queremos remarcar que ante situaciones de accidentes viales u otra acción que requiera de intervención judicial, los controles médicos y de alcohol en sangre deben ser dispuestos y llevados a cabo en sede policial”, precisaron.
En una indagatoria de más de cinco horas, el marido de la legisladora insistió en que lo sucedido el 1º de enero fue “un accidente” y sostuvo que “nunca tuvo la intención de lesionar ni lastimar a nadie”. Su relato contrasta con las pruebas que llevaron a la Justicia a procesarlo porque al atropellar a los dos jóvenes actuó “con claro desprecio por la vida ajena”. En la acusación se afirmó que Juan Ignacio Buzali tuvo que representarse la posibilidad “del resultado muerte” cuando embistió la parte trasera de la moto Honda en la que iban los dos chicos, a los que dejaron tirados en la calle.
Fernando Burlando, uno de los abogados de Buzali y su esposa, consideró que lo más probable es que su representado “siga detenido”, aunque confirmó que solicitaron su excarcelación. Admitió, respecto de esa posibilidad, que “es difícil una excarcelación ordinaria, puede ser una extraordinaria”.
Por su parte, los abogados de la parte querellante adelantaron que solicitarán que la acusación por “tentativa de doble homicidio en grado de tentativa” se haga extensiva a la legisladora de Juntos por el Cambio, quien acompañaba a su marido en el Fiat 500L. Consideraron que ella debe ser considerada “coautora” del mismo delito.
La fiscal María Eugenia Di Lorenzo sostiene que “no hay pruebas para inculpar a Píparo”. La funcionaria judicial realizó declaraciones tras tomarle declaración a Juan Ignacio Buzali. Sostuvo que no hay pruebas como para incriminar a la legisladora Carolina Píparo. Espera en la semana las pericias toxicológicas del imputado. La funcionaria dijo a los medios de prensa que el esposo de Píparo refirió “que no estaba alcoholizado” al momento del hecho, y al ser consultada sobre si hay elementos para sostener una posible imputación a la legisladora dijo que “por el momento no” aunque “la causa sigue con testimoniales y con elementos de pruebas para agregar. Se investigarán todos los extremos y todas las aristas”, expresó Di Lorenzo, luego de la declaración del imputado Juan Ignacio Buzali.
Advirtió que la investigación recién está en la primera etapa y todavía falta analizar otros elementos que pueden influir en el futuro de la causa: “La prueba está completa, quedó fundada aunque faltan muchos más elementos de prueba por sumar y la causa sigue con elementos de prueba para agregar”, precisó.
La fiscal, dijo que el imputado “se ubica en el lugar, da su relato de cómo pasó y que los atropelló (a los dos jóvenes)”, aunque sobre ese punto radican las diferentes posiciones, ya que “para el Ministerio Público fue una tentativa de homicidio” y para la defensa es un hecho “culposo”.
La paleta de colores de intereses en juego siembra en el escenario un manto de sospechas. Por el momento, son todas conjeturas y si pasa demasiado tiempo, la verdad terminará alejándose.


*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Para consultar su blogs, dirigirse al sitio: Jorge Joury De Tapas.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS