miércoles 24 de julio de 2019 - Edición Nº2128
Diario Full » PERIODISMO DE PERIODISTAS

En medio de la repercusión por la serie, la televisión nacional quedó perpleja ante revelaciones de Jorge Joury sobre el Caso Monzón

Por Horacio del Campo.- Violencia y prácticas mafiosas de las que nunca antes se había hablado salieron a la luz en los programas de mayor rating.


TAGS: JOURY
 
 
El periodista Jorge Joury, columnista de Diario Full, sorprendió a la audiencia televisiva de tres programas de alto raiting, al revelar pormenores del caso Monzón. Fue invitado a dos programas consecutivos de Intrusos en el Espectáculo, que conduce Jorge Rial. También estuvo en Secretos Verdaderos, con Luis Ventura, todos del canal América TV .Finalmente,  el domingo aportó su testimonio frente a las cámaras de Implacables por Canal 9, con la conducción de Susana Rocasalvo. El editorialista de Diario Full atrapó a la audiencia, cuandio dio cuenta de datos desconocidos. Hechos que le tocaron vivir durante la cobertura del caso y también en el juicio, donde el ex campeón de boxeo fue condenado a 11 años de prisión. Drogas,  fama, sexo, alcohol, violencia y prácticas mafiosas, salieron a la luz, a través del curso de las entrevistas, que marcaron altos puntos de rating.
El periodista además señaló, que la serie que el canal Space estrenó los lunes lunes a 22 solo para Argentina, tiene un notable realismo. Reconoció que " me pone la piel de gallina. Trae a mi memoria aquellos momentos que forman parte de un capítulo de terror de mi vida periodistica. Este hecho que conmocionó al país, también marcó un antes y un después sobre la mujer golpeada". Para Joury, la pelea a  los gritos entre Carlos Monzón y Alicia Muñiz que se muestra en la miniserie oficia de perturbador sonido de fondo del travelling que recorre con temor expectante cada rincón de esa casona en penumbras. 
El colega puso énfasis en "el efecto paralizante, cuando se observa el revuelo de muebles, la ropa ensangrentada y los objetos rotos esparcidos por el piso. Todos ellos son los indicios de una situación violenta que aterra al niño, en este caso representando al pequeño Maxi Monzón, que se animó a salir de su habitación para investigar qué estaba pasando. Esto aconteció en la madrugada del 14 de febrero de 1988, en una lujosa casona de la calle Pedro Zanny en Mar del Plata. El ruido seco del cuerpo de Alicia Muñiz al caer desde el balcón del primer piso e impactar contra el suelo marca el fin de la primera escena de Monzón, la serie".
UN VIAJE HACIA LA MUERTE
Joury reveló que la pelea entre Alicia Muñiz y Monzón "se inició a bordo de un taxi. Fue cuando la pareja regresaba a la casa después de festejar el cumpleaños del locutor Sergio Velazo Ferrero, en el casino. Y luego durante una cena en el Club Peñarol, donde Monzón bebió de manera abundante". 
El periodista aclaró que el incidente se desencadenó cuando Alicia le dijo a Monzón que venía de Punta del Este a llevarse a su hijo Maxi y que necesitaba que le ampliara la cuota de dinero que le pasaba. Joury dijo que el abogado de la familia Muñiz, el doctor Rodolfo Vega Lecich le confió que en el juicio "el taxista fue cambiado por otro que declaró que la pareja llegó a la casa como dos enamorados" . Luego indicó que el letrado le aclaró que "Monzón estaba rodeado de elementos mafiosos que compraron al verdadero taxista para sacarlo de circulación yreemplazarlo por uno trucho, porque había sido testigo directo del comienzo del drama".
LA RUTA DE LA SANGRE
Joury puntualizo luego que había gotas de sangre a lo largo del perímetro de la vivienda que presentaban según las pericias una caída de 30 centímetros de altura. "Eran el mudo testimonio que Monzón tenía a Alicia tomada de los cabellos y la cabeza baja, mientras le pegaba con el puño".
Luego el periodista relató que Vega Lecich le manifestó que "el cartonero Baéz estaba dentro de la casa. Había entrado por los gritos de Alicia, en demanda de auxilio. Y vio paso a paso el desarrollo del drama, como si estuviera en platea preferencial. Estaba ubicado frente al balcón de la habitación".
Joury añadió que "Báez durante el juicio brindó su testimonio con notable realismo. A tal punto, que impactó al tribunal. Recorrió con precisión con el dedo un mapa de la casa. Masrcó cada uno de los lugares, hasta llegar al cuarto de la tragedia. Allí Báez relató que Monzón había castigado con furia a su ex pareja y que finalmente tomándola del cuello, la levantó en el aire. La tuvo varios segundos suspendida, apretando el cuello con su mano y luego la dejó caer ". En el juicio los peritos acreditaron que ejerció sobre el cuello de Alicia, una fuerza equivalente a quince kilos. El cartonero dijo que vio a Monzón esa madrugada pasearse por la habitación "como una fiera enjaulada. Y tras unos minutos de entrar y salir del cuarto", Baez aclaró "que levantó a la señora como una bolsa de papás y luego la arrojó por el balcón. Inmediatamente, midió la altura, primero pasó un pie sobre la baranda y se arrojó al vacío sobre el cuerpo de Alicia para amortiguar el impacto y simular un accidente".
EL CARTONERO ERA UN TESTIGO VULNERABLE
Joury puntualizó en sus relatos, que aquella vez le preguntó al doctor Vega Lecich por qué Báez no había sido un testigo relevante. El letrado le confió que "ellos me lo hubieran desacreditado. Habrían dicho que estaba robando. Por eso tuvimos que decir que estaba detrás de un árbol".
El periodista  además añadió que "!la jueza Alicia Ramos Fondeville procesó a Báez por falto testimonio. Lo mismo hizo con el mozo Moyano, que aportó la defensa de Monzón para voltear el testimonio de Báez. No obstante, en el caso del cartonero quedó flotando una duda. Hubo crédito para una dósis de credibilidad. La presidenta del Tribunal dijo que Baéz pudo haber estado en el lugar del hecho, aunque no hay nadie que pueda acreditarlo".
LA HISTORIA DE LA FOTO QUE EMPEZO A HABLAR
Entre sus impactantes revelaciones, Joury también señaló que "la historia secreta de la foto del cuerpo de Muñiz en la morgue merece un capítulo especial en mi vida profesional. Cuando la recibimos en la redacción de Diario Popular nos quedamos paralizados. Tenía un ojo morado, como si hubiera recibido un golpe de nocaut. Estuvimos deliberando un día para ver si la publicábamos. Es que la gente gritaba en ese momento ¡dale campeón! por Monzón, creyendo que el episodio era un accidente. Yo era el jefe de redacción en ese momento y al final decidí publicarla. La dimos en la página central del diario. Le puse un epígrafe preguntando: ¿Qué pasó esa madrugada. Tal vez hubo una situación de violencia que desconocemos?. La foto parecía hablar, como pidiéndonos que investiguemos a fondo y lleguemos a la verdad. A los pocos días se hizo la reconstrucción del hecho y Monzón en un acto de soberbia declaró ante el juez: "le pegué a todas mis mujeres, menos a una". Se supone que la única que salió indenme, fue su madre".
El periodista destacó "el impecable trabajo en ese momento de los enviados especiales del diario, Norberto Chab y Horacio Convertini". También señaló que "lanzamos en aquel momento una campaña a favor de la mujer golpeada, inédito para la época. Como respuesta, empezaron a llamar al diario decenas de mujeres. Publicamos sus testimonios. Y del ¡dale campeón!, la gente empezó a gritarle ¡asesino!".
SU VIDA VIOLENTA LE JUGO A FAVOR
No obstante, Joury  aclaró que " paradójicamente, la violencia terminó siendo un atenuante en la condena del boxeador. El tribunal tuvo en cuenta que Monzón creció entre la violencia y eso formaba parte de sus genes. Por eso en vez de 18 años de prisión como pidió el fiscal, le dieron 11. Meses después, la doctora Alicia Ramos Fondeville reveló que Monzón le había roto el cuello a Alicia Muñiz. La figura del femicidio se incorporó al Código Penal en 2012. Si hubiera estado en aquel momento, en 1988, tal vez Monzón habría recibido reclusión perpetua", aclaró el periodista.
Luego Joury contó que el abogado Vega Lecich le confió  "que en la casa había armas y cantidad de droga. En ese grupo había gente que traficaba en gran escala en Mar del Plata. Monzón los salvó porque después de asesinar a Alicia, se cree que tiró la mercancía por el inodoro". Otra hipótesis que esgrimió el abogado fue que" a la policía la llamaron una hora después de ocurrido el hecho. Durante ese lapso hicieron desaparecer también la ropa ensangrentada de Alicia y la de Monzón, además de limpiar la habitación y de lavar rastros de sangre en el baño".
LA EXTIRPACION CLANDESTINA DEL MUSCULO DEL CUELLO
La desaparición del músculo del cuello, denominado esternocleidomastoideo, mereció otra historia. Joury señaló que Vega Lecich le confió que "tras la autopsia que se hizo en la morgue de Mar del Plata, de manera ligera e imprecisa, el cadáver fue trasladado a Buenos Aires en una ambulancia. Pero antes, en un sanatorio de Mar del Plata y de manera clandestina, se le extirpó el músculo esternocleidomastoideo para evitar que se pruebe la muerte por estrangulamiento, antes de la caída". 
Vega Lecich le señaló que le levantó sospechas que  "la ambulancia tardara 18 horas para llegar al cementerio de la Chacarita". Por eso pidió la exhumación del cadáver.  Así fue que en la segunda autopsia, realizada en Buenos Aires, el 25 de febrero de 1988, "el dictamen determinó que su ausencia no se debía a la putrefacción, sino que había sido extraído con técnicas e instrumental adecuado. Hay que señalar que a priori, la pieza anatómica tenía vital importancia porque recubría la zona donde presionaron las manos de Monzón".
LAS ULTIMAS CONFIDENCIAS DE UN PROLONGADO CAFE
Cuando finalizó el juicio, Joury señaló que tomó un largo café con Vega Lecich. Allí le preguntó por qué había elegido a Diario Popular como el canal de sus primicias."Era el diario que leía Monzón y se ponía muy nervioso cuando veía que la verdad le estaba pisando los talones", le respondió el abogado. También le señaló que "este fue el juicio de la Iglesia contra el narcotráfico. Un tio de Alicia que era sacerdote logró el respaldo". Joury le señaló que siempre le había llamado la atención como un matrimonio humilde, como los padres de Alicia habían logrado que un abogado de prestigio como Vega Lecich con el respaldo del estudio Fontán Balestra, se pusieran al frente del caso. El periodista finalmente expresó que "Alicia Muñiz desde algún lugar, logró noquear a Monzó.El cuerpo siempre habló durante el juicio y contó la verdad, pese al intento mafioso por esconderla". Joury, además anticipó que esta historia, como otras más de primera mano, que pertenecen a su pasado en el periodismo, forman parte del libro que acaba de terminar.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS