viernes 19 de octubre de 2018 - Edición Nº1850
Diario Full В» LA GRAN PROVINCIA В» 18 sep 2018

Cayó el secuestrador de la hija del empresario textil de Pergamino

Estaba escondido adentro de un auto y debajo de un puente de la ruta nacional N° 8, en la misma ciudad de Pergamino, que aún se mantiene conmovida por el secuestro durante algunas horas de Inés Sterlicchio (18), hija del dueño de la marca de ropa Ossira.


José Romero, de 28 años, cayó esta madrugada cuando tras ser detectado por policías de la DDI de Pergamino (dentro de un Volkswagen Gol) intentó escapar a la carrera por los campos de la zona. Romero es hermano de Raúl, uno de los custodios de la familia Sterlicchio.

Raúl, herido en un hombro durante el hecho, tiene 24 años, estaba con la víctima al momento del ataque y para los investigadores es cómplice. Sería detenido en las próximas horas, tras haber declarado en un principio pero sólo como testigo.

A Romero se le complicó el plan. En el baúl de su Ford Falcon tuvo cautiva el domingo por la mañana a Inés. Por culpa de una falla en el motor habría tenido que liberarla sin poder ir a buscar el rescate, que la familia de la víctima había dejado en un altar del Gauchito Gil.

Fue también su auto, blanco y con rayas negras, el que llevó a que lo identificaran. 

Cuando José Romero interceptó a Inés en la puerta del caserón de Avenida Presidente Illia y Jujuy, en la madrugada del domingo, sabía que la adolescente se movía con un custodio que oficiaba de chofer cuando salía por la noche.

Sabía también que la familia Sterlicchio tiene una de las casas más vistosas y vigiladas de Pergamino, después de varios intentos de robo. Entre otras cosas, porque su hermano Raúl es ese custodio.

Pero, a pesar de que eligió como objetivo a una de las familias más importantes de la ciudad, los policías están sorprendidos por la “desprolijidad” del secuestro.

Luis "Beto" Sterlicchio es el dueño de la marca Ossira, una de las empresas de moda más conocidas del país. Su familia -además- tiene un hotel boutique en Mar del Plata. El secuestro de Inés, la menor de sus tres hijos, impactó a todos.

La primera sospecha de los investigadores fue sobre el custodio y empleado de la familia, Raúl Romero. Este joven de 24 años vigilaba la casa y, cuando hacía falta, salía a buscar a la adolescente para que regresara acompañada si era de noche.

Desde que se terminó el secuestro, los investigadores policiales lo señalaron como posible entregador de la joven. Sin embargo, el relato de la víctima abrió una venta de dudas. No sólo porque contó que Raúl intentó resistirse, sino también porque escuchó cómo insistió para que el secuestrador la liberara. Y además, hay un dato significativo: terminó herido de un disparo en un hombro.

José Romero no tendría antecedentes ni sería conocido en Pergamino por otros delitos de gran envergadura. "Fue una 'avivada' delictiva que le salió mal", analizaban los policías que lo buscaban. Todos aseguraron que, más allá de la eventual complicidad de su hermano, habría actuado solo.

En la noche del sábado, Inés Sterlicchio había salido con su novio. Ya entrada la madrugada del domingo, le pidió al custodio de la familia que la fuera a buscar a lo del muchacho.

El custodio la pasó a buscar con el Jeep Grand Cherokee de la familia. Cuando llegaron de regreso a su casa, cerca de las 6.15, un hombre armado y encapuchado se subió al vehículo y los obligó a alejarse del barrio.

El custodio de la joven, amenazado, manejó por la ruta nacional N° 8, una de las más transitadas de la Ciudad y conocida por ser la que más cámaras de vigilancia tiene. El secuestrador le había atado una mano al volante y otra a la palanca de cambios.

El custodio manejó hasta la zona de Barrio Villa Alicia y el captor empezó las negociaciones con la familia. "Dejá que se vaya, dejá a la piba", habría repetido Raúl al hombre encapuchado que los amenazaba. En ese momento fue que hubo un forcejeo y el secuestrador lo hirió.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS