domingo 18 de febrero de 2018 - Edición Nº1607
Diario Full » PERIODISMO DE PERIODISTAS » 11 feb 2018

Del amor al odio, Macri y Moyano juegan con fuego, mientras se esperan cinco meses de turbulencias

*Por Jorge Joury.- Hugo Moyano no puede disimular ante los micrófonos y las cámaras que está visiblemente contrariado. Cercado por la justicia, el dirigente camionero redobló la apuesta y puso la vara en lo más alto para comenzar la guerra. Lo hizo al señalar que "al Gobierno les queda poco tiempo, están fracasando y no tienen respuesta". De esa manera, se incorporó súbitamente al "club del helicóptero", que ha captado varios adherentes, desde Barrionuevo hasta Zaffaroni, sin contar a quienes fogonean esta idea en la intimidad y no se animan a predicar en voz alta.


TAGS: MACRI, JORGE, MOYANO
Por:
Jorge Joury
 
A los 74 años y con los magullones que le dejaron muchas batallas, Moyano se mueve como un tiburón hambriento en aguas turbulentas. Ha olfateado que la incesante ola de aumentos, la inflación y la escalada del dólar que licua los salarios, son algunos de los motivos que han despertado el malhumor social contra el Gobierno. Inciden en que haya comenzado a madurar en la opinión pública la idea del antimacrismo. Otro dato de la realidad es la caída en la imagen del Presidente, lo cual se traduce en un incremento de los ciudadanos que se consideran opositores y una baja en los que se reivindican oficialistas. Según las últimas encuestas, sólo un 33% aprueba la gestión, contra un 56% que está en contra del rumbo que lleva el oficialismo.
Macri y Moyano en su momento, supieron ser aliados, pero ahora la realidad los ha hecho trasponer las fronteras del amor al odio. Están jugando con fuego en un momento delicado. La pelea es entre dos pesos pesados que se conocen las mañas arriba del ring. Macri estuvo con Moyano en relaciones de negocios durante 10 años y sabe de sus astucias. Transitaron el Gobierno de la Ciudad, Manliba, Socma, todo eso eran un solo corazón. Y cuando llegó Mauricio al sillóm de Rivadavia, también Moyano entró en la Casa de Gobierno. Macri cono en detalle de lo que está hablando cuando se refiere a Moyano, y el mismo Moyano le puede contar las costillas al Presidente. Por eso el camionero dijo que si va preso, quiere estar al lado de la celda de Franco Macri. Son chicanas de enemigos íntimos.
Al líder sindical acostumbrado a domesticar gobiernos con sus habituales aprietes, esta vez se le presenta un escenario legal complicado. No hay actividad en la que no esté involucrado y que no tenga relación con dineros oscuros. Si recorremos el espinel de sospechas, las irregularidades emergen desde el mismísimo sindicato de camioneros, hasta el Club Independiente. Proveedores que no tienen como clientes a otras empresas que no sean las instituciones en las que se desempeña el clan Moyano. Transferencias de dinero de unas entidades a otras, siempre con camioneros en el centro de la escena; posesiones a nombre de su mujer o de los hijos de su esposa que provienen de transacciones con el gremio. Pero eso no es todo, también están bajo la mira la empresa de correos privados Oca o la obra social del sindicato y la venta de entradas ilegales en la final de la Copa Sudamericana que Independiente disputó frente a Flamengo de Brasil por valores que solo para la barra brava habrían dejado dividendos por más de un millón de dólares (solo en el partido de vuelta, disputado en Río de Janeiro). El panorama representa una chorrera de entuertos que no tienen sustento legal y que ponen por primera vez a Moyano al borde del precipicio.
 
EL PRESIDENTE RECHAZÓ UN ARMISTICIO
 
Pero "El Negro", como se lo conoce a Moyano en el ambiente sindical, no  come vidrio. Le hizo llegar a Macri una propuesta de paz.Allí planteaba que él levantaba las medidas y se avenía a conversar sobre productividad, a cambio de que el Gobierno parara las causas judiciales. En la Casa Rosada comentan que el Presidente se puso rojo de indignación y le mandó a decir que ni siquiera se planteaba esa posibilidad: que él no tenía ni podía hacer nada y que se presentara a los jueces.
Moyano no está acostumbrado a ese diálogo con el oficialismo. Su técnica fue siempre ir al choque . Utilizó primero el recurso del látigo, para después negociar. Sin embargo, sabe que su mal momento viene a coincidir también con un tiempo de baja cotización para la administración del Presidente y seguramente está dispuesto a jugar sus fichas para explotar esas flaquezas. 
La sucesión de episodios negativos para el Gobierno se encadenó a partir de la traumática reforma previsional de fines del año pasado, diluyendo buena parte del capital político acumulado con el triunfo electoral en octubre.
Las primeras espadas del Presidente, están convencidos que los cruces de información que existen entre la UIF y otros organismos, que involucran a Moyano y a sus familiares, terminarán en tribunales; que el jefe camionero "tendrá que responder a la Justicia", y que su relación con el Gobierno "no tiene vuelta atrás. A Macri le conviene tener un enemigo como Moyano, porque todos saben quién es y  ostenta una pésima imagen negativa frente a la sociedad. "La disputa por estas horas es entre el manejo oscuro y un gobierno que intenta ser transparente", murmuran en Balcarce 50.
Otras fuentes aseguraron que "Moyano se quedó solo, con una CGT muy dividida y sin el apoyo de los sindicatos del transporte, ferroviarios y UTA, para garantizarle el éxito de un paro. El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, informó a la  Casa Rosada los posibles números de la marcha de Moyano para el 21. Estima unas 250 mil personas de Moyano, más la izquierda y la Ctep, "El número es pesado", admiten en la Casa Rosada. "¿Qué quiere discutir? ¿Las paritarias, su sindicato o los movimientos de su tarjeta de crédito?", ironizaron.
También hay que dar cuenta que el diálogo entre Moyano y Triaca está roto. El ministro de Trabjo sospecha que el  polémico audio que tomó estado público durante la discusión con su empleada, fue traccionado por el líder camionero.Por esta cuestión, Macri le prolongó el crédito a Triaca para no entregarlo a los leones. Sería un síntoma de debilidad. No obstante, en el frente económico, Macri apuesta a que la baja de tasas de interés del Banco Central y la suba del dólar reactiven la economía. Además, en el actual marco de tensión, no presionará por una reforma laboral urgente y las paritarias serán más flexibles que el 15%, aunque ese tope se fijará para trabajadores estatales para no disparar el déficit. "Las paritarias son libres. Los privados pueden excederse un poco, aunque sin disparar la inflación. Un poco de reactivación de consumo no está mal", reveló uno de los hombres de la mesa chica del Presidente. 
 
 
AL CAMIONERO LE PASARON VIEJAS FACTURAS
 
Es probable que Hugo Moyano esté en un definitivo proceso de decadencia, pero lo peligroso  es que en su caída está arrastrando hasta la unidad del movimiento sindical. También la situación se da cuando está seriamente fracturado el peronismo, del que los sindicatos son una parte medular. Esta postal le viene de perillas a Mauricio Macri. La división de los opositores es siempre beneficiosa para cualquier mandatario, pero los sindicatos amigos terminan siendo, sobre todo ante un gobierno no peronista, tan reclamantes como los enemigos.
De todos modos, el peor aislamiento de Moyano está dentro de la propia estructura sindical. Los grandes gremios le pasaron viejas facturas, más que nada por el vaciamiento de afiliados de otros sindicatos que consumó cuando era secretario general de la CGT. En esa ocasión les arrebató trabajadores a sindicatos poderosos, como los mercantiles, para afiliarlos en Camioneros. Fue el único secretario general en la historia de la CGT que se ocupó más de engordar su gremio que de sumarle capacidad de fuego a la central obrera. Claro está, que fue su momento de mayor poder, ya que tuvo a Néstor Kirchner como aliado en esa gestión.
Moyano olfateó ahora que el Gobierno está bajo de defensas  y con una situación complicada en el horizonte económico. La inflación se disparó en diciembre y volvió a sublevarse en enero.  Es un elemento de preocupación para una mayoría social. Para peor, en esas condiciones el Gobierno deberá encarar el período anual de paritarias que comenzará en breve.
En el Gobierno no está claro cuál fue la gota que rebalsó el vaso y que terminó de enfurecer a Macri con Moyano. Pero el Presidente les pidió a sus colaboradores que investiguen a fondo al camionero y que lo combatan con munición gruesa desde todos los frentes. Moyano es, en definitiva, el nuevo enemigo número uno de la Casa Rosada, que aprovechará para presionarlo a fondo.
El pedido de Macri llega incluso hasta la AFA donde el camionero tiene un acuerdo con Daniel Angelici, que manejan la entidad a través de Chiqui Tapia, yerno de Hugo. Pero el Presidente nunca quedó del todo conforme con el acuerdo que selló el "Tano" para evitar que Marcelo Tinelli termine manejando el fútbol. Aunque las posibilidades de correr a Tapia son escasas, la decisión de Macri lo que hace es poner seriamente en crisis ese acuerdo y dejar en un lugar muy incómodo al presidente de Boca, que es el principal sostén del "Chiqui" y además estuvo detrás de negocios importantes como el de la televisación del fútbol y el nuevo reparto de fondos de la Superliga.
Además del sindicato, la obra social y las empresas de la familia Moyano, que ya están en la mira de la Unidad de Información Financiera, la orden de Macri de avanzar incluye al club Independiente, donde el ex jefe de la CGT y su hijo Pablo están en la mira por sus nexos con la barrabrava.
Una incógnita es qué pasará con OCA, la empresa manejada en las sombras por Moyano y que depende de la autorización del Enacom para seguir operando. En el Gobierno no estarían del todo convencidos de dejar caer al correo privado porque implicaría varios miles de despidos y sería darle de comer a Moyano para renovar sus ataques.
 
MEDIDAS PARA EQUILIBRAR EL COSTO POLITICO
 
La decisión de Macri de ir a fondo contra Moyano generó tensión en el Gobierno, ya que mientras un sector lo apoya a rajatabla, en otros ministerios hay preocupación por las posibles consecuencias de la pelea y por el poder de daño que todavía puede ocasionar el camionero. En este grupo advierten que puede ser un punto de quiebre -para bien o para mal- en el mandato de Macri.
Moyano pareció vislumbrar que se venía un fuerte contragolpe. "Cuando mi hijo Pablo participó en una marcha contra el Gobierno, al otro día fueron por Independiente. Luego de unas declaraciones mías, aterrizaron en el gremio. Fui a un canal de televisión hace unos días y, de repente, salieron con todo. Ignoro lo que harán ahora. Atacan de manera vengativa pero no me atemoriza en absoluto", declaró. En la protesta del 21 Moyano pondrá toda la carne al asador, aunque no toda la que esperaba por la fractura existente en la CGT.
El actual mosaico, es la postal de un país desordenado porque el Gobierno carece de un plan político ni económico. Macri sigue con su política de prueba y error. No es reforma permanente, es búsqueda de aciertos constantes. Cuando estos se vuelven mezquinos y la ponderación positiva del oficialismo cae, todo se vuelve una desesperada búsqueda para hacer pie firme ante una sociedad desconforme. 
La segmentación político-ideológica sigue siendo un indicador que se convierte en una de las principales claves para explicar la actual trama. Al respecto, se mantiene la tendencia observada un mes y medio atrás: desde mediados de diciembre cada vez son menos los oficialistas y en forma concomitante crecen los independientes y opositores. Pero el dato más fuerte, que no debe tomarse a la ligera, es que al día de hoy casi la mitad de los argentinos se autodefinen como opositores a la actual gestión.
El  Gobierno prevé cinco meses de alta conflictividad social. No obstante, luego de ese período, desde la Casa Rosada pronostican que se estabilizará la economía y habrá un desahogo para sectores medios y bajos. Pero mientras tanto barajan un paquete de medidas para equilibrar el costo político de la agenda negativa de los aumentos de tarifas, del dólar y de la inflación.Las primeras espadas del Presidente sostienen que "la estrategia es pagar el costo, hasta junio próximo, por medidas necesarias pero impopulares por el esfuerzo que debe poner la sufrida clase media. Después se estabilizará todo y creceremos a casi 4% del PBI".
Por estas horas, la administración de Mauricio Macri comenzó a preparar el llamado "retiro espiritual" del Presidente y sus ministros para el jueves y viernes próximos en la residencia oficial de Chapadmalal. Tendrá como objetivo central relanzar el Gobierno con miras a la pelea por la reelección en 2019, tras un comienzo de año accidentado y el recorte de casi mil funcionarios. En ese encuentro se apuntará a recomponer el rumbo, para revertir la caída de la imagen presidencial, nada menos que en 12 puntos en los últimos tres meses. Sólo cuatro de cada diez argentinos opinan bien o muy bien de la gestión. Aunque el escándalo de Jorge Triaca tiene su influencia, la clave está en la economía: siete de cada diez personas dicen que la situación está muy complicada; casi la misma proporción afirma que en su casa la están pasando mal o muy mal y enormes mayorías son muy críticas de lo que ha hecho el gobierno respecto de las tarifas, la inflación, la pobreza y los jubilados. Como era de esperar, también es generalizada la preocupación por la suba del dólar que indefectiblemente se está trasladando a los precios. El río empezó a sonar, sería conveniente no levantar olas.

 

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Su correo electrónico esjorgejoury@gmail.com. Si querés consultar su blogs, podés dirigirte al sitio: Jorge Joury De Tapas.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS