lunes 10 de diciembre de 2018 - Edición Nº1902
Diario Full В» PERIODISMO DE PERIODISTAS В» 10 ene 2018

Después del caso Balcedo hay pánico en el mundo sindical flojito de papeles

En el mundo sindical hay muchos dirigentes que entraron en pánico con el caso Marcelo Balcedo. Temen que sea el preludio de una lluvia ácida que ponga fin a sus vidas de placeres eternizadas en los sindicatos. Observan una suerte de ofensiva del Gobierno, que comenzó con el Caballo Suárez y luego siguió con el dirigente de la UOCRA, Juan Pablo Pata Medina y que no tiene techo. Están asustados porque sus gremios se encuentran flojos de papeles.


TAGS: JOURY
Por:
Jorge Joury
 
 En el oficialismo se comenta en voz baja que hay muchas carpetas esperando el momento de ganar la luz. Pero serán graduadas. En la medida que los dirigentes bajen los niveles de confrontación, se alejarán del traje a rayas. El escenario con sindicalistas detenidos abrió para la Casa Rosada, una posibilidad óptima para discutir los futuros acuerdos salariales y las reformas que se propongan a su debido tiempo en el terreno laboral. Es la primera vez que un gobierno no peronista, tiene en un puño a la poderosa maquinaria gremial.
Está claro que el año que comienza será un período de definiciones judiciales para algunos de los sindicalistas más importantes de la Argentina. Hay causas con fuertes avances, otras que tienen pocas novedades recientes, y algunas que difícilmente puedan prosperar. En todos los casos, sin embargo, acusados y denunciantes esperan que tras la feria judicial de enero lleguen las definiciones. Uno de los casos más resonantes es el de Pablo Moyano, adjunto de Camioneros y vicepresidente de Independiente. El hijo de Hugo fue involucrado por el testimonio de dos integrantes de la barra del club de Avellaneda en los negocios que están hoy en la mira de la Justicia. 
El sindicato de Camioneros también fue este año objeto de una investigación sobre facturas apócrifas, que motivó también el allanamiento del gremio que dirige Luis Barrionuevo y el de su espada en la CGT, Carlos Acuña. La causa es instruida por la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado. Los gremios son solo algunos de las entidades involucradas. 
Mayor gravedad tienen las denuncias que afectan al titular del sindicato de petroleros privados, Alberto Roberti. El también diputado nacional enfrenta dos denuncias.Por por un lado, fue acusado de enriquecimiento ilícito tras la publicación de una nota en la revista Caras donde mostró su casa en el country Abril. Además, lo denunció un integrante de su gremio, Marcelo Turchetti, quien alegó administración fraudulenta. Turchetti fue expulsado, pero la Justicia avanzó y en mayo pasado el juez correccional porteño Marcelo Conlazo Zavalía allanó las oficinas de la federación que dirige y la obra social.
Otro expediente que suma fojas es el que tiene en la mira a Víctor Santa María, titular del gremio de porteros y presidente del PJ Capital, además de propietario del diario Pánica 12 y una radio, que fue denunciado por la UIF ante la Justicia Federal. Se le imputan maniobras de lavado con una cuenta en Suiza. El dirigente salió al cruce de las acusaciones que tramitan en el juzgado de Claudio Bonadio, el mismo magistrado que decretó la prisión de otras figuras kirchneristas. 
El secretario general de la UOM, Antonio Caló, también enfrenta una causa complicada por denuncias de retornos desde una empresa privada de seguros históricamente ligada a los metalúrgicos, el Instituto del Seguro SA, del fallecido Julio Raele. El expediente tramita en el fuero penal económico, y motivó hace ya tres años la imputación de Caló y el resto de la dirección del poderoso sindicato. Hubo avances en la instrucción, pero no novedades sobre la situación procesal del dirigente.
El integrante del triunvirato cegetista Juan Carlos Schmid también criticó el allanamiento del sindicato del caucho, decretado hace una semana por la Justicia federal. “El allanamiento es una muestra más del manejo de este gobierno sobre lo sindical. En lugar de actuar con los entes laborales, directamente lo hace un juez penal”, disparó Schmid. Su reclamo es que en este tipo de casos actúe el Ministerio de Trabajo y no los jueces. 
El titular del gremio del caucho está denunciado ante el Ministerio de Trabajo y la Justicia por problemas en la última elección, algo similar a lo que ocurrió en otros sindicatos que resultaron intervenidos, como el de los guardias de seguridad o el de canillitas, que dirige Omar Plaini. 
Aprovechando el mar de fondo en el sector sindical, el Gobierno irá a la carga para ponerle fin a los mandatos eternos. Ya existe un proyecto de la diputada radical cordobesa Soledad Carrizo, para limitar las reelecciones indefinidas en los gremios. Entre otros puntos, plantea mandatos de cuatro años con la posibilidad de una sola renovación. Los antecedentes de perpetuidad gremial ponen los pelos de punta.
Hay casos asombrosos, como el de Ramón Baldassini, quien ostentaba hasta hace pocos meses un récord: fue durante 51 años secretario general del gremio Federación de Obreros y Empleados de Correos y Telecomunicaciones (FOECYT). Su representación atravesó la dictadura militar y gobiernos democráticos y superó así,  por amplio margen, los 34 años que lleva Omar Viviani al frente del sindicato de Peones de Taxis, y a los sindicalistas que se mantienen -o se mantuvieron- al menos dos décadas al frente de sus respectivos gremios. El desaparecido Gerónimo Momo Venegas de UATRE, un hombre enrolado con el macrismo es otro ejemplo claro de permanencia. Hoy en su familia también existe una lucha por sus bienes.
La iniciativa, de la diputada Soledad Carrizo, que se viene presentando en los últimos años sin la posibilidad de ser discutida en el ámbito de la comisión de Trabajo de Diputados, dispone en su artículo 2 que "los mandatos gremiales  no podrán exceder de cuatro años, teniendo derecho a ser reelegido por un nuevo período consecutivo de cuatro años. Al finalizar este y poder ser electo nuevamente, deberá transcurrir un intervalo de un periodo fuera del cargo".
Carrizo en sus argumentos especifica que "la propuesta del actual gobierno de iniciar un proceso de reforma política viene a completar el examen sobre espacios e instituciones que deben adaptarse y readecuarse a nuevos requerimientos democráticos, entre ellos, los procesos electorales locales y nacionales, y con especial consideración la cuestión sobre la alternancia y renovación de diferentes operadores institucionales del estado".
"Con los gremios lo hemos discutido en forma privada. De ninguna manera es para debilitar a las organizaciones sindicales, pero ante los hechos de corrupción y desmanejo que vemos la sociedad exige que tomemos la iniciativa. El Estado debe intervenir cuando la libertad sindical está afectada y dañada, y no hay alternancia en el poder", señaló Carrizo.
Existen otros casos de corrupción, como el del bancario José Zanola, hoy  preso por la mafia de los medicamentos. Solía disimular frente a los periodistas para mostrar bajo perfil. Cuando se reunía con ellos, llegaba a la sede gremial en un viejo Peugeot 404 color blanco. Además se sacaba el traje Hugo Boss y buscaba un pantalón raído y un saco con pitucones. Se los ponía y recién iniciaba la conferencia de prensa.
Zanola dejó al descubierto su nivel de vida cuando lo detuvieron en el 2009, cuando quedó involucrado en la causa de la mafia de los medicamentos. La policía fue a buscarlo a su casa en Lugano, valuada en 250 mil dólares y no lo encontraron. Estaba en un piso de la avenida Quintana, en Recoleta, que ocupaba de tanto en tanto. De allí salió esposado ante la atónita mirada de su chofer que lo esperaba en la vereda. A Zanola le fue bien: pasó de vivir en una pensión a elegir entre dormir en su casona de Lugano o un piso en Recoleta. Pero es solo uno entre muchos otros casos.
A José Pedraza de los Ferroviarios, también se lo solía ver en Pinamar piloteando una Ferrari  color roja, siempre acompañado de jóvenes mujeres. También tenía un piso en la zona de Puerto Madero. Sería bueno que de aquí en más, algunos de los que están tras las rejas, puedan recorrer las historias de verdaderos hombres de lucha y sacrificio. Aprender por ejemplo, de las enseñanzas de dirigentes como José Ignacio Rucci, Saúl Ubaldini, René Salamanca o Agustín Tosco, que dejaron el mundo con dignidad luchando por los obreros y lejos de la obscenidad de la corrupción que ofende a la sociedad.
 
*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Su correo electrónico esjorgejoury@gmail.com. Si querés consultar su blogs, podés dirigirte al sitio: Jorge Joury De Tapas.
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS