martes 11 de agosto de 2020 - Edición Nº2512
Diario Full » SOCIEDAD

En La Plata, un robo cada tres minutos y en la calle hasta arrebatan la bolsa con el pan

*Por Jorge Joury.- Tanto en la periferia de La Plata, como en algunos puntos de GBA, se llegó a detectar algo inédito: el arrebato por las calles de bolsas de pan o de alimentos a los chicos o a las mujeres.


TAGS: JOURY
 
 
Todos lo sufrimos y las estadísticas lo marcan con contundencia: estamos frente al peor momento de la inseguridad. Las últimas cifras oficiales de la Procuraduría de la Provincia, dan cuenta de dos mil delitos por día., entre ellos 450 robos, a razón de uno cada 3 minutos. Tanto en la periferia de La Plata, como en algunos puntos de GBA, se llegó a detectar algo inédito: el arrebato por las calles de bolsas de pan o de alimentos a los chicos o a las mujeres. Es un dato que no figuraba hasta ahora en la agenda delictiva. Lo más dramático de lo que se había tomado nota,  era el robo de zapatillas. Y como si fuera poco, los verduleros locales denuncian que a diario les roban frutas y verduras de los cajones que tienen sobre las veredas. Al marco preocupante de intranquilidad, hay que agregarle que  en Tolosa apareció un sujeto en bicicleta que aparenta vender bolsas de residuos, pero con un revólver asalta a las vecinas y se lleva los valores que tengan. Lo detectaron las cámaras de seguridad y hoy todos lo llaman "El Hombre de la bolsa".
 En un populoso barrio de Berisso, también se alertó sobre un robo por día. A todo este caótico escenario, hay que agregarle las tomas de tierras, comandadas por sujetos armados en la periferia de la ciudad.
"Si esto sigue así, cuando termine la pandemia habrá que instalar el toque de queda al atardecer porque la delincuencia cada vez va en aumento", dijo un jefe policial a DIARIO FULL.
En el calendario para el asombro, las necesidades suben el precio. Cada día más familias de clase media descienden de categoría, acudiendo con cierto pudor a los comedores populares. No tienen otra salida. Sergio Berni, consideró que el aumento del delito se debe a la crisis económica “que tiene sus secuelas en las crisis sociales”.
El ministro de Seguridad bonaerense fortaleció su argumento al consignar que el perfil de los delincuentes cambió: los crímenes son perpetrados por gente sin antecedentes, más joven y desorganizada. La violencia en los delitos es algo que preocupa a la población y también a las autoridades. Así lo admitió el secretario de Seguridad de la Nación, Eduardo Villalba: "De acuerdo a los reportes que tenemos en donde están nuestras fuerzas federales, subieron los delitos contra la propiedad en el contexto de un mismo barrio y  lo más preocupante de atender, en muchos casos  es con mucha violencia y uso de armas".  
HECHOS CADA VEZ MAS VIOLENTOS
Los especialistas en la materia estiman que el delito aumentará en contra de la propiedad privada y que los hechos serán más violentos. En eso coinciden los sociólogos, criminólogos y abogados penales. Esta situación sucederá como consecuencia de la crisis económica generada por el coronavirus y no por la cuarentena, aunque el aislamiento social .Uno de los factores factores determinantes es el incremento de los focos de pobreza y por la inequidad en la distribución de la riqueza, ante la crisis económica. "Esto ya se viene observando en la periferia de la ciudad, donde grupos armados y perfectamente organizados salieron a tomar tierras con la venia de sectores políticos que quieren desestabilizar al intendente Garro", dijo una fuente cercana al intendente.
Los especialistas además pusieron la mirada en tres aspectos: el rol de la Policía Bonaerense, la justicia por mano propia y el narcotráfico.
Algunos señalan que la Bonaerense tiene niveles de corrupción elevados, con escaso profesionalismo y muy mala remuneración, lo que genera un círculo vicioso en el que procuran fuentes alternativas de ingreso, y conlleva a un aumento en los niveles de inseguridad. Otros hablan de que volvieron las zonas liberadas.
Se critica además al ministro de Seguridad Sergio Berni por haber reincorporado a la fuerza a todos los policías sumariados durante la gestión anterior. Las estadísticas indican además que de cada cuatro casos en el que una víctima se defiende con un arma, en tres lleva las de perder.
LA INDUSTRIA DE LOS SOLDADITOS DE LA DROGA
Hay jóvenes pobres que no ven posibilidades de una inclusión en el mercado laboral, que optan por el camino de ingresar a la comercialización de drogas. En los barrios hay dealers listos para enredar y enganchar a ‘soldatitos’ haciéndolos ingresar al consumo y a la venta de estupefacientes, "Más vale vivir cinco años como un rey que 50 como un buey”, reveló un sociólogo local aludiendo a una frase que se emplea en México. “Esa consigna habla del desprecio por la vida propia y la ajena. Lo que torna más violentos a los dealers. Se trata de jóvenes encerrados sin que vean una salida lo que los torna sumamente peligrosos”, añadió la misma fuente.  
 
Tampoco se puede ignorar una encuesta de la Universidad de San Andrés, que sacudió los cimientos de la Casa Rosada. En tal sentido, el 73% de la población considera insatisfactoria la gestión de Alberto Fernández para combatir el delito, en tanto que apenas el 22% exhibe conformidad.
Según ese sondeo, la corrupción es la preocupación que alcanza el mayor porcentaje de menciones (38%) entre los principales problemas del país, seguido por el desempleo/la falta de trabajo y por la inseguridad/la delincuencia/los robos, citados en ambos casos por el 30% de la gente.
LA EPIDEMIA DE LOS JUSTICIEROS
Más allá de algunos casos de enorme resonancia pública, como el del jubilado Jorge Ríos, que durante un brutal asalto a su casa en Quilmes le disparó y mató a un delincuente, la cantidad de delitos registrados en los dos últimos meses se incrementó notablemente respecto de los primeros tiempos de la cuarentena.
De la misma manera, un dato que le hiela la sangre al gobernar Axel Kicillof, son los casos de justicia por mano propia. Un episodio parecido al de Quilmes se registró recientemente en Mar del Plata, cuando otro jubilado, de 81 años, mató a un joven que intentó ingresar a su casa por una ventana junto a otros dos delincuentes. El ladrón había salido de la prisión durante el período de la cuarentena.
En los últimos días en La Plata, vecinos atraparon y casi linchan a un delincuente que acababa de asaltar una panadería. Curiosamente, ese sujeto también había salido de la cárcel poco tiempo atrás.
La liberación de presos dispuestos por algunos jueces con el controvertido pretexto de evitar contagios de coronavirus en las cárceles ha sido una de las medidas más cuestionadas por la opinión pública, que inevitablemente asocia con aquel fenómeno el aumento de la delincuencia que está teniendo lugar, junto a las mayores dificultades socioeconómicas por las que atraviesa la Argentina.
En el ámbito metropolitano, tanto los robos a personas, como los de vehículos y los cometidos contra las viviendas aumentaron exponencialmente entre abril y junio. Y el dato que más llama la atención es el grado extremo de violencia con el que están actuando los delincuentes.
BERISSO TAMBIEN ES TIERRA DE NADIE
En un barrio de Berisso se conoce el triste récord de que roban una casa por día. De acuerdo a los vecinos, la seguidilla de hechos comenzó hace una semana en 123 entre 63 y 64. En uno de los episodios, una familia fue golpeada y asaltada por al menos tres ladrones.
Los moradores de la zona se turnan para dormir para hacer guardia. Muchos están armados y dispuestos a todo.
Los delincuentes roban todo lo que encuentran a su paso, como herramientas y bicicletas.
En algunos de los casos, la metodología es patear las puertas ."Estamos cansados. El 911 tarda diez minutos en atender y eso es muchísimo tiempo. La zona está liberada, esto es tierra de nadie", claman.    
A todo esto, tanto en Provincia como en CABA, los funcionarios se golpean el pecho hablando del Estado presente, pero se muestran incapaces frente a una de las obligaciones esenciales como es garantizar la seguridad.
Y en medio de ese marco de zozobra, los ministros de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic y de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, siguen librando una batalla a ver quién desenfunda primero. Están enfrascados en una mediática disputa por espacios de poder que nadie puede perforar.
De acuerdo a un estudio de opinión pública de la Universidad de San Andrés llevado a cabo entre el 1° y el 9 de julio entre 1010 personas en todo el país, la imagen negativa de la ministra Frederic subió al 32% contra una percepción positiva del 16%, lo que arroja un diferencial negativo del 16%, que podría ser mayor si no fuera porque alrededor de un tercio de los consultados señalan que no la conocen.
Curiosamente, la misma muestra marca para Berni una medida mejor: ostenta una imagen positiva del 34% y tiene una percepción negativa para el 38% de la población encuestada, lo cual da cuenta de un diferencial negativo del 4%.
En las últimas horas, Berni reconoció  la gravedad de la situación que dejará la pandemia. Señaló que "los delitos van a empeorar porque estamos en una crisis igual de profunda que la de 2001, incluso más todavía según dicen algunos especialistas". Nadie imagina el día después cuando el Covid-19 termine su tarea devastadora.La moneda está en el aire.  
 
*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Para consultar su blogs, dirigirse al sitio: Jorge Joury De Tapas.  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS