miércoles 30 de septiembre de 2020 - Edición Nº2562
Diario Full » SOCIEDAD

Exclusivo: abogado revela la trama de una dramática toma de tierras en Olmos

*Por Jorge Joury.- Juegan con la desesperación de los que menos tienen. Ponen a mujeres y niños como escudo. Se abusan de la necesidad de la gente. Alientan las tomas de tierras para sacar rédito económico o político. O ambos.


TAGS: JOURY
 
Juegan con la desesperación de los que menos tienen. Ponen a mujeres y niños como escudo. Se abusan de la necesidad de la gente. Alientan las tomas de tierras para sacar rédito económico o político. O ambos. Es una realidad que muestra desde hace años y sin solución, la peor cara de la miseria. Por primera vez y de manera exclusiva, el abogado platense Martin Leonardo Berasategui Ilundayn, que tuvo que intervenir ante una dramática toma en la localidad de Olmos, le relató a DIARIO FULL el verdadero vía crucis que le tocó vivir para defender la propíedad y evitar el despojo de tres hectáreas y medias de terreno. El letrado también puso al descubierto el entramado de una verdadera organización mafiosa, con soporte legal de abogados y con el apoyo de punteros políticos. Tal vez esta historia sirva para resumir lo que pocos se animan a contar, es decir la entretela de este oscuro negocio. De acuerdo al testimonio de Berasategui "el domingo 30 de agosto, alrededor de las 9.30 recibí un llamado telefónico de vecinos de la zona de Lisandro Olmos, dando cuenta que había un gran movimiento de personas en una propiedad perteneciente a una clienta mía. Inmediatamente di instrucciones para que se comuniquen telefónicamente con el número de emergencias 911 a fin de dar cuenta lo que sucedía y manifesté que estaba yendo hacia el lugar", agregó el letrado. 
Tras esto indicó que en esas circunstancias, "tremenda sorpresa me llevé al arribar a la intersección de las calles 72 y 193, donde existe un terreno de aproximadamente 3 hectáreas y media el cual pertenecía al padre de mi clienta, quien recientemente había terminando la sucesión y se encontraba al día en el pago de impuesto y tasas. Al llegar me encuentro con no menos de 20 personas organizadas entre 29 y 50 años, desmalezando, estaqueando y demarcando con hilos los futuros lotes. De manera pacífica les manifiesto mis intenciones de dialogar, aclarándoles que era el abogado de la dueña del terreno. Les dije que teníamos toda la documentación y les pedí amablemente que desistieran de la actividad que estaban desarrollando. La respuesta recibida al acercarse 5 o 6 de los que estaban al mando, con palas, picos, y hasta machetes en mano, si bien no fue violenta, el
mensaje fue claro: “ de acá no nos vamos más”… “que la dueña traiga los papeles”. Frente a ello respondí que no había inconveniente. Aclaré que la propietaria se acercaría a la brevedad con la documentación", agregó el abogado.
Berasategui reveló que la charla por momentos fue tensa "hasta que por llamados telefónicos míos y de vecinos llegaron al lugar móviles policiales del 911, manifestando que no estaba a su alcance por el momento tomar medida alguna. Fue entonces que mi preocupación fue en aumento a medida que pasaba el tiempo, pues mi experiencia indicaba que cuanto más se demore en actuar más compleja y de difícil solución se torna la situación. Entre las charlas que mantuve con los intrusos, me manifestaron que estaban ahí porque les habían dicho que el terreno estaba con deudas de impuestos y que “ su abogada” les había mostrado los planos y les había aconsejado que realizaran la toma, junto con “punteros” que omitieron sus nombres. Luego me entero que muchos de los lotes habían sido prometidos y hasta vendidos a terceras personas antes de la toma”, aclaró el doctor Berasategui. 
El abogado también hizo hincapié en que" cerca del mediodía llegó al lugar la propietaria de las tierras con toda la documentación, incluso vecinos de la zona la reconocieron en su calidad de dueña e hija del anterior propietario. Sin embargo las respuestas fueron burlas, insultos y el famoso “ de aquí no nos vamos más”.
Berasategui graficó que  "nuevamente intenté dialogar con los usurpadores y les informé que no me estaban dejando más alternativas que buscar un desalojo con fuerzas de seguridad. Les dí cuenta que estaban violando el art. 181 del Código Penal. Como respuesta me plantearon sus problemas habitacionales ( las cuales no eran ciertos pues después se comprobó que todos tienen viviendas). Frente a ello, les respondí que entendía la situación pero ni yo ni la dueña de la propiedad éramos los indicados para buscar una solución". 
El letrado se dirigió entonces a denunciar el caso en la comisaría decimoquinta. Dijo que "allí me señalaro que no contaban con los recursos ni humanos, ni materiales, para hacer frente a la situación. Ya para el mediodía no eran 20 personas sino cerca de 40 . Además habían traído a algunas mujeres y niños al lugar. Tenían claras intenciones de levantar casillas precarias y así plantar bandera y dificultar el recupero de la propiedad", manifestó Berasategui. 
Más adelante el abogado reseñó: " finalmente, gracias a la pronta y excelente actuación del fiscal responsable de la UFIJ nº 5 de La Plata el Dr. Mennucci, quien por directivas del Fiscal General Vogliolo y con el apoyo de la Jefatura Departamental La Plata, y bajo expresas directivas del Ministro de Seguridad, Sergio Berni, alrededor de las 17 se procedió a impedir la toma y se detuvo a 14 de los usurpadores". 
Todas estas personas fuerob imputadas por el delito de “usurpación en grado de tentativa”
en la IPP nº 28924/20. Una de las cuestiones que llama la atención, según Berasategui es que "en varias oportunidades los individuos mencionaron a una supuesta abogada que les habría dado el dato de que la propiedad estaba floja de papeles, circunstancia que no era cierta. Sumado a la logística y al accionar de los imputados, más considerando que la gran mayoría residen en la zona de Lisandro Olmos, se comprobó que no tenían grandes problemas habitacionales". Berasategui fue terminante al aclarar que: "No caben dudas de que detrás de esta maniobra está una organización delictiva, integrada por abogados y punteros políticos que pasaron mal el dato y no se esperaban que la propietaria aparezca reclamando sus derechos un domingo al mediodía, pues nos consta que estas operaciones se realizan los domingos o en horas nocturnas". 
Berasategui añadió que: "Estas organizaciones conocen los puntos flacos de la Administración de justicia e incluso las directivas del Código Procesal Penal respecto a la restricción de realizar operativos en horas de la noche.Tal es así, que en redes sociales aparecieron varios imputados realizando supuestos descargos en relación a lo sucedido, y manifestando que desconocían que la propiedad tenía dueño. También alegaban necesidades habitacionales, todo ello falso. También resulta sospechoso que uno de los implicados está en pareja con una mujer que al parecer pertenece al Servicio Penitenciario Bonaerense y quien también se manifestó por las redes de forma favorable al accionar del grupo de intrusos". 
Finalmente, Berasategui reveló que " la mayoría de los imputados son de la zona, conocidos y nos consta que responden a una organización más compleja, por ello realizaremos presentaciones en la causa que se instruye a fin de analizar la posible comisión del delito de asociación ilícita tipificado en el art. 210 del Código Penal".
La posibilidad de que una usurpación termine en una tragedia está a la vuelta de la esquina. Si el Estado no toma cartas en el asunto de manera terminante, la guerra de pobres contra pobres detrás de las tomas se va a empezar a contar en muertos.
En ese contexto, la dirigencia política tiene el desafío urgente de unificar una directiva clara respecto a que hay cosas que no se pueden hacer más en la Argentina. Se debe dejar en claro que tomar tierras no se puede, es un delito.
Lo que acaba de relatar el abogado Berasategui deja en claro que las usurpaciones son un negocio enorme. Una metodología ilegal,  instrumentada por punteros de todos los colores, que se hacen millonarios loteando terrenos que no les pertenecen, vendiéndolos en cuotas y “administrándolos” en el marco de un esquema de protección perfectamente organizado, sin ningún detalle librado al azar. Pero también hay que tomar nota que existen bandas de delincuentes y narcos, que además aprovechan las incursiones inmobiliarias para ampliar su presencia en el territorio en el que operan.
¿Es falso entonces que haya una necesidad habitacional? Por supuesto que no. Según datos del Ministerio de Infraestructura y Servicios públicos, el déficit actual es de 900 mil viviendas. La gestión de María Eugenia Vidal sólo construyó a razón de 2 mil viviendas por año. Dejó 5700 casas paralizadas por más de dos años por falta de pago en cincuenta municipios. Algunas registraban un avance de obra del 80% y acumularon un grado de deterioro importante.  El problema de la falta de vivienda, en especial en la provincia de Buenos Aires, es un drama histórico sobre el que cada tanto se montan estos grupos inescrupulosos, en especial durante las etapas de crisis más profundas.
 
*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Para consultar su blogs, dirigirse al sitio: Jorge Joury De Tapas.       
 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS