lunes 21 de enero de 2019 - Edición Nº1944
Diario Full В» PERIODISMO DE PERIODISTAS В» 10 dic 2018

Ponen en venta Radio Cool, en un intento por evitar que la Ciudad pierda otra voz

Lo confirmó a Diario Full Agustín Raimondo, director de la emisora Multimedia. Una trama de conflictos políticos, intereses varios y acusaciones cruzadas. Mal momento para que caiga otro medio y otra fuente de trabajo en la Región.


Nacida hace casi 14  años al amparo de lo que se llamaba el experimento de radio por intenet, la Cool 103.7 no tardó mucho en pisar el aire de las FM y ganar un lugar en ese espacio. Al principio decían que su éxito radicaba en que “le gustaba a los pendejos” pero de a poco fue entrando en otros segmentos, hasta ampliar su target de audiencia. Un uso inteligente de las plataformas multimedias, una permanente presencia en las redes sociales y un trabajo de márketing que logró golpes interesantes, hicieron pasar a la Cool de desconocida a conocida, no poca cosa en un ambiente tan intenso y competitivo como el del periodismo platense.

“A fines de 2013 ya estábamos entre las cinco radios FM más elegidas de la región”, cuenta hoy su director Agustín Raimondo que confirmó a Diario Full lo que hace tiempo viene siendo un secreto a voces en el ambiente periodístico platense: la Cool está contra las cuerdas y cae en cualquier momento”.

MULTI TARGET

“Creamos una multiplataforma y es por eso que transmitimos en FM 103.7 abarcando la totalidad de La Plata, Berisso y Ensenada. También transmitimos On Line con un 99% uptime, en dos formatos: por un lado, el tradicional (solo audio) y por el otro, somos la única radio de la ciudad que transmite en formato HD (audio y video), que permite ver los videoclips de las canciones que suenan en simultáneo por la radio, a los locutores, entrevistas, ilustración de noticias en imagen, móviles 4G HD y eventos en vivo en audio y video.
Somos una radio multitarget, por eso nos escuchan los hijos, los padres y los abuelos. Nos destacamos por ser siempre una radio que se adelanta en presentarte los futuros éxitos de la música, mezclándolos con lo mejor de los ́80 y ́90, nacionales e internacionales”, cuenta Raimondo que además explica que “nuestro Servicio Informativo trabaja en los formatos FM, web y redes sociales en simultáneo, lo que permitió que se posicionara fuertemente en el mercado de noticias de la región, y se distinguiera entre otros medios”, se entusiasma.

LA TRAMA

Pero ese entusiasmo parece de otro tiempo y no de este. ¿Cómo se explica que un producto exitoso corra tanto riesgo de caer?.

 Hay tantas respuestas como campanas para escuchar.

Raimondo hoy se muestra cauteloso, acaso cansado de una larga pelea que, según algunos allegados, nunca debió dar. Lo cierto  es que a nadie del ambiente periodístico platense escapa que la Cool quedó en medio de una trama de conflictos que algunos definen como extraperiodisticos, en los que se mezclaron intereses políticos y hasta cuestiones meramente personales. En los pliegues y repliegues del poder político de la ciuidad, Cool hace tiempo que es tema de conversación, con todo lo bueno y malo que ello implica.

En términos financieros se explica que a pesar de haberse insertado en el mercado de la publcidad privada,  la radio estaría “ahogada” por una deuda de publicidad que mantiene el Estado municipal. Y que se atribuye la situación a una suerte de “escarmiento”. De otro lado se asegura que tal deuda no es veraz y que la radio habría facturado pauta que no le había sido concedida. Desde el buffete de abogados Gascón Cotti aseguran haber presentado pruebas que refutan esto último. Pero el municipio mantiene su postura y en una carta documento le indicaron que "no cumplió requisitos".

En cualquier caso, el peligro de cierre de la radio, una fuente de trabajo para periodistas, técnicos y otros profesionales, es el resultado final que asoma.

En los corrillos de la política y el periodismo locales se asegura que la radio contaba con la simpatía del poder municipal  mucho antes de constituirse como tal. Pero que “algo pasó” que quebró en esa relación que llevó a la Cool del cielo aquel al infierno de hoy.

OTRAS CAMPANAS

Y sobre ese proceso hay muchas campanas que suenan. Algunas repiten el nombre del coordinador general del municipio, Oscar Negrelli. No es secreto para nadie los embates de la Cool a través de su editoriales y en las redes sociales contra el funcionario más cercano a Garro en estos tiempos. Las razones están en un fárrago de acusaciones cruzadas. Una pelea que al decir de allegados a Raimondo, “nunca debió haber dado porque lo suyo era el periodismo y no las intrigaas políticas”.

A nadie escapa tampoco que Raimondo es un personaje polémico. Y que alguna vez echó mano a las cuestiones personales para devolver lo que consideraba el fuego enemigo. Alguna vez el propio Raimondo pidió disculpas públicas por esos excesos.

Así es como tuvo y tiene detractores y defensores o, cuanto menos, quienes no se suben fácilmente al púlpito para condenarlo. Así, en las charlas de periodistas algunos ubican a Raimondo y su Radio Cool en el camino del  llamado periodismo de apriete. Otros se preguntan de qué se trata ese asunto en un país donde, suele decirse, nadie mea agua bendita habida cuenta que alguna vez “grandes medios” se han jactado de poder voltear un gobierno con cuartro tapas de diarios. Como  sea, la polémica ha sido en los últimos tiempos firme abonada a Raimondo. Aun quienes lo quieren poco y nada le reconocen su ingenio para utilizar los recursos que ofrece hoy la digitalidad y que le habrían permitido marcar una diferencia.

UNA VOZ EN PELIGRO

Pero todo lo que rodea a esas polémicas es anécdota ante el problema real que es la posibilidad de que haya una radio menos en la ciudad. Una fuente de trabajo menos para un mercado laboral cada vez más golpeado, plagado de delitos laborales como el trabajo en negro o precario y con medios asfixiados por la falta de ingresos publcitarios. Una realidad a la que no escapa nadie. Ni los llamados grandes ni los llamados chicos. El problema de la rentabilidad es hoy la peor enfermedad de los medios digitales. Y ni hablar del papel. Con todo, la noticia es que la radio que se había hecho conocida por “moderna”, corre riesgo de callar para siempre.

Se sabe que Raimondo baraja vender la totalidad de la radio o una parte de ella. En ese último caso, el comentario en las mesas de periodistas y políticos es que “una cosa es con él adentro y otra con él afuera”. Es que, como se dijo, Raimondo genera esa controversia y hay quienes se animan a decir que la Cool no sería lo mismo si él. Casi al mismo tiempo aparecen lo que sostienen lo contrario y ubican a su director como parte grande del problema.

Como sea, la ciudad corre peligro de perder una voz escuchada. Sea la radio de Raimondo o de quien sea, no está bueno.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS