martes 12 de noviembre de 2019 - Edición Nº2239
Diario Full » PERIODISMO DE PERIODISTAS

Macri tardío

Por Coni Crowder.- Para el presidente no es la liberación total del mercado de capitales, ni la toma de deuda, ni una deficiente administración que nos dejó a merced de "los mercados", aunque nadie sepa muy bien quienes son los miembros de ese grupo tan etéreo "de gente que toma decisiones".


TAGS: MACRI, CROWDER, CONI

 

 El domingo por la noche, aún sin resultados oficiales, notoriamente derrotado y al son del "Si, se puede", el presidente de los argentinos anunció los resultados de las PASO. Agradeció el trabajo de los fiscales, felicitó a Larreta, elogió a Vidal y nos recordó que en octubre vamos a elegir el futuro del país de aquí a treinta años. Para semejante tarea hay que explicarle al mundo lo que queremos, porque aislados del mundo no tenemos futuro.  Además, ponerse a trabajar desde el lunes. Después nos mando a dormir.

  Luego de la jornada de corrida cambiaria posterior a las PASO, disparada del dólar, depreciación de un 23 % de nuestra moneda y notoriamente en campaña, el presidente coronó el lunes negro advirtiendo que la poca confianza que el candidato opositor genera en el mundo y los mercados fue el origen del naufragio aunque "la elección de octubre será la oportunidad para que el cambio continúe", afirmó.

  Así llegamos al martes con una oposición responsable del pasado, la pesada herencia y también del futuro, por el terror e incertidumbre en el mundo si ganan los adversarios. Para el presidente no es la liberación total del mercado de capitales, ni la toma de deuda, ni una deficiente administración que nos dejó a merced de "los mercados", aunque nadie sepa muy bien quienes son los miembros de ese grupo tan etéreo "de gente que toma decisiones".  

  El viernes pasado se dieron a conocer y difundieron en los grandes medios nacionales durante todo el fin de semana, una serie de encuestas muy optimistas que mostraba una paridad entre el candidato oficialista y opositor, falacia bien armada que habrá creído y festejado el oficialismo viendo como subían los bonos y acciones argentinas mientras se derrumbada el riesgo país. Cuando el resultado de las PASO fue demoledor, los dejó flotando en un limbo desconectado de la realidad hasta el mismo lunes por la tarde, aún después de la corrida, con un dólar que aumentaba un 30 %, se desplomaban acciones, bonos y el riesgo país subía al doble y llegaba  a su récord en diez años.

  "Si el Kirchnerismo gana, esto es sólo una muestra de lo que puede pasar. Es tremendo lo que puede pasar", dijo Macri eludiendo responsabilidades e incapaz de anunciar alguna medida económica para frenar o contener la disparada del dólar del lunes.  En su discurso asomó un atisbo de aceptación: "los que no nos votaron representan una bronca del duro proceso económico que arrancó con la herencia que recibimos", para luego culpar al adversario, que son los que deberían hacer la autocrítica porque no tienen credibilidad en el mundo, por ende los inversores no vienen a nuestro país aunque, aclaró: "como presidente estoy para ayudar en lo que pueda".

 La mala noticia de las PASO no excluyó, según Macri, a nadie. Los mercados, los potenciales inversores, la comunidad económica local y mundial. Todos se preocuparon y actuaron en consecuencia. Esto se traduce en que los peores males han de venir si el electorado no revierte su voto en octubre.

 Del "esto es sólo una muestra de lo que va a pasar" al pedido de disculpas de las últimas horas bajada de tono mediante, con un presidente que ahora entiende el enojo y el cansancio de la gente, la inflación subió y el salario se depreció. Las medidas, paliativas; aún no están cristalizados los daños. Ahora habrá que garantizar la institucionalidad, que el gobierno termine su mandato sin estallidos o conflictos adicionales y que lleguemos a diciembre en paz. Ese si sería un gran logro.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS