viernes 27 de noviembre de 2020 - Edición Nº2620
Diario Full » SOCIEDAD

Preocupa una ola de usurpaciones de terrenos y casas de varaneo en Pinamar

La Municipalidad se ha tomado la decisión de "pasar la topadora" sobre las construcciones precarias que se hacen sobre las tierras usurpadas.


Propietarios de casas de veraneo o terrenos en Pinamar o en sus otras tres localidades, enfrentan la incertidumbre de una ola de intentos de usurpación que se vienen dado en ese distrito. En tanto, desde la Municipalidad se ha tomado la decisión de "pasar la topadora" sobre las construcciones precarias que se hacen sobre las tierras usurpadas.

"Es una herramienta que nos da la Ley Orgánica de las Municipalidades para tirar abajo construcciones que no cumplen las ordenanzas. No hacemos desalojos, no actuamos por sobre la Justicia. Lo que hacemos es liberar el terreno y protegerlo antes de que se metan a vivir", explicó al diario El Día, Fernando Ávila, titular del área de Habitat y Vivienda del municipio pinamarense.

"La verdad es que en algunas zonas de Pinamar las usurpaciones han sido siempre un tema de vieja data, sobre todo sobre terrenos que pertenecen a empresas que han quebrado o a personas que han fallecido. Pero en estos meses de pandemia la situación se ha agravado" admitió el funcionario.

Ávila dijo que hay familias platenses entre los que han sido víctimas de intentos de usurpación. "Hay de todos lados y nos ponemos en contacto con ellos porque sabemos que no pueden viajar a proteger sus terrenos", señaló.

La ola de usurpaciones incluye intentos de tomar viviendas, como lo ocurrido a un vecino platense que tiene una casa en Ostende y otro caso en una propiedad cercana a la rotonda de Bunge y Libertador. En esos casos, se explicó, los vecinos llamaron al municipio y se logró evitar la intrusión.

Para enfrentar la cantidad de intentos de usurpación de propiedades que se vienen dando desde que empezó la pandemia, la comuna ha dispuesto una guardia de 24 horas con una aplicación de celular que permite a los vecinos dar la alerta cuando observan que se está produciendo una intrusión.

"La verdad es que a nadie le gusta que al lado de su casa haya intrusos o en muchos casos la gente es amiga o conocida de los verdaderos dueños de la propiedad entonces ellos también avisan", se explicó.

'Obras particulares tiene la facultad de frenar la obra, multar y clausurar pero yo quería ir más allá y que lleguemos al decomiso de los materiales', indicó, para agregar que "estafan a la gente que gente compra en confianza y pierde su dinero', sostuvo el funcionario.

La mayoría de los intentos de usurpaciones que se vienen dando en la zona, especialmente en Ostende y Valeria del Mar, incluyen la rápida construcción de una vivienda de ladrillos huecos. "Ahí es donde actuamos, tiramos abajo la construcción antes de que la gente se meta a vivir de manera que el caso quede encuadrado dentro de la violación a una ordenanza municipal y nos permita actuar", explicó Ávila.

Los fines de semana parecieran ser el momento elegido por los usurpadores para avanzar sobre terrenos señalaron desde el municipio. "Creen que por ser fin de semana en la municipalidad no hay nadie, por eso hemos puesto una guardia especial para atender estos casos". En los últimos meses se detectaron 30 intentos en varios de los cuales se tomó la decisión de demoler, topadora mediante, las construcciones levantadas.

Los casos, en tanto, se dan a partir del accionar de una red de "vendedores" de terrenos que operan en las redes sociales y que ofrecen terrenos desde $200 mil. "Cualquier persona sabe que por ese dinero no puede comprar un terreno en esta zona", señaló el funcionario.

Según datos extraoficiales, en Pinamar hay unas 600 personas que viven en asentamientos ubicados entre Ostende y Pinamar conocidos como los barrios La Palangana o "de los paraguayos" y se asegura que frecuentemente hay intentos de ocupación de otras zonas, como el caso de un terreno cercano a la Escuela 2 que debió ser desalojado.

Según el Censo de 2010, Pinamar tiene 25.728 habitantes con 24.369, de las cuales sólo el 31,8% está habitado. Otro informe indica que en los últimos tiempos se habrían usurpado cerca e 100 viviendas antes de que el municipio pudiese actuar.

En medio de la preocupación de residentes y de propietarios-turistas son frecuentes las versiones sobre la llegada de personas de asentamientos de otros puntos del país, situación que en general es calificada de "leyenda urbana"  aunque numerosos pinamarenses las repiten con inquietud.

En las usurpaciones de terrenos se insistió en que muchos casos corresponden a personas estafadas mediante ventas de lotes fantasma que hasta exhiben boletos de compra venta y recibos de las cuotas que pagan. En otros casos, algunas usurpaciones se atribuyen al accionar de lo que en Pinamar se conoce como "la banda de los abogados" un grupo de personas que detectaría terrenos con deudas impositivas y usurpa la identidad de sus propietarios para luego venderlos en cuotas y a precios irrisorios a decenas de personas a la vez. En los Juzgados de Dolores hay causas que datan de 2007, 2010 y 2013 en que hubo varios detenidos.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS