sábado 16 de febrero de 2019 - Edición Nº1970
Diario Full В» SOCIEDAD В» 11 feb 2019

Lo habría vendido una empleada de la Fiscalía 3: revelan que un testigo en la causa de los sobres está escondido y muerto de miedo

Lo dijo la fiscal Victoria Huergo durante una nueva jornada del juicio. "Está escondido porque tiene miedo a las represalias". Un giro inesperado en la causa de los deniominados sobres policiales.


TAGS: SOBRES, CAUSA

 

"Una arista inesperada surgió en el juicio oral a la excúpula policial de La Plata que quedó tras las rejas luego del hallazgo de sobres con una fuerte suma dinero cuyo origen no pudieron explicar los acusados y, se sospecha, provienen de pago de “coimas”. En la quinta audiencia del juicio oral la fiscal Victoria Huergo aportó documentación que demostraría la infidelidad de una empleada judicial de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio 3 de La Plata quien reveló a policías el nombre de un testigo de identidad reservada que, en su testimonio ante el fiscal Marcelo Martini, complicó a parte de los exuniformados sentados en el banquillo de los acusados". Así lo señala el periodista Martín Soler en su crónica sobre una nueva jornada del juicio por la causa de los sobres.

En su crónica para el diario digital de La Plata 0221.com.ar, Soler contó que "en el inicio del debate la fiscal Huergo aseguró que el testigo (cuyo nombre este medio de comunicación mantendrá en reserva) “está escondido porque tiene miedo a las represalias”. Esta situación ya había sido advertida por la fiscal a los jueces a cargo del debate, cuando en el inicio del mismo aseguró que para la citación de testigos se filtraron (se sospecha que con fines espurios para entorpecer la causa y que cambien su declaración) los nombres de todos los declarantes con reserva de identidad".

La nota completa:

La evidencia aportada fue producida en el marco de la investigación que lleva adelante la fiscal Betina Lacki y que tiene tras las rejas al exjuez de Garantías César Melazo, como jefe de una asociación ilícita presuntamente compuesta por policías corruptos, barras, narcos, lobistas y sicarios, con protección judicial, que operaron en La Plata al menos desde el año 2010 hasta el 23 de julio de 2018 fecha en que fueron encarcelados varios sospechosos. la mayoría con prisión preventiva confirmada por la Cámara de Apelaciones y Garantías de La Plata. La causa en debate se inició en 2016, cuando Melazo seguía en funciones. Una de las hipótesis que se manejó en la investigación de la fiscal Lacki fue que parte de la recaudación policial ilegal de La Plata iba a engrosar el patrimonio personal de algunos magistrados de La Plata, pero hasta el momento no se obtuvieron evidencias concretas e indubitables en ese sentido, aunque persisten las sospechas.

En una escucha telefónica un policía hace referencia y aporta el nombre de una empleada de la Fiscalía 3 de La Plata, quien, según se sospecha, le informó a personal policial el nombre de un testigo de identidad reservada que está oculto y se niega a prestar declaración en el debate para ratificar lo dicho en la dependencia judicial a cargo del fiscal Marcelo Martini que descabezó a la Jefatura Departamental de La Plata. El declarante asegura que está amenazado de muerte, teme por su familia. El espíritu de cuerpo de integrantes de la fuerza policial es conocido por cualquier ciudadano medianamente informado. Una omertá a la bonaerense que pone en peligro a testigos que se animan a declarar contra integrantes de la fuerza de seguridad.

Mantener en secreto la identidad de testigos que pueden resultar vitales en el transcurso de un expediente judicial es una facultad que tienen los fiscales y que es controlada por el juez de Garantías durante la instrucción de causas. El anonimato se puede terminar en el juicio cuando la defensa tiene la oportunidad de interrogarlos durante el debate oral. Pero ese levantamiento de anonimato puede ser parcial, ya que si el testigo lo solicita puede declarar a sala vacía, sin la presencia del público ni de acusados que serán trasladados a una sala vecina donde puedan escuchar el testimonio y quedarán representados por sus defensores, quienes podrán consultar a los acusados las veces que crean necesario.

En varias oportunidades la fiscal solicitó el desalojo de la sala de audiencias, pero el tribunal por mayoría, no hizo lugar al planteo por entender que no se fundó debidamente la petición.

La primera en declarar fue la policía jubilada Mirta Plaza quien cumplió funciones en la comisaría Primera de La Plata. En su versión sostuvo que el actual policía Mauro Muto era el recaudador del exjefe de la Departamental Darío Camerini, uno de los acusados.

También describió cómo era el circuito de recaudación ilegal: “los viernes y sábados por la noche se recaudaba en boliches, restaurantes, casas de citas y puntos de venta de drogas”. En esa línea también aseveró que varios comerciantes con locales en calle 12 y la una cadena de panaderías pagaba sobornos a cambio de seguridad. Para dar fe de sus dichos aportó direcciones de comercios y nombres de empleadas para que, eventualmente, sean citados a sede judicial.

La testigo aseguró que esas irregularidades las denunció ante Asuntos Internos de la policía provincial, en la Fiscalía 11 de La Plata a cargo de Álvaro Garganta y en la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) La Plata, pero que nunca la llamaron a ratificar las denuncias, la maltrataron y amenazaron de muerte, pero puso a disposición del juicio las copias de todas las denuncias que tiene a resguardo en una caja fuerte.

En su testimonio también implicó en el cobro de coimas a otros dos jefes policiales que no fueron procesados: Carlos Gandolfi, extitular de la Jefatura Distrital Centro de La Plata, y el comisario Pablo Ordoñez quien estuvo a cargo de la seccional Primera de La Plata.

La policía retirada sostuvo que la recaudación ilegal se entregaba en la Jefatura Departamental de La Plata. El segundo testimonio fue el de un policía en actividad, Leandro Ariel Gorbeña, quien confirmó la versión de su excompañera de trabajo. Ambos testigos quedaron a disposición del tribunal, quienes podrían convocarlos nuevamente. La jornada la cerró el funcionario Mariano Santana, director sumarial de Asuntos Internos del ministerio de Seguridad, quien dio detalles del procedimiento que terminó con el hallazgo de sobres con más de 153mil pesos que dieron origen a la causa penal en debate.

El funcionario aseguró que la investigación se inició por dos llamados anónimos a la línea gratuita de denuncias a policías, y ese detalle generó un debate por el uso de denuncias secretas como medio de prueba o agente provocador de inicio de investigaciones penales.

EL EXPEDIENTE

Los acusados y detenidos en esta causa son el extitular de la Jefatura Departamental La Plata, el comisario mayor Camerini; su segundo, Rodolfo Daniel Carballo; el exsecretario de la repartición, Walter Skaramowsky, y el exjefe de calle, oficial Ariel René Huck.

En la misma situación están el jefe de la comisaría segunda; Sebastián Velázquez; el de la seccional de Los Hornos, Sebastián Cuenca; el de Villa Elisa, Raúl Frare, y el de Tolosa, Julio Sebastián Sáenz.

En la causa también estuvo acusado y preso el excomisario Federico Máximo Jurado, pero fue hallado muerto en enero de 2017 en la celda que ocupaba en la Unidad Penitenciaria 9 de la capital bonaerense. También son juzgados, aunque llegaron libres al juicio, el excomisario de la Cuarta, Juan Retamozzoy la secretaria del titular de la Departamental, María de los Ángeles Ramírez, acusada de "encubrimiento agravado".

El debate está a cargo del Tribunal Oral Criminal III de La Plata que conforman los jueces Ernesto DomenechSantiago Paolini y Andrés Vitali. La próxima audiencia será el miércoles 13 de febrero, a las 10:00 horas, con la declaración de más testigos.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS