miércoles 17 de octubre de 2018 - Edición Nº1848
Diario Full В» PERIODISMO DE PERIODISTAS В» 8 ago 2018

Que la puerta giratoria de empresarios no termine siendo el jarrón de Cóppola

*Por Jorge Joury.- Todos se preguntan por estas horas si el escándalo de los cuadernos llegará al buen puerto de los castigos y los escarmientos.¿Tendremos al final del camino a los peces gordos del club de la obra pública detrás de las rejas?. Por ahora es una gran duda. Más aún observando como funciona la puerta giratoria del juzgado a cargo de Claudio Bonadío, con los empresarios arrepentidos que brindaron su testimonio sobre una supuesta extorsión relativa a aportes de campaña para el kirchnerismo.


 
Desde que estalló el caso que promete salpicar en todos los frentes, lo que queda claro es que se ha reproducido ante el magistrado un relato corporativo que coloca a los valijeros de dineros oscuros en el lugar de "víctimas" de una extorsión persistente, Casi una excusa para poder seguir operando en obras vinculadas al área de energía. Se trata de pagos ilegales, pero en general los protagonistas de la historia alegan cifras menores a las anotadas prolijamente renglón por renglón por el chofer de Roberto Baratta. Pero no se puede ignorar, que la bitácora de Centeno Ilustra sobre el circuito más completo de la corrupción sistémica en el poder. No se trata ya sólo de ex funcionarios de la era kirchnerista, ni únicamente de empresarios vinculados a ese núcleo, como Lázaro Báez y Cristóbal López. De esos escritos detallados brotan además nombres de empresas poderosas, de relación fluida con el poder. Es un listado que incluye y trasciende al primo presidencial  y da precisiones sobre una matriz de corrupción que no es difícil de imaginar en otras áreas públicas.
En ese escenario aparece el ex directivo del Grupo Techint, Héctor Zabaleta, la empresa más poderosa de la Argentina. Este hombre permaneció menos de 24 horas detenido y se fue a tomar el té a su casa. Se lo dejó en libertad con la promesa de declararse "colaborador" de la Justicia y suministrar más nombres a la trama que ya acumula cinco imputados bajo la figura que los excarcela, y una veintena de detenidos bajo el supuesto delito de conformar una asociación ilícita que comandaban Néstor y Cristina Kirchner.
 
SIN ARGUMENTO PARA DINEROS DE CAMPAÑA
 
De la declaración de Zabaleta, se interpreta que reconoció pagos al número dos de Julio de Vido, Roberto Baratta o su secretario. En este caso, no podrá decir que fue para la campaña electoral porque Baratta visitó Techint en 2008, cuando no había elecciones.
Lo cierto es que había 9 registros en las fotocopias del cuaderno N° 4 que mencionaban traslado de bolsos del holding perteneciente a Paolo Rocca sin especificar montos. Tampoco si se trataba de dinero efectivo, más allá del término "dividendos" que quedaba asentado en el cuaderno Gloria. 
Conviene analizar la imputación contra Techint porque tuvo al menos pasajes llamativos  que revelarían un intento de protección. Por de pronto, ni el diario La Nación que destapó la olla del remisero Centeno ni el fiscal ni el juez dieron cuenta de entrada que en el entramado de las maniobras oscuras se encontraba el coloso empresarial. El sitio Infobae reprodujo el sábado que en las fotocopias de los cuadernos figuran nueve visitas de Baratta al edificio de la calle Della Paollera, sede de Techint. No hay cifras, sólo la afirmación del chofer anotador de que se movió dinero: “ganancias” o “dividendos”. 
Más paraguas se abrieron para cubrir de la lluvia ácida al zar de Techint, el hombre más rico de la Argentina, Paolo Rocca. No se entiende aún cómo no fue detenido el número uno de la compañía siendo que quien pagó, supuestamente, era sólo el director financiero. Si ello hubiera ocurrido, hubiera espantado a los inversores y el escándalo internacional habría tenido fuerte impacto en los mercados.
"Lo llevé al Lic. al edificio de Techin, donde subió Héctor al auto y bajaron con su tarjeta al segundo subsuelo, donde le entregó a Baratta un paquete con dinero y luego salimos a la calle. Allí se bajó Héctor y nosotros seguimos. Lo llevé al búnker de Scalabrini Ortiz 3358, dejó el paquete y lo llevé al Lic. Baratta al ministerio", escribió el chofer Centeno en sus cuadernos que datan de octubre de 2008 y mencionan un supuesto "búnker" donde se descargaba el dinero contenido en los bolsos. Techint había anticipado una "investigación interna" porque desconfiaba de las fechas inscriptas en los registros del ex chofer, y se había desligado de cualquier maniobra hasta que en la tarde del lunes hubo allanamientos en sus oficinas (que también habían ocurrido el miércoles pasado) y se terminó con la detención del ex ejecutivo Zabaleta jubilado de la compañía en el 2011, pero vinculado hasta hace hace dos años. 
 
UN HOMBRE CLAVE EN UN MAR DE DINEROS OSCUROS
 
El contador Zabaleta, de 42 años era un hombre clave de la firma, a la que reportó durante más de 40 años, pero no hay fotos de él por ningún lado.Techint Ingeniería y Construcción difundió días atrás un descargo donde negó los escritos de Centeno. "A la fecha no tenemos precisiones de que hayan ocurrido los encuentros que se mencionan en los cuadernos. Como lo hace en todos los casos, la compañía va a realizar por su parte una investigación interna", dijo el comunicado. La empresa subrayó que durante el kirchnerismo representó menos del 1% de la obra pública.
Techint Ingeniería y Construcción es solo una de las seis empresas que conforman el grupo, compuesto también por Tenaris (producción de tubos de acero con y sin costura), Ternium (productos de aceros planos), Tenova (metales y minería), Tecpetrol (gas y petróleo) y Humanitas (salud).
Zabaleta no es la primera vez que se encuentra en la mira de la justicia. lLa periodista Emilia Delfino dio cuenta en el diario Peril, que también es investigado por un equipo de fiscales de Milán desde hace dos años. Le atribuyen ser el administrador del dinero negro de Techint, no solo en Buenos Aires sino en el mundo, a través de cuentas suizas y sociedades offshore, y lo vinculan a pagos de coimas en Brasil. Llamativamente, también figura en el expediente del caso Skanska en 2007. Todo parece indicar que era el supuesto encargado de pagar retornos a funcionarios de La Pampa para garantizar el negocio del acueducto en el río Colorado.  
 
LA MISTERIOSA CAJA FUERTE DE TECHINT
 
Hace un par de meses el diario Perfil le puso el aliento en la nuca al ejecutivo con un artículo titulado: "Un tal Zabatela". Allí se daba cuenta que el ejecutivo manejaba un piso con acceso restringido para el resto de los empleados del grupo. Contaba con una logística potente, con secretarias y una caja fuerte. “Manejaba desde préstamos en negro a los ejecutivos de la empresa hasta pagos de otro tipo”, admitió un miembro de la compañía al diario Perfil. Desde esas páginas también se venían poniendo al descubierto las pruebas de supuestos sobornos de Techint desde junio de 2017. En abril último, en un trabajo conjunto con L’Espresso, de Milán, y el sitio Poder360, de Brasil, el mismo medio destapó cómo el gigante ítalo-argentino movió millones de dólares en negro entre Suiza, Uruguay y Buenos Aires. Una parte de ese dinero terminaba en Retiro, en el edificio principal de la compañía (tiene una entrada por Della Paolera 297 y otra por Alem 1067). 
Italia envió el año pasado a la Justicia argentina todos los movimientos de cuentas y los nombres de ejecutivos de Techint involucrados, pidió allanamientos y citaciones. La Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) realizó la denuncia, pero el fiscal Eduardo Taiano y el juez Luis Rodríguez consideraron que no había pruebas suficientes. Incluso pidieron que Zabaleta sea citado a declarar como sospechoso, en vano.
En la compañía sostienen que Zabaleta es un hombre de suerte. En abril del 2001 se salvó providencialmente de una tragedia. El debía viajar en el avión Cessna que se precipitó a tierra a las 5.15, en un campo inundado con 30 centímetros de agua que pertenece a la estancia El Socorro, situada en el paraje Tronconi, a 11 kilómetros de la ciudad bonaerense de Roque Pérez, 160 kilómetros al sudoeste de la ciudad de Buenos Aires. Allí iban Germán Sopeña, secretario general de Redacción del diario La Nación ; Agostino Rocca, presidente del grupo empresario Techint; José Luis Fonrouge, director de la Administración Nacional de Parques Nacionales, y otras siete personas. Ninguno de los diez ocupantes del avión Cessna 208 B Caravan, matrícula LV-WSC, sobrevivió.
 
LA FIGURA JUDICIAL DEL COHECHO
 
Los entendidos en el Derecho, coinciden en que el delito de cohecho consiste en que se entrega dinero a un funcionario público a cambio de un beneficio. Por ejemplo, para ganar una licitación o facturar con sobreprecios. En cambio , no es un cohecho el pagar porque lo presionan para que aporte a una campaña electoral. Como sea, lo cierto es que los empresarios volvieron a sus hogares gracias a que dijeron que no coimearon sino que fueron víctimas de un delito. 
Hay que señalar que en esta vidriera judicial también se fue a su casa Rudy Ulloa, hombre de confianza de Néstor Kirchner, que figura en los cuadernos. En las 26 páginas del escrito de imputación Ulloa consiguió la doble entrada: aparece entre los que recibieron plata, sin especificar, y entre los que entregaron dinero, también sin detalles. Ulloa rechazó todos los cargos y se negó a declarar por consejo de su abogado, Adrián Tenca. Dijo que va a hablar cuando conozca algo de los 50 cuerpos que ya tiene la causa. 
El otro personaje que no pasó un mal momento fue el operador judicial y auditor Javier Fernández, considerado uno de los monjes negros de Comodoro Py, aliado de la ex SIDE y de Jaime Stiuso. El hombre también negó todos los cargos, dijo que nunca vio ni entregó bolsos con dinero y que no conoce a los empresarios imputados.  
También en las últimas horas desfilaron por Comdoro Py el ex secretario de Energía Jorge Mayoral, y el ex subsecretario nacional de Obras Públicas Germán Nivello. Este arquitecto aparece en los cuadernos de Centeno mencionado como quien entregó al secretario de Baratta en dos oportunidades un total de 1.250.000 dólares. Es el primer funcionario que admite un pago de dádivas.Nivello reconoció que le entregó dinero al secretario de Baratta en dos oportunidades, pero aclaró que no se trataba de sobornos, sino que era dinero de la campaña electoral.
Además, mencionó que los dos pagos se hicieron en la cochera de sus oficinas en el ex edificio de YPF y que eran "aportes de la campaña electoral que le había entregado José López y que estaban destinado a Baratta".
 
EL LOTE DE LOS PESOS PESADOS
 
Pese a que Techint había desconocido el relato de los cuadernos del ex chofer de Roberto Baratta y rechazó cualquier vinculación a la trama denunciada, el ex director de administración Héctor Zabaleta, que aparece en más de 30 compañías asociadas al gigante industrial, asumió responsabilidad y negoció con el fiscal Carlos Stornelli el estatus de imputado colaborador, lo que lo eximió de prisión. De esta manera se completa el lote de pesos pesados de la obra pública que iniciaron Juan Carlos de Goycoechea (ex Isolux), Javier Sánchez Caballero (ex Iecsa), Ángelo Calcaterra -primo del presidente Mauricio Macri- y el propio Centeno. 
Sin nuevos hallazgos para generar títulos explosivos en los medios y con un guión repetido por parte de los hombres de negocios que adujeron aprietes a cambio de financiamiento electoral, la causa va derritiéndose de a poco en el ímpetu inicial. Nadie menciona la palabra "coimas" a cambio de la adjudicación de obra pública durante el kirchnerismo, algo que parecía describir la serie de escritos realizados a partir de los supuestos recorridos que hizo el ex chofer de Planificación Federal. 
Pronto la Cámara Federal deberá intervenir  para comenzar a validar todo lo actuado en cuanto a lo procesal. Hasta ahora, de todos los imputados, casi un tercio de ellos han pedido ser "arrepentidos". Esperemos que el final de la historia termine con gente presa y lo que se pueda recuperar del dinero de todos los argentinos. Caso contrario, la movida judicial puede convertirse en otro jarrón como el de Guillermo Cóppola, donde todo terminó siendo el show de un juez que quería notoriedad. Vuelvo a preguntarme: ¿Macri se animará a un mani pulite?. La moneda está en el aire.
 
 
*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Su correo electrónico esjorgejoury@gmail.com. Si querés consultar su blogs, podés dirigirte al sitio: Jorge Joury De Tapas.
 
 
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS