sábado 23 de junio de 2018 - Edición Nº1732
Diario Full » PERIODISMO DE PERIODISTAS » 5 ene 2018

La guerra de dos familias por los diarios platenses y lo que hay detrás del caso Balcedo

*Por Jorge Joury.- La familia Kraselburd nunca quiso competencia fuerte en el mercado periodístico platense. David, el padre de Raúl, lo tenía claro. En 1974 creó el Diario Popular para cerrarle el camino a Crónica, que por aquel entonces vendía más de 5 mil diarios. "Nadie puede vender esa cantidad, que no seamos nosotros", solía decir el desaparecido director de El Día, secuestrado y asesinado por la organización terrorista Montoneros. Con el paso de los años hubo otros intentos fallidos de desembarco de medios nacionales, como lo fueron La Nación, La Razón y el más reciente, Diagonales. No obstante. el centenario matutino, aunque criticado por sus vaivenes políticos, siempre apareció como el más amigable al paladar de los platenses.


TAGS: JORGE, JOURY
 
Sin embargo, la caída en las ventas que experimentó en los últimos años por la distribución gratuita del diario Hoy, lo colocó lejos de equilibrar sus cuentas, aún con el soporte del matutino El Plata, creado en su momento a un precio más bajo para taponarle la expansión al matutino de los Balcedo. Esta situación agitó los rumores de su posible venta, que la leyenda urbana se encargó de alimentar hasta con nombres de posibles compradores.
Comentan que el propio Raúl Kraiselburd solía expresar irónicamente en la redacción y con una sonrisa de dos plazas: "prepárense que mañana asume Héctor Magnetto", en referencia al actual director del diario Clarín. Pero desde el edificio de la calle Piedras se encargaron de desmentir de manera tajante un posible interés, argumentando que " La Plata no es una plaza rentable".
Esta historia de guerras entre dos familias, a la usanza de Montescos y Capuletos, como lo son los Krasiselburd y los Balcedo, tuvo su punto de inflexión en diciembre de 1993. Fue cuando el diario Hoy irrumpió en escena, después de una pelea entre Raúl y el desaparecido dirigente del SOEME, Antonio Balcedo, padre de Marcelo, el hombre que hace horas fue detenido en Punta del Este, acusado de presunto lavado de dinero y delitos tributarios. El sindicialista y empresario periodístico fue localizado el jueves  junto a su esposa Paola Fiege de 33 años, en una lujosa mansión de 500 metros cubiertos y varias hectáreas de parque. La detención era un secreto a voces en el ámbito local. Faltaba ponerle fecha. La caída de Marcelo Balcedo, hizo recordar a la del sindicalista de la UOCRA, Juan Pablo Pata Medina y se produjo luego de un pedido de captura internacional. Balcedo, de 54 años, heredó de su padre la conducción del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (SOEME) y la dirección del diario Hoy. 
El juez federal Ernesto Kreplak ordenó la captura nacional e internacional del sindicalista y su mujer. El procedimiento estuvo a cargo de fuerzas de seguridad y servicios de Inteligencia de Uruguay, Gendarmería Nacional y la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), que veían siguiendo de cerca los pasos de Balcedo. Según el informe oficial, en el lugar se encontró una importante dinero en efectivo que rondaría los 500 mil dólares, autos de lujo, armas y gran cantidad de municiones. También está en foco el alquiler mensual de un avión de 19 plazas con que Marcelo Balcedo realizó más de 400 viajes en su mayoría a Uruguay y por cuyo alquiler pagaba 100 mil dólares mensuales.
 
LA MADRE DE TODAS LAS DEFENSAS
 
Para la madre del sindicalista, Myriam René Balcedo, "esta es una causa inventada.Lo que están diciendo es una infamia. Lo que tiene mi hijo es producto de 28 años de tener una radio exitosa y de 24 años de trabajar en un diario, mi diario. Por eso los que se atreven a decir que mi hijo y mi marido tienen que ver con la droga, con la banda de nacrotráfico rosarina Los Monos, y con esta manga de enfermos mentales, tendrían que leer los diarios sino no entienden nada", indicó Myriam en diálogo con el programa Buenos Días América. 
La mujer planteó además a tambor batiente y sin dejar espació a repreguntas que: "¿Quién se animaba con Cristina Fernández de Kirchner o contra Ricardo Echegaray, que -oh casualidad- no lo meten preso. ¿Por qué el silencio de radio del señor presidente Mauricio Macri y de la señora Elisa Carrió en no decir por qué no está preso Echegaray, si yo lo denuncié". Exaltada y molesta, Myriam argumentó: "¿Saben por qué mi hijo paga estas consecuencias?. Porque a mi no me pudieron encontrar ni una pestaña y fueron contra él y le inventaron una causa infame". La mujer sostiene que "hay una confabulación" contra su hijo y cree ver "la mano negra" de la competencia,
Nené, como la llaman, sospecha que El Día fue el primero en difundir la información producida en Punta del Este con fotos del procedimiento, de evidente origen judicial o policial. Algunas horas después llegó la respuesta del diario con redacción en la avenida 32 a través de su página web, calificándola de un "verdadero atropello contra la libertad de prensa" y cuyo párrafo final está dedicado a atribuirle al director del matutino de diagonal 80, una supuesta “complicidad” con el juez federal Ernesto Kreplak, el blanco principal de ese descargo.
 
EL BOMBAZO DESDE DIAGONAL 80
 
El portal de El Día accedió a la información de la detención durante la mañana y fue el primero en publicarla con amplio despliegue. Y como pocas veces lo hizo en los últimos 25 años,  se regodeó mencionando a su competencia con todas las letras. “Balcedo, director del diario Hoy y vinculado a empresas periodísticas como Emisiones Platenses y revista La Tecla, fue apresado junto a su esposa Paola Fiege, en una lujosa propiedad ubicada en el balneario uruguayo, luego que pesara sobre él un pedido de captura internacional”, se destacó en uno de los primeros párrafos.
Además de mostrar las fotos de los autos de alta gama secuestrados, casi medio millón de dólares en una caja fuerte, armas y tanto a Balcedo, como a su mujer con sus manos precintadas, la nota se completó con un pormenorizado detalle de causas anteriores, en las que Balcedo había sido denunciado por presunta extorsión tanto por legisladores, como por los empresarios platenses Ricardo Carozzi y Ricardo Salomé, quienes presentaron ante la justicia la filmación de una cámara oculta.
El Día también puso énfasis en una “campaña de hostigamiento” sufrida por el juez Kreplak y su familia por parte de los medios vinculados a Balcedo. “Mientras la investigación contra Balcedo avanzaba, desde el diario Hoy se publicaban artículos intimidatorios contra el magistrado”, consignó.
Un par de horas después, desde la página web del diario Hoy vino la répplica. Se publicó un título a todo lo ancho; “Feroz embestida contra la libertad de expresión del juez Kreplak”. El principal blanco fue el magistrado, a quien se le atribuyó haber profundizado un ataque como venganza por las investigaciones del diario, algunas de las cuales pesaban sobre su hermano Nicolas Kreplak durante su gestión como viceministro de Salud durante el kirchnerismo.
En la arremetida, la onda expansiva alcanzó también al director de El Día. Lo acusaron de “cómplice” de esa embestida y sumaron además una acusación por presuntos vínculos con la dictadura. Es en el párrafo final de esa nota/comunicado, se disparó textualmente: “La embestida de Kreplak contó con la complicidad del director del diario El Día, Raúl Kraiselburd a quien el juez Kreplak le filtró como primicia las fotos del operativo. El Día es el principal competidor del diario Hoy y la Red 92, y desde hace más de 25 años instrumenta distintas metodologías antidemocráticas que apuntan a atacar la libertad de expresión, en un contexto donde viene registrando un creciente deterioro en la venta de ejemplares”.
 
UN CLAN CONTRA VIENTO Y MAREA
 
Este nuevo capítulo de la guerra de los medios locales, existe una historia peculiar de los momentos previos a la tirada del diario Hoy. La leyenda urbana sostiene que los Balcedo habían comprado una rotativa en el exterior por la que pagaron un millón de dólares. El problema fue que días antes de arrancar las pruebas, la máquina quedó tapada por el agua luego de un vendaval. Fue un momento de crisis total donde todo el clan participó del secado pieza por pieza hasta recuperarla. Finalmente, en
diciembre de 1993 el diario salió a la calle. Pero desde la otra vereda, en su laboratorio de diagonal 80, Kraiselburd puso en marcha una contraofensiva letal.Lo hizo a través de su peso en el Sindicato de Distribuidores de Diarios y Revistas. También armó promociones con los anunciantes para evitar fugas publicitarias hacia la competencia. Los Balcedo entonces recurrieron a la Justicia y el tema llegó hasta la Corte Suprema donde los jueces les dieron la razón. Sin embargo, el diario nunca se vendió en los puestos tradicionales.
Lejos de bajar los brazos, la familia Balcedo preparó una maniobra que sorprendió a todo el poder político. Mandaron a construir en Quilmes unos mil puestos de venta fabricados en chapa. En un operativo que mostró a todas luces el poder del clan, se colocaron en una noche. Al día siguiente los platenses miraban sorprendidos por las calles las casetas verdes desde donde se vendía el diario. En los últimos tiempos muchos se preguntaban de dónde salían los recursos para regalar 100 mil ejemplares diarios de un medio con escaso nivel `publicitario.
El cerebro del nacimiento de Hoy fue Antonio Balcedo, un dirigente gremial que logró el respeto de referentes históricos del universo peronista. Antonio trabajó muchos años en el Museo de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de La Plata y desde allí inició la militancia sindical.
Fue fundador del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (SOEME), un gremio que nuclea a empleados de institutos de menores y a no docentes de ámbitos escolares y universitarios. Allí llegó a ser secretario general hasta su fallecimiento en 2012. En 1962, con apenas 26 años, encabezó la lista de diputados provinciales. Eran las primeras elecciones que ganaba el peronismo con el sello Unidad Popular, tras el golpe de Estado del ‘55.
Sin embargo, nunca logró asumir porque las Fuerzas Armadas ejercieron tal presión sobre Arturo Frondizi que este decretó la intervención de la provincia de Buenos Aires.
 
LA GALLINA DE LOS HUEVOS DE ORO
 
El gremio fue la columna vertebral del poder de los Balcedo. En el ámbito del sindicalismo local siempre se sostuvo que fue una fuente constante de recursos que permitió contener la maraña y el caos que caracterizó a sus empresas periodísticas.
Con la muerte de Antonio, lo sucedió su esposa, Myriam Renée Chávez, quién estuvo al frente del diario desde mediados del gobierno de Néstor Kirchner hasta junio de 2016, cuando asumió su hijo, Marcelo. Apodada "Nené", Miriam Chávez llevó desde la dirección una línea pro kirchnerismo. Durante los primeros meses de la presidencia de Cristina abrazó el nuevo gobierno. Incluso mostró sus simpatías hacia el desaparecido presidente venezolano Hugo Chávez.
Pero luego, al no recibir la pauta publicitaria que esperaba, se encolerizó y optó por editar tapas virulentas hacia Cristina Kirchner. Incluso, no tuvo reparos en llamarla "loca" o convocar a los lectores a un cacerolazo.
En paralelo a este proceso, Myriam Balcedo -hija de Antonio y ‘Nené, y hermana de Marcelo, había tomado la conducción del diario antes de su madre. Pero en 1998 emigró para fundar la revista La Tecla, especializada en política bonaerense. Myriam le imprimió otro perfil. Por estos días, la revista cumplió 20 años y se ganó el respeto de funcionarios, legisladores y periodistas.
En junio de 2016, Nené dejó la dirección del diario y asumió su hijo Marcelo, quien ya llevaba cuatro años al frente del sindicato. Su llegada significó un cambio importante. Marcelo diseñó una nueva estrategia y dejó de lado los ataques al kirchnerismo. Como ingeniero. al tener un master en comunicación, apuntó a las nuevas tecnologías convirtiendo parte de la clásica redacción de la calle 32 en un estudio de televisión.
En materia política, la ambición de la familia Balcedo siempre fue llegar a la Legislatura, no importaba el partido. Hace años lo intentaron con la dirigente Susana Laburu y en el cierre de listas del año pasado lograron un buen lugar con Susana Mariño, secretaria adjunta de Soeme.
 
LA POLEMICA POR UN SILLON CLAVE
 
En el ámbito del sindicalismo local, se comenta que el desembarco de Marcelo en SOEME, generó polémica. Es que el hijo de Antonio Balcedo, en su carácter de ingeniero, poco tiene que ver con los trabajadores de ese sector. 
Lo paradójico del cierre, fue que Marcelo Balcedo logró negociar el tercer lugar en la lista de diputados provinciales dentro de Unidad Ciudadana, es decir que fue la propia Cristina Kirchner quien dio el okey. El acuerdo sorprendió a todo el arco político, las cientos de tapas del diario Hoy contra su presidencia eran parte del pasado. La clave -según fuentes del peronismo- estuvo en la capacidad de Balcedo para costear los gastos de campaña. Pero Marcelo no pudo coronar su sueño de llegar a la Legislatura.
Dentro del gremio tiene sus detractores. Hay quienes argumentan que el cargo no era hereditario. Apenas asumió encaró una etapa de afiliación compulsiva e irregular de 8 mil empleados del área administrativa del Ministerio de Educación.
Marcelo fue quizás el integrante más complejo de la familia. En 2007 dirigía una cadenas de radios propiedad del clan. Sin embargo, jaqueado por la Justicia tuvo que huir del país cuando el juez de Garantías Guillermo Atencio ordenó su detención en una causa que investigaba dos hechos de presunta extorsión a legisladores con el aparente propósito de obtener favores del Estado.A Balcedo nunca lo encontraron. Regresó recién a la Argentina cuando la orden de detención fue anulada por un polémico fallo.
En paralelo, dos empresarios de La Plata, Ricardo Carozzi (titular de la financiera Credil) y Ricardo Salomé (dueño de una reconocida concesionaria de autos) lo habían denunciado por un hecho similar. Presentaron videos y grabaciones que demostraban las extorsiones. En esa causa, Balcedo fue procesado con eximición de prisión hasta que también fue beneficiado por una nulidad dictada por un fiscal.
 
EL OCASO, DESPUES DEL ENFRENTAMIENTO CON VIDAL
 
Por marzo de 2016, cuando era impensada la posibilidad de quedar detenido en su lujosa chacra de Punta del Este, Marcelo Balcedo decidió enfrentar con todo el poderío de su gremio a María Eugenia Vidal.
Así fue que aquel inicio de clases derivó en un enfrentamiento de alto voltaje entre SOEME y la Gobernadora, que incluyó escuelas tomadas, forcejeos, padres enardecidos, descuentos de sueldos y denuncias penales cruzadas. En la  residencia de la calle 6 murmuran en voz baja que a partir de allí, Vidal tomó nota y lo puso en su lista de enemigos, como el Pata Medina.
Pero a medida que pasan las horas, la historia sigue acercando sorpresas. En las últimas horas se entregó Mauricio Yebra, sindicado como la mano derecha de dueño del diario Hoy y la radio Emisiones Platenses (92.1).  Yebra, era buscado intensamente y para localizarlo se realizaron tres allanamientos en los que no fue encontrado. El juez federal Ernesto Kreplak había ordenado la detención de quien operaba como secretario personal de Balcedo. El detenido también es empleado de SOEME y se sospecha que sería uno de los testaferros en la presunta  organización criminal "Los Monos". por la compra de autos de alta gama. El diario El Día fue el que activo el nombre de Yebra, señalando que había aparecido hace tiempo en los registros de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) cuando comenzaron a investigar a la banda rosarina.
Germán de los Santos, un periodista santafesino coautor del libro "Los Monos. Historia de la familia narco que transformó a Rosario en un infierno", contó que "catorce autos secuestrados a Los Monos fueron adquiridos en una concesionaria de La Plata llamada  a nombre de indigentes y esos trámites los realizaría Mauricio Yebra. Y esos autos estaban bajo el control de la familia Cantero, la banda de Los Monos".
Lo cierto es que ningún medio nacional defendió a la familia Balcedo en esta difícil instancia, más bien fueron duros con sus críticas, lo cual desactiva la hipótesis del medio de alegar "un atropello a la libertad de expresión".
"Lo preparé para ser gobernador. Le di la mejor educación que se le podía dar", decía la madre de Marcelo. Pero hoy la realidad plantea otro escenario. La justicia tiene la palabra.
 
 
 
*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Su correo electrónico es jorgejoury@gmail.com. Si querés consultar su blogs, podés dirigirte al sitio: Jorge Joury De Tapas.
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS