viernes 17 de enero de 2020 - Edición Nº2305
Diario Full » CHISMOTECA

Vidal con novio periodista, decidirá si juega la dura interna en Cambiemos

*Por Jorge Joury.- Ahora lo primero que hará Vidal es irse de vacaciones. Recién a su regreso, hacia mediados de enero o febrero, comenzará a definir su futuro en medio de un verdadero tembladeral en su partido, donde muchos ambicionan quedarse con su corona.


TAGS: JOURY
 
Con dudas si va a disputar el liderazgo político de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires, el amor llegó a la vida de María Eugenia Vidal. La ex gobernadora y el periodista deportivo Enrique Sacco fueron fotografiados por la revista Caras (foto) cuando salían de una parrilla del barrio de San Telmo. La ex mandataria tiene 46 años y Sacco, 51. Se conocieron el 3 de agosto de este año en el programa de Mirtha Legrand. Allì nació una suerte de flechazo. El rumor estaba flotando en el ambiente hace meses, pero Vidal cuidó las formas y guardó el secreto mientras estaba en funciones. María Eugenia Vidal se separó de Ramiro Tagliaferro, intendente de Morón, en marzo de 2016 luego de un matrimonio de 18 años y tres hijos en común. Conviene recordar que Enrique Sacco quedó viudo de la periodista Débora Pérez Volpin en febrero de 2018, tras una intervención quirúrgica “imprudente y negligente” del endoscopista. El hecho cobró gran notoriedad por el perfil de Pérez Volpin, que además se aprestaba a incursionar en la polìtica de la mano de Martín Lousteau, 
Vidal y Sacco en su primera salida social eligieron comer en La Brigada, una reconocida parrilla ubicada en Estados Unidos, entre Bolívar y Defensa. Los acompañaban la ex ministra de Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley, y su marido, Federico Salvai, quien fue jefe de Gabinete. 
La flamante pareja se conocieron la noche del sábado 3 de agosto en la mesa del programa “La noche de Mirtha”. Vidal. Aquella vez, la gobernadora, se sentó a su derecha. Sacco, enfrente, a la izquierda de la conductora. Según informaron fuentes cercanas a la ex funcionaria, ese día entablaron el primer contacto en el que acordaron reencontrarse después de las elecciones. Compartieron cenas y de a poco la relación empezó a convertirse en murmullo periodístico.
 
Ahora lo primero que hará Vidal es irse de vacaciones. Recién a su regreso, hacia mediados de enero o febrero, comenzará a definir su futuro en medio de un verdadero tembladeral en su partido, donde muchos ambicionan quedarse con su corona.
Vidal apunta a ponerse al frente de una mesa bonaerense de Juntos Cambio. Estará en esa mesa, pero no necesariamente como la conductora. Ella ha prometido comandar la oposición frente a Axel Kicillof, pero en la carrera hay muchos anotados. El primer es el intendente de Vicente López, Jorge Macri, que cuenta con el respaldo de su primo, el ex presidente. No obstante, habrá otros competidores. En la lista para suceder a Vidal están también el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, y el de Mar del Plata, Guillermo Montenegro. Hay quienes sostienen que el juego de tronos recién empieza.
Separada hace tiempo del ex intendente de Morón Ramiro Tagliaferro, Vidal residió mientras era gobernadora en una base militar. Así que la resolución de su vida cotidiana no será un tema menor. "Hasta febrero no quiere hablar, aunque va a seguir en política", disparó un dirigente que la siguió de cerca a sol y sombra.
En su círculo íntimo, advierten que  Vidal está cansada de las intrigas del PRO, por lo que no estaría al frente de una mesa política opositora en la provincia de Buenos Aires. "Puede que se siente a la mesa, pero como una más", advierten.
Si esto finalmente ocurre, se abre una línea sucesoria: ¿qué dirigente del PRO retomará el camino que ella comenzó y que los condujo a gobernar durante cuatro años la provincia de Buenos Aires, históricamente gestionada por el peronismo? Ya hay varios anotados y son todos del PRO. Por ahora, el radicalismo bonaerense no jugó ninguna carta en esa disputa.
El número uno es Jorge Macri, uno de los intendentes del PRO que fue revalidado sin problemas en su distrito, con porcentajes nada despreciables en medio de la debacle general. Además, tiene el respaldo de su primo, que quiere desplazarla en favor de alguien de su confianza. Jorge Macri fue de los primeros en armar el PRO bonaerense y, en 2015, tuvo una sorda disputa con Vidal para ver quién sería el candidato a gobernador. Hay que reconocer que una vez que se resolvió en favor de ella, el intendente de Vicente López se alineó y no le presentó internas en estos cuatro años. 
Distinto fue la disputa de Vidal con Emilio Monzó, que ya no parece tener retorno. El ex titular de la Cámara de Diputado ya mostró los dientes y todo indica que buscará tallar en el territorio bonaerense, como ya demostró en el primer acto que hizo en Florencio Varela, uno de los nichos más fuertes del peronismo.
Con la misma estrategia de Jorge Macri, aparece el intendente de Tres de Febrero, Andrés Valenzuela. Pero podría tener dos competidores dentro de los históricos del PRO. Uno es Grindetti, quien salvó la intendencia de Lanús luego de un muy mal resultado en las PASO y ahora buscará también tener su lugar en el armado provincia. El otro es Guillermo Montenegro, quien se impuso en las elecciones en Mar del Plata y va por más. Las vacaciones y el descanso, le aportarán a Vidal una mirada serena para resolver su futuro político. Además tendrá tiempo de observar los primeros pasos de Kicillof, para decidir luego si entra a la cancha a marcarle el paso al gobernador.
 
*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información y analista político. Para consultar su blogs, dirigirse al sitio: Jorge Joury 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS