miércoles 22 de mayo de 2019 - Edición Nº2065
Diario Full » PERIODISMO DE PERIODISTAS

Pizzas, aguante y dignidad: el emotivo posteo de una trabajadora de Prensa a un año de haber perdido el laburo

La periodista y locutora platense Ivana Rodríguez contó en su muro de Facebook como le dio pelea a la adversidad tras haber sido despedida de los medios del grupo Balcedo. "No trabajen para cumplir los sueños de otro, trabajen por los suyos".


TAGS: IVANA, RODíGUEZ

"Hace un año atrás, con la poca onda positiva que me quedaba y con los últimos pesos que me quedaban (que me los había dado mi abuela para pañales), me tiré a la pileta.

Compré una bolsa de 50 kg de harina, levadura, muzzarella y junté las cosas que me servían en casa y me puse a hacer pizzas para hornear.

Yo estudié para ser periodista y ser locutora... pero metieron presos a mis jefes por meter la mano en la lata y quedé en la calle durante mi licencia de embarazo, sin pagarme los últimos meses de trabajo y sin la correspondiente indemnización de mis 10 años de antigüedad en la empresa.

Ese golpazo, de un día para el otro, me hizo llorar mucho, ponerme muy mal, al punto de desesperarme y mis vender muebles, pedir plata prestada, pedir trabajo al que se me cruzara... y hasta pensar en irme a vivir a otro país.

No saben lo frustante que era, limpiarme las manos llenas de harina, para recibir en casa a alumnos que estaba preparando para el ingreso al ISER y el habilitante... sentía que les estaba robando la plata... que no podía ser que una locutora con mi experiencia y camino recorrido esté amasando.

Pero paré la pelota, miré para los costados y contaba con mi vieja de enganche, mi compañero de tira centro, mis amigos de defensores y mis hijos estaban en la hinchada... y me puse a amasar. No, no había estudiado para eso, pero lo hacía tan bien como la locución... y más allá de eso, empezaba a ser un ingreso para empezar a pagar los muertos que los Balcedo y sus lameculos me habían dejado.

Hoy no puedo decir que estoy ilesa... pero sí que estoy digna, con la frente en alto y puedo un día contarles a mis hijos con orgullo que no comí mierda ni me quedé pidiendo limosnas a forros que ya tendrán su merecido.

Hoy, un año después, veo como mi querido emprendimiento salvavidas Juan & Juan, fue una opción para muchxs platenses amigxs y hoy es para la gente que vive en Santa Teresita, Mar del Tuyú y Costa del Este (y lxs que vinieron de vacacaciones y me compraron a mí y no a otro con tal de darme una mano) y me llena de felicidad.

¿Cuesta? Muchísimo.
¿Lleva esfuerzo? Todos.

Pero vale la pena. No trabajen para cumplir los sueños de otro, trabajen por los suyos".

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS