jueves 17 de agosto de 2017 - Edición Nº1422
Diario Full » PERIODISMO DE PERIODISTAS » 21 may 2017

Un mafioso platense que regenteaba una red de prostíbulos está en foco por el caso Cartasegna

*Por Jorge Joury.- La aparición en un video de un narco ametrallando la casa de un vecino que lo había denunciado por vender drogas en un barrio de Lomas de Zamora, hizo crujir los cimientos del gobierno bonaerense. Plantea la terrorífica realidad, que las mafias están enquistadas y cada vez ganan más terreno. Crecen en poder territorial, porque la policía corrupta las favorece a cambio de dádivas para liberar zonas. Los disparos contra la casa del fiscal Fernando Cartasegna, son otra prueba palpable de la impunidad con que operan estos grupos. Ambos episodios no son comparables, pero vienen de la misma matriz.


 Son la señal inequívoca, que la víbora de siete cabezas de la maldita policía aún está en pleno proceso evolutivo. 
A esta altura de los acontecimientos, el  caso Cartasegna se ha transformado para la sociedad en una pesadilla interminable. Una verdadera bomba de tiempo, que no se sabe para que lado explotará. Aunque se mantiene total hermetismo, ya es un secreto a voces uno de los nichos oscuros desde donde surgirían los temerarios intentos para silenciar al fiscal. Tiene que ver con la prostitución y la trata de personas. En esa dirección, se hizo foco en un empresario platense, al que algunos llaman "El rey de los prostíbulos". Este sujeto regenteaba una red  de lugares de placer, en propiedades de la zona céntrica. Una suerte de sitios vip, que fueron clausurados en su momento por Cartasegna. Comentan que desde entonces, el proxeneta se la juró. Por ello, la hipótesis de la venganza se robustece en la investigación. El individuo en cuestión, habría perdido más de dos millones de dólares al derrumbarse su imperio. Se sabe además, que se dedicaba a la trata de personas. Captaba mediante la complicidad de una red de delincuentes, mujeres de países limítrofes, les retenía los documentos y las explotaba al máximo. También proveía de drogas a los clientes."Lo tenemos en la mira, está en la ciudad y seguimos todos sus movimientos", reveló un informante, que admitió que "se trata de un peso pesado con antecedentes en otros delitos. Un hombre que amasó una gran fortuna, lleva una vida de lujos y se jacta de contar con muy buenos contactos que le brindan protección legal".
Los trascendidos indican, que a los prostíbulos concurrían importantes personajes: políticos, sindicalistas y empresarios platenses, que pagaban fuertes sumas de dinero y se disputaban las mujeres más bellas. Cartasegna procesó a todos los involucrados y se aprestaba a enviarlos a juicio oral. Fue justo cuando le giraron la causa de los denominados "caranchos". Allí, comenzó a recibir los ataques e intimidaciones. Hoy entonces no se descarta que exista una conexión entre "caranchos" y proxenetas para sacar de escena al fiscal.
Cartasegna, como es de público conocimiento fue licenciado, después de las agresiones y amenazas. Comandaba la Unidad Funcional de Instrucción, (UFI) número cuatro de Delitos Conexos con Trata de Personas y Pedofilia. Durante los últimos tres años acabó con varias organizaciones dedicadas a la prostitución y había establecido una suerte de tolerancia cero en La Plata. 
También colaboró con procedimientos en varios distritos de la la zona sur. Contó para ello con la colaboración del Obispado de Quilmes, a través del fallecido dirigente vecinal Osvaldo Tondino. Así fue, como logró rescatar del cautivero a decenas de mujeres, algunas traídas bajo engaño de las provincias y otras provenientes de países limítrofes. En ese raíd logró cerrar alrededor de 300 prostíbulos. Entre sus colaboradores se comenta, que en cada paso que dio Cartasegna, la complicidad policial aparecía detrás del negocio infame. Es más, en la zona de Quilmes uno de los principales lugares de placer funcionaba a metros de una comisaría.
En La Plata la cantidad de prostíbulos era impresionante. En algunos barrios, como la zona de la Terminal de Ómnibus, se detectaron en su momento hasta tres por cuadra. Aunque menos, también funcionaban varios talleres clandestinos. Cartasegna se constituyó en el verdugo de todos ellos. Señalaba que "ahora cuesta mucho encontrarlos, pero nunca se termina. Es la esclavitud moderna, y me atrevo a decir que es peor que eso. A los esclavos se los trataba mejor que a algunas mujeres y chicas rescatadas, por lo menos les daban de comer y los cuidaban para explotarlos. En la trata usan a las personas mientras sirven, luego las descartan y captan a otras, no les importa nada, comida, salud, vivienda, nada. Si pudiera mostrar las fotos y videos de los lugares allanados, creo que la gente no podría creer lo que tenía cerca de sus casas. Aunque no se pueden mostrar todas las imágenes, porque son demasiado fuertes", reflexionaba el fiscal.  
Los pocos que frecuentan a Cartasegna en su domicilio, sostienen que está medicado y con asistencia psicológica permanente. Aseguran que "después del ataque a  tiros frente a su casa, se encuentra muy atemorizado, sobre todo por la suerte de su familia". Se le ha reforzado la custodia, que ahora corre por cuenta de la Gendarmería, ya que también hay sospechas de los propios efectivos de la Federal. 

En la gobernación se sostiene, que María Eugenia Vidal está muy preocupada y siguiendo de cerca la investigación. Ha pedido acelerar los pasos, para poder dar a la ciudadanía respuestas y disipar la sensación de miedo imperante. Tal es así, que en su última aparición en los medios, la gobernadora responsabilizó a las sucesivas administraciones que la precedieron, por la actual actividad de las mafias en la Provincia.

"Veo el resultado del narcotráfico que avanzó durante décadas con un poder político que de mínima, miró para otro lado y, de máxima fue cómplice". La mandataria hizo referencia al ataque con ametralladoras sufrido el 8 de este mes, por vecinos de Ingeniero Budge, en el partido de Lomas de Zamora, que habían denunciado la presencia de vendedores de drogas en el lugar. Vidal reconoció que aún hay bandas que se creen con impunidad y que han perforado tanto a la Justicia, como a la Policía. En cuanto a la investigación del caso Cartasegna. reconocen que "estamos en alerta total.Sabemos que pueden venir nuevos ataques, porque hemos metido el bisturí en el órgano más sensible de la mafia. Hay muchos millones en juego y van tratar de defender las cajas con uñas y dientes". finalizó el vocero.

 
 
*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP. Su correo electrónico es jorgejoury@gmail.com.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS