martes 25 de febrero de 2020 - Edición Nº2344
Diario Full » POLITICA y POLITICOS

Para evitar daños mayores, Alberto y Axel desactivaron la bomba entre Berni y Frederic

Por Jorge Joury. Los gendarmes seguirán en el Conurbano. Bajó el telón de una jornada cargada de rumores.


TAGS: JOURY
Por:
Jorge Joury
 
La pelea ya venía de varios capítulos picantes, donde la sangre podía haber llegado al río. La tensión iba creciendo  y lo único que hacía era abonar a la crítica de la oposición. Para evitar males mayores y en medio de insistentes versiones que agitaban la posibilidad de una eventual renuncia del ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, el presidente Alberto Fernández y el gobernador Axel Kicillof hablaron telefónicamente y acordaron desactivar la bomba. El acuerdo fue mantener el esquema de presencia de la Gendarmería en el Conurbano y cerrar así cualquier tipo de grieta entre ambas administraciones. La coincidencia es mantener la presencia de las fuerzas federales en el Conurbano y profundizar los acuerdos entre la Nación y la Provincia para apuntalar los programas en materia de seguridad. “Hay un acuerdo de seguir trabajando mancomunadamente y garantizar la seguridad de los bonaerenses”, dijeron desde la gobernación al aludir a la charla telefónica entre Alberto Fernández y Kicillof.
De esta manera, se bajó el telón a una jornada plagada de rumores, desterrándose de plano la posibilidad de un enfrentamiento desatado entre la Casa Rosada y La Plata a partir de que Berni enviara una carta a su par de Seguridad a nivel nacional, Sabina Frederic, solicitando el retiro inmediato de las fuerzas federales de la provincia de Buenos Aires, planteando así otra mirada sobre el combate contra el delito.
“La presencia de las fuerzas federales en esta jurisdicción sin una conducción clara no solo resulta estéril, sino que agrava y complejiza la operatividad diaria de los elementos policiales provinciales, poniendo en situación de detrimento a la Provincia que concentra más del 40% de la población del país”, explicó Berni en su nota. Luego añadía: “Atento a lo expuesto, solicito que a partir del día de la fecha sean retiradas del territorio de la Provincia de Buenos Aires, las Fuerzas policiales y seguridad Federal que no se encuentren cumpliendo tareas que atañe exclusivamente a lo que respeto al orden y competencia federal”.
Cabe recordar que Frederic y Berni tuvieron cruces sobre varios temas (uno de los más recordados fue sobre las pistolas eléctricas Taser) desde sus respectivos nombramientos, pero el pasado 9 de enero se reunieron con el objetivo de coordinar el trabajo de las fuerzas federales en el conurbano.
Con esta carta de Berni, fechada el 5 de febrero, el ministro planteó que “transcurrido casi un mes de la reunión que mantuviéramos en su despacho, al día de la fecha no hemos contado con la información de las fuerzas policiales y de seguridad federal presentes en esta Provincia”.
Lo que el Presidente pretende ahora tras esta pulseada, es que Kicillof lo ponga en vereda a Berni y no se disparen nuevos conflictos en un área tan sensible como la seguridad. "Alberto no quiere grietas en momentos en que se está planteando la polémica interna de si hay o no presos políticos", dijeron voceros responsables.
Para traer calma, las primeras espadas de Alberto Fernández manifestaron que el apoyo de la Nación a la provincia de Buenos Aires “será el de siempre. Borrón y cuenta nueva”.
En las últimas horas el propio jefe de Estado había fijado posición y virtualmente bancaba a Frederic cuando, en declaraciones radiales, expresó sin vueltas: “Francamente no sé qué piensa Berni ni qué quiere en materia de Seguridad. Francamente lo que me preocupa es lo que proponemos nosotros desde el Estado nacional y hay que recordar que las provincias son responsables de su seguridad, básicamente, y que el Estado nacional lo que hace es colaborar y coordinar con ellos cuando debemos hacerlo. Todos nosotros queremos trabajar para que los bonaerenses vivan en paz y la inseguridad no sea un problema. Después, si el ministro de la Provincia tiene un método propio, que lo aplique. Es su responsabilidad. Estamos para ayudar, no para polemizar”, afirmó el Presidente.
En los corrillos políticos se sostiene que la relación con Berni comenzó a tornarse tensa desde noviembre del año paso. Fue cuando Berni todavía se ilusionaba con ser el ministro de Seguridad nacional pero fue vetado por Alberto con el argumento oficial de que quería más mujeres en el gabinete. En ese entonces, surgió el nombre de Frederic.
Lo que se comenta, es que Berni no bajó la guardia y pidió la secretaría de Seguridad. Pero en ese lugar designaron a Cecilia Rodríguez, la ex ministra a de Cristina que es desde hace años una de las principales rivales de Berni en la interna del área.
Como quedó afuera del gabinete nacional y para dirimir la cuestión, Cristina Kirchner habría  levantado el teléfono para que Kicillof le diera el ministerio bonaerense, una propuesta que Berni rechazó dos veces. Pero cuando la propia ex Presidenta fue a pedírselo, inmediatamente aceptó sumarse al elenco provincial, dijeron los voceros.
Las diferencias entre Berni y la Rosada, fueron aprovechadas por la oposición para abonar el terreno y poner una ficha en el jardín de la discordia. La propia presidenta del PRO, Patricia Bullrich, ex ministra de Seguridad de Mauricio Macri, advirtió en las últimas horas que las diferencias entre la Nación y la provincia en cuanto a seguridad pueden "facilitar el accionar de la delincuencia" y advirtió que existe una "grieta profunda" en el seno del oficialismo. Para no perder un funcionario valioso como Berni, el Presidente ordenó clausurar la fábrica de rumores y se fume la pipa de la paz entre Nación y Provincia.  
 
*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Para consultar su blogs, dirigirse al sitio: Jorge Joury De Tapas.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS