miércoles 14 de noviembre de 2018 - Edición Nº1876
Diario Full В» PERIODISMO DE PERIODISTAS В» 29 may 2018

Alerta Ensenada: en el plan de miles de despidos aparece astillero Río Santiago

*Por Jorge Joury.- El Presidente ha decidido poner acelerador a fondo con el ajuste . Dará de baja en el corto plazo a entre 20 y 30 mil estatales. El plan de poda ya está elaborado. Mientras esto ocurre en la Nación, desde ATE alertan que temen un coletazo en el astillero Río Santiago (FOTO). Olfatean "un cuadro de vaciamiento" que puede terminar con el despido de mil trabajadores.


TAGS: JORGE, JOURY, ENSENADA
Por:
Jorge Joury
 
Mientras tanto, el gobierno de María Eugenia Vidal observa con preocupación otros dos nubarrones en el horizonte económico: el traslado de la suba del dólar a los precios de los alimentos y, sobre todo, que el nivel de actividad general se enfríe demasiado por la suba de tasas para frenar la turbulencia financiera.
Los comedores abarrotados, los merenderos desbordados, las changas que se extinguieron y la plata que no alcanza son, entre otras cosas, los rasgos que le terminan de dar forma a la realidad en los barrios más humildes del Conurbano y del interior del país. Los movimientos sociales, las parroquias y las intendencias, están que trinan. Aparecen una vez más como último dique de contención, pero tanto los dirigentes como los funcionarios sostienen que la realidad está a punto de sobrepasarlos. Sostienen que "en los barrios no se soporta un ajuste más". 
Frente a este panorama, Mauricio Macri sabe que le espera una dolorosa travesía. Tiene que atravesar la compleja geografía esteparia con temperaturas bajo cero. Pero no le queda otra salida que tomar energías y ponerle el pecho a los tiempos de malaria que se avecinan. Obligatoriamente, debe bajar el gasto público y pasar el invierno conviviendo con las recetas recesivas del FMI. Además, tendrá que asumir el costo político de despedir a entre 20 y 30 mil estatales.  El Estado está bajo de defensas por el excesivo gasto, al punto que existen casos salariales que ponen los pelos de punta. Un ejemplo de ello, es el de los 20 choferes del Banco Central, que ganan $114.000 de bolsillo cada uno, aunque algunos funcionarios de la misma entidad, están por encima los $450.000 mensuales. Lo que se dice un bochorno, frente al enorme escenario de necesidades que padece la mayoría de la población.
En la AFIP, por ejemplo, el promedio salarial de bolsillo está en los 100 mil pesos mensuales. Macri no quiere que el Tesoro le siga pasando plata a esos organismos en 2019. Además, no se podrá cobrar dos sueldos. Hoy en día hay funcionarios que perciben doble ingreso: uno por su puesto y otro por el curro de ser, al mismo tiempo, designado en algún directorio de empresa o fondo fiduciario. También se estudia ponerle un tope a los salarios de los directores de empresas públicas.
 
TEMORES SINDICALES EN LA PROVINCIA
 
En tren de ajustarse el cinturón, se implementará una reducción de viáticos y de la flota de autos. Entre otras decisiones ya tomadas, los secretarios y subsecretario de Estado no podrán viajar al exterior en business, como en la actualidad. Ese privilegio solo se reservará para el Presidente y sus ministros. Además, se achicaría el monto de gastos en el exterior.
En cuanto al Poder Legislativo, Macri puso la mirada en la Biblioteca del Congreso, que emplea a más de 1.700 personas. Una fuente de Presidencia expresó:“No se puede mantener tanta cantidad de ñoquis y menos con sueldos tan altos. La Biblioteca es solo un caso”, dicen en el ministerio de Hacienda. El staff de ese organismo supera al de las principales del mundo, a pesar de que su colección es hasta 147 veces más pequeña.
María Eugenia Vidal también empezó a cerrar los grifos, pero con un cuidadoso plan de retiros voluntarios, algo que suena menos indigesto que la medicina de la casa Rosada. No obstante, desde ATE hay quienes aseguran que el foco está puesto en el astillero Río Santiago, donde el gobierno provincial acaba de renovar las autoridades. Las fuentes sindicales consultadas por Diario Full, admitieron que se ven venir "en un cuadro de vaciamiento y desinversión", la posibilidad de que se produzcan mil despidos.
Todos los analistas coinciden en que el bisturí a fondo en una macroeconomía que hace agua, incluye un ajuste que impactará en la micro, es decir en la producción, el crecimiento, la inflación y los bolsillos populares. Este escenario de alto voltaje ha detonado tres fenómenos que ya habíamos anticipado desde este espacio: un debate en Cambiemos, el despertar opositor y el regreso de la agitación callejera. 
En mi artículo anterior hablé que el Gobierno había gastado unos 100 millones en pertrechos antidisturbios. Pero el plan preventivo ante posibles estallidos no termina allí. Desde la mesa chica de Cambiemos se está empezando a discutir la posibilidad de que las Fuerzas Armadas participen de asuntos internos, como en Brasil. De esta forma, el Ejército podría tener protagonismo en situaciones de conflicto social, algo que puede despertar la ira de la oposición.
 
LA COUCH QUE POTENCIA EL DISCURSO DE MACRI
 
El Presidente además invitó a los otros poderes a practicar un ajuste, pero encuentra reticencias. Los jueces resisten los intentos de podar los viáticos, que el año pasado implicaron un desembolso de 45 millones de pesos. Pretenden que antes se revise el plus salarial por desarraigo que beneficia a miembros y funcionarios del Consejo de la Magistratura.Frente a este escenario, que requerirá de explicaciones claras hacia la comunidad, el Gobierno se vio obligado a contratar a Isabella Anderson, una coach de liderazgo que tendrá la difícil misión de potenciar el mensaje del presidente Mauricio Macri.
Ya se vio la mano de esta mujer en un mensaje televisivo que grabó el Presidente este lunes y donde reclamó a "senadores y gobernadores peronistas" que "no voten una ley anticonstitucional", por el proyecto de la oposición sobre tarifas, al que calificó de una "locura de Cristina Kirchner". La respuesta de la ex presidenta no se hizo esperar: "tratar de loca a una mujer es tipico de machirulo". 
Anderson tiene un curriculum en el que figuran estudios de teatro en Europa con clases en Estados Unidos, literatura inglesa en la universidad australiana de Queensland y un método de “seis pasos” para que CEOs y políticos den discursos propios de un líder. Desde la Casa Rosada consideran que la comunicación, al mando del jefe de Gabinete Marcos Peña, en las últimas semanas no ha sido positiva y creen que es el momento de cambiar el eje. No obstante, algunos especialistas sostienen que si la economía no va bien no hay comunicación que pueda salvar la imagen de un gobierno. El macrismo si bien es cierto que mostró una gran capacidad para la comunicación de campaña, pero no para la de gestión. Si lo comparamos con el gobierno de CFK, el kirchnerismo le habló a la gente politizada durante 12 años. El macrismo siempre ha hecho todo lo contrario. Apostó al despolitizado, con temas sencillos, de sentido común. Hoy a ese público no se le puede seguir diciendo vamos juntos o somos Venezuela. Ahora quieren una suerte de Winston Churchill, un líder de crisis, más al estilo de Néstor Kirchner. No es fácil ubicar a Macri en ese estilo. El Presidente se verá obligado a tener que construir un nuevo esquema de comunicación . El anterior le funcionó bien y soltarlo es difícil.
Por el momento el Ejecutivo ha guardado silencio y desmentido categóricamente la contratación de Anderson desde la secretaria general de Presidencia. No obstante, se preparan distintos spots que intenten mostrar cercanía con la sociedad en momentos en los que la imagen del jefe de Estado cae en picada.
 
EL NUEVO PAQUETE DE MEDIDAS QUE ESTAN AL CAER
 
¿Cómo comunicar las medidas tan impopulares y no exacerbar aún más el malhumor social?.Este es uno de los temas centrales de las discusiones que se dan en lo más alto del poder. Acaso eso explique por qué el Gobierno acaba de decidir que la nueva etapa arrancará con un paquete que apuntará a eliminar lo que Mauricio Macri llama “el despilfarro” de la política. La iniciativa será anunciada en los próximos días. Está pensada para ahorrar cerca de 20 mil millones de pesos en 2019. 
En lo que tiene que ver con la poda de la planta de trabajadores estatales, en la Casa Rosada ya tienen su hoja de ruta.Se trata de las conclusiones que surgen del programa de "dotaciones óptimas" impulsado por el Ministerio de Modernización, a cargo de Andrés Ibarra, desde agosto de 2017. Allí, según una filtración de un informe parcial con fecha de septiembre de 2017, se estipula una poda de 20 mil empleados que, proyectados a la totalidad de la planta, alcanzaría a cerca de 30 mil.
La idea original era producir ese ajuste en forma gradual hasta 2019. Por eso, en lo que va del año, ya se produjeron cerca de 5000 cesantías bajo la forma de un goteo incesante que, en algunos casos, generó fuertes resistencias y acciones de lucha con paros y ocupaciones. Los casos más resonantes fueron los 258 despidos en el INTI y los de los mineros del Río Turbio que lograron, mediante la ocupación y una larga huelga, la reincorporación de los 167 trabajadores.
Sin embargo, con la presión del Fondo, ya planteada en sus informes de diciembre último, los planes del gobierno se han modificado y ahora se disponen a poner acelerador a fondo No hay que olvidar, que ya en marzo, el gobierno lanzó un plan de retiros voluntarios con el propósito explícito de conseguir por esa vía una reducción de otros 5000 puestos.
 
UNA OLEADA DE TELEGRAMAS EN PUERTA
 
Hugo "Cachorro" Godoy, secretario general de ATE Nacional, detalló que el plan no logró su cometido: "No tenemos números de que efectivamente se haya utilizado el mecanismo. No puedo afirmar rotundamente que fracasó pero el gobierno, que siempre es tan propenso a mostrar con números la eficacia de sus políticas, esta vez no dijo nada. No tienen nada que mostrar".
Así las cosas, en la última semana han proliferado en los pasillos de la administración pública rumores que indican que en los próximos días se producirá una primera oleada de centenares de despidos.
Algunos elementos síntomas ya se hacen ver en el INTI, donde impidieron el ingreso de siete empleados el jueves pasado y trascendió la voluntad de las autoridades de proceder al despido de entre 100 y 300 agentes más, los que se sumarían a los 258 de enero. En los pasillos del Ministerio de Trabajo se habla de 400 cesantías. En la misma dirección, los rumores en el Ministerio de Justicia indican que habría 150 despidos en la Secretaría de Derechos Humanos. También se anunciaron 45 cesantías, todavía sin nombre, en el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI). En ACUMAR habría 50 cesantías en carpeta y las autoridades volverían a la carga en el ENACOM, donde ya despidieron alrededor de 100 empleados en lo que va del año y ahora insistirían con 100 más.
Las versiones también indican que se sumarían 100 despidos más en el Ministerio de Agroindustria cuando todavía no concluyó el conflicto por los recientes 543 dados de baja entre ese organismo y el Senasa.
Se viven tiempos difíciles y vendrán peores. Y con el agravante de que tal vez la CGT no tenga más excusas para postergar un paro general. 
 
*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Su correo electrónico es jorgejoury@gmail.com. Si querés consultar su blogs, podés dirigirte al sitio: Jorge Joury De Tapas.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS