lunes 21 de enero de 2019 - Edición Nº1944
Diario Full В» SOCIEDAD В» 4 ene 2019

Platenses acorralados por las cuotas: la angustia de perder el auto y también la casa

A los miles de platenses que no pueden pagar las cuotas de los autos que compraron por auto plan se suman los que se metieron en un crédito para el sueño de la casa propia. De $ 11 mil a $18 mil sin anestesia.


TAGS: CRéDITOS, CUOTAS, UVA

Con un feroz aumento de la inflación en 2018, cientos de familias platenses se ven acorraladas para cumplir los pagos del  crédito UVA que alguna vez fue un sueño a alcanzar. Es el caso de Diego y Eugenia, una pareja que sacó el crédito en 2016 y ahora ya les es casi imposible pagar. 

Diego Spinedi y Eugenia Vallejos pidieron un crédito UVA en 2016. El Banco Provincia de Buenos Aires les dio 1.215.000 pesos, con un dólar a 15, para comprar el 70% de la propiedad. El resto lo fueron juntando como se junta dinero para comprar una casa: pidieron a familiares y amigos con la esperanza de poder devolvérselo después. Ahora, dos años más tarde, no solo no redujeron la deuda sino que la hipoteca saltó a 2.100.000: por la inflación, a lo largo de 2018 aumentaron las cuotas cerca de un 47%.

"Nuestra primera cuota fue de 11 mil pesos y en diciembre último pagamos 18 mil, lo que representa más del 50% de aumento", refirió desconsolado Spinedi al diario Clarín. El hombre, ingeniero en sistemas, asegura que quiere pagar su deuda como se debe. Pero junto a Eugenia, su mujer, que es monotributista, se les está haciendo prácticamente imposible.

"Nos urge tener un mínimo de seguridad... No puede ser que no sepamos de cuánto será la cuota el próximo mes", advirtió Spinedi, quien además reconoció que no hay noche en la que no aparezca el "tema hipotecario" en la charla de la cena. "Lo hablamos en armonía aunque con mucha preocupación, y por momentos es una obsesión. Sobre todo escuchando las noticias, que hablan de aumentos en todos lados y de un dólar a $ 50 para marzo... ¿Cómo vamos a hacer para pagar la cuota?", se preguntó.

Aunque ya están mudados con sus dos hijos, la casa sigue sin ser suya del todo, y según el profesional "se nos cruza la idea de que podamos perder la casa... Estamos empezando un año eleccionario, y si bien esto no pasa por colores políticos la solución tiene que venir de política. De lo contrario será muy difícil. El banco no dice nada, sólo acepta extender el plazo del crédito pero es una engañapichanga".

Diego y Eugenia se juntaron, como muchas otras familias en la provincia y el país, y se autoconvocaron con otros en su misma situación. Sin embargo esa lucha, que tiene como objetivo lograr cuotas acorde a la capacidad de pago de una familia tipo en la actualidad, no opaca los sacrificios de ayer y de hoy. "A mi hijo de 16 le tuve que decir que no sé si podré pagarle el viaje de egresados. A mi hija de 11 no la puedo mandar a la colonia. Y eso que somos de clase media, pero nos están destruyendo. Yo aposté a mejorar la calidad de vida y resulta que me está yendo peor", manfestó Spinedi, que volvió a rechazar hace unos meses la posibilidad de trabajar en España: "Quiero a la Argentina, mi vida está aquí, pero te empujan a que te vayas". 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS