sábado 06 de junio de 2020 - Edición Nº2446
Diario Full » SOCIEDAD

Estamos fritos: en La Plata apareció la mafia del huevo en plena cuarentena

Por Horacio del Campo.- Son redes clandestinas que se manejan con técnicas mafiosas y se escurren con facilidad por la ciudad de la mirada de los controles. Pero además, si son sorprendidos, se defienden con insultos, agresiones y amenazas. Tal vez esto sirva para resumir la situación que viven los inspectores que denuncian la existencia de la denominada "Mafia del Huevo".


  •  
    Ocurre en La Plata y en todo el territorio bonaerense y se extiende hasta la propia Ciudad de Buenos Aires. Se trata de grupos oscuros que se conocen todas las argucias para esquivar los controles de precios y aplican aumentos "indiscriminados" del producto, además de agredir a los fiscalizadores. Esta metodología salta claramente de un informe que llegó a manos del ministro de la Producción de la provincia de Buenos Aires, Augusto Costa.
    Por el aumento indiscriminado de este producto indispensable y que explotó durante la cuarentena debido al furor a cocinar en casa, el funcionario solicitó un informe de la situación de esta industria, que arrojó resultados peores a los esperados, ya que en medio de todo esto quedó al descubierto una mafia que amedrenta y amenaza inspectores. "La 'Mafia del Huevo'", es el título del documento reservado que tienen las autoridades y que pone de relieve el calvario que sufren los fiscalizadores a la hora de realizar su trabajo.
    Entre otras cosas, se denuncia la existencia de "productores de huevos que agreden a los inspectores y distribuidores que arman redes clandestinas para esquivar sus controles". Un negocio multimillonario que se escapó de las manos del Estado y que se hace necesario frenar cuanto antes.
    De acuerdo a los valores fijados por el programa de Precios Máximos, la docena de huevos debe costar $145, y $60 la media docena. Sin embargo, en territorio bonaerense esto no se cumple.
    En febrero de este año, según el relevamiento de inflación oficial de la provincia, el cajón de huevos costaba 1.415 pesos, mientras que en mayo trepó a $2.520, casi el doble.
    Según el informe, a los pequeños distribuidores y comercios les aumentan más los precios que a los grandes supermercados, aprovechándose del poder de mercado.
    El gobierno bonaerense aplicó multas de hasta $2 millones a esta industria, pero el texto remarca que "el objetivo no es la sanción, sino evitar que los consumidores sean víctimas de precios abusivos".
    De acuerdo al documento, "los productores se violentan, agreden verbalmente y cierran y abren las puertas con los inspectores adentro. En ocasiones, los fiscalizadores requieren auxilio policial".
    Incluso, en muchos de los casos, los amedrentan al grito de "cagón", encierran a los inspectores dentro de los establecimientos, no brindan información, se resisten y acuden a excusas para evitar los controles, tales como que "no hay sistema, se rompió la computadora, no anda la impresora, las facturas las tiene el contador", entre otras.
    No sólo esto: los distribuidores también tienen estrategias para vender en negro, en caso de que haya clausuras, "y vuelven a subir los precios luego de la inspección", da cuenta el informe.
    Las inspecciones detectaron subfacturación en granjas . Se señaló al respecto que muy pocas emiten facturas de manera normal. Además, las subas de precios son "abusivas e injustificadas, que alcanzan el 100% en un mes".
    Por el contrario, la Cámara Argentina de Productores Avícolas (Capia) negó estar detrás de la fuerte suba del producto en el mercado y, en su lugar, culpó a la cadena de comercialización, al señalar que son quienes se benefician con estos aumentos y operan como “los verdaderos formadores de precios”.
    Desde la cámara que representa al sector denunciaron que los puntos de venta, sobre todo las grandes superficies, “remarcan sin ningún tipo de control”. Si bien se percibe un lento reabastecimiento de este producto, Capia reconoció que trabaja con autoridades nacionales para hallar una solución definitiva tanto a los problemas de aprovisionamiento como de precios de venta.
    El titular de esta cámara, Javier Prida, manifestó que el “productor no es formador de precios” y advirtió que este eslabón de la cadena debe sostener el abastecimiento de huevos frente a una demanda que aumentó un 40% desde el inicio de la cuarentena obligatoria.
    Hay que señalar que desde marzo de 2020, el precio de venta del maple es de $180 y con este valor obtienen una ganancia de $8 a $10 por maple comercializado.
    Pero en el caso de los minoristas, Capia señaló que con un precio de venta de $250 a $330 por maple, alcanzan ganancias hasta cuatro veces mayor. Por el lado de los supermercados, calcularon que la ganancia asciende a unos $60 por cada docena que venden. 
    Se reiteró que el panorama "es complicado" y se apuntó contra los supermercadistas. "Venden la docena a 120 pesos y la compran a 70 pesos, cuando se lo damos empaquetado y con toda la logística. Mientras nosotros perdemos entre 50 y 70 pesos, el supermercado gana 1.500 pesos por caja. Eso nos hace mucho ruido"
    Javier Prida, por otro lado, informó que debieron redireccionar el mercado ante la pandemia. "Dejamos de vender a hoteles, restaurantes y catering para que esos productos vayan al canal minorista y supermercadista. También cortamos las exportaciones", indicó.
    Sobre esto último, comparó que en Chile venden la caja entre 36 y 38 dólares, en tanto que en Argentina se comercializa a menos de 27 dólares. "Con estos precios no cubrimos los gastos, perdemos y nos hacen retrotraer a los valores del 6 de marzo. Además, el gobierno cerró la paritaria en 36,6% sin consultar, subió 44% el maíz, un 6% la soja, 12% de flete y aumentó un 8% el envase", precisó.
    Descripto el panorama, el presidente Capia aclaró que no busca que los consumidores paguen más, sino que las ganancias "no se la lleve sola una parte de comercialización". "Por lo menos queremos salir empatados. Sin embargo, el lobby de los supermercados es más importantes que nuestras economías familiares".
    Toda la Región La Plata y también gran parte del Conurbano es provista de huevos producidos en grandes granjas ubicadas en las zonas de El Peligro y El Pato. Desde ese sector se señala que el aumento de la demanda generó problema de abastecimiento y algunos comercios decidieron comenzar a restringir la cantidad de huevos que se pueden comprar por personas. Además se registró un fuerte aumento de precio.
    Se señaló al respecto que en enero se bajaba el maple a 100 pesos y ahora lo cobran 150. En la verdulería pueden cobrar hasta 120 pesos la docena como precio lógico”, detalló un distribuidor.
    De todos modos, el intermediario aclaró que todos los años en esta época se produce un aumento de un 30% en el precio de los huevos. “Las granjas hacen el recambio de gallinas ponedoras y eso produce un faltante. Ese es el aumento anual fuerte pero este año ya lo pasamos”, advirtió.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS