jueves 21 de marzo de 2019 - Edición Nº2003
Diario Full » CHISMOTECA

Reelección y amor: "Voy por otro período y no me gustaría estar cuatro años sin pareja"

Lo dijo la gobernadora María Eugenia Vidal durante un reportaje. "Tener una pareja y una vida afectiva consolidada nos hace mejores. El amor verdadero nos hace mejores. Ojalá suceda. No quisiera creer que uno elige una cosa en desmedro de la otra. Llegará cuando tenga que llegar".


TAGS: VIDAL, AMOR

En los tramos finales del extenso reportaje que publica el diario Perfil y que le fue hecho por su director, Jorge Fontevecchia, la gobernadora María Eugenia Vidal habló de su vida sentimental.

—¿En algo afectó tu feminidad el ser gobernadora?

—Creo que en nada. No me siento muy distinta. Siempre traté de no masculinizarme. Me parecía que esto de adoptar posiciones de macho alfa era un problema que tenían algunas mujeres en política. El verdadero poder es el de transmitir firmeza sin atropellar a nadie. No hay duda de que una actividad como esta genera transformaciones en uno, pero no siento que me haya afectado.

—¿Por qué justo te separaste al asumir vos como gobernadora y tu ex marido como intendente?

—Nunca hay un buen momento para separarse. Y más en un matrimonio como el nuestro, que había durado 18 años y teníamos hijos chicos todavía. Uno se separa cuando puede, no cuando lo decide, y lo más importante, a pesar del momento en que lo hicimos, es que logramos los dos, cada uno a su manera, reconstruir una vida feliz, y sobre todo, proteger a nuestros hijos. Tengo una excelente relación con él como papá de mis hijos, y mis hijos con los dos. Hoy fuimos los dos juntos al acto de inicio de clases de Pedro. De una manera distinta, seguimos siendo una familia.

—Además de tus tres hijos y tus padres, ¿qué otro espacio personal hay en María Eugenia Vidal?

—Hay espacio para amigos que sostengo a lo largo de toda mi vida y que me han acompañado siempre. Sobre todo mis amigos de antes de ser gobernadora, que muchos me conocen desde cuando era muy chica. Y está también la familia ampliada: tengo tías, primos, una abuela todavía vive. Tengo un grupo de gente que conoce a la María Eugenia no política que, cuando se vincula conmigo, lo hace desde ese lugar muy sano, que protejo mucho. Hay poco tiempo para lo demás. Extraño mucho la lectura, leo mucho menos que antes. Me gusta ver series, pero dedico el tiempo que puedo sobre todo a los afectos y a mis hijos.

—¿Es posible en Argentina ser gobernadora de la provincia de Buenos Aires, enamorarse, hasta volver a tener hijos?

—Quiero creer que sí, porque voy por otro período y no me gustaría pasar cuatro años sin pareja (risas). Me encantaría. Tener una pareja y una vida afectiva consolidada nos hace mejores. El amor verdadero nos hace mejores. Ojalá suceda. No quisiera creer que uno elige una cosa en desmedro de la otra. Llegará cuando tenga que llegar.

—Dijiste recién que no aspirás a que haya una calle con tu nombre, un monumento. Y te escuché decir también que cuando dejes la gobernación no pretendés estar en los libros de historia, sino solo poder caminar sin temor a ser insultada. Independientemente de que no aspires a algo personal, ¿cuál sería el legado que aspirás dejarle a la Provincia?

—Me gustaría una provincia con las obras hidráulicas más importantes terminadas, para que la mayor parte de los bonaerenses no se inunden y pierdan todo una y otra vez en esa desolación que deja el agua cuando baja. Una provincia desarrollada en tecnología, en el área de servicios, porque hoy los servicios son los que más empleos generan. Por supuesto, con la agroindustria, con desarrollo del campo y de fábricas, pero sobre todo vinculado a la tecnología, y que la educación pública forme para eso. Que un chico, cuando termine el secundario, no tenga que hacer ningún curso de nivelación para seguir la universidad pública y que pueda conseguir trabajo porque la educación le haya dado la posibilidad de elegir qué quiere ser, y realmente le haya igualado oportunidades. Y me gustaría una provincia donde quede claro que no da lo mismo hacer las cosas bien que no hacerlas. En cualquier ámbito. En la policía, en la Justicia, en la política. Donde a uno le toque estar. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS