lunes 28 de septiembre de 2020 - Edición Nº2560
Diario Full » SOCIEDAD

Los agresores serían parientes de los policías que deben detenerlos: marchan en City Bell por el brutal ataque de una patota

Familiares y amigos de Oscar "Osqui" Falcón, que sigue internado en grave estado después de haber sido golpeado por una patota en City Bell, marcharán este jueves para pedir justicia en un marco de duras críticas hacia la labor de la Justicia y la Policía.


TAGS: CITY, BELL, FALCóN

En ese contexto, denunciaron que los presuntos implicados tendrían parientes entre el
personal policial de la Comisaría Décima, hecho que atribuyeron a lo que consideran
lentitud policial para dar con los responsables del hecho.
La marcha fue convocada para este jueves a las 17 desde las cercanías de donde
ocurrieron los hechos, en Camino Centenario y calle 460.
Oscar Falcón está internado en el Hospital de Gonnet desde el pasado 5 de septiembre y
allegados aseguraron que "su es estado es crítico debido a los golpes con fierros y
piedras que le dieron once 11 individuos".3
Los organizadores de la marcha señalaron que "hasta el día de la fecha no
hay detenidos y se les puede ver a los culpables todos los días en la esquina del barrio
como si nada hubiera pasado".
"La salud de Osqui empeora día a día y pedimos justicia y seguridad para el barrio. Los
involucrados en el hecho ya habían atacado a otras personas,y son recurrentes los
hechos de violencia en la zona", dijeron.
Tanbién aseguraron que "la comisaría de City Bell nunca envió el informe correcto,
entorpeciendo la causa ya que los violentos son familiares de uniformados de dicha
institución".
Como ELDIA.COM. informó, Oscar Falcón, de 40 años, fue salvajemente golpeado por
una patota al término de un asado el domingo 5 de este mes. El caso tendría que ver con
una disputa entre jóvenes y adolescentes generada por la relación del hijo del agredido
con la hermana de uno de los agresores.
Así lo contaron a ELDIA.COM vecinos y allegados al caso que tiene como protagonista a
Oscar Falcón, de 40 años, albañil, actualmente internado en el Hospital de Gonnet con
fractura de cráneo y graves heridas en otras partes del cuerpo que han obligado a
intervenirlo quirúrgicamente.
Los hechos se sucitaron en una casa de la zona de 461 y Camino Centenario cuando este
sábado un grupo de personas comía un asado. En determinado momento llegó al lugar
un joven que increpó al hijo de la víctimas aparentemente por la relación de este con su
hermana. De las palabras casi pasan a los hechos pero finalmente la pelea no se produjo
puesto que el muchacho increpado habría señalado que no iba a pelear delante de su
abuela que estaba entre los comensales. En la escena aparecieron otros dos jóvenes que
acompañaban al agresor.
Así pareció que todo volvía a la calma pero un rato después, el muchacho que había
discutido por el hijo del albañil regresó acompañado por un grupo de personas que
algunos testigos aseguraron que eran cerca de 20.
En ese escenario Falcón habría tratado de calmar los ánimos pero cuando intentaba
dialogar con los sujetos le arrojaron una piedra de gran tamaño que le impactó en la
cabeza y lo derribó. Y así, en el suelo, habría recibido otros golpes brutales que le
provocaron fractura de cráneo y otras lesiones.
Falcón fue asistido por sus familiares que en principio llamaron a una ambulancia pero
como esta no llegaba le avisaron a un amigo que al verlo no dudó y lo condujo en su
automóvil al Hospital de Gonnet.
"Llegó al hospital y lo único que pudo decir fue que le habían pegado. Y se desvanecíó.
Ahora está en coma farmacológico después de haber sido operado de un coágulo", dijo a
un allegado al caso.
Internado en el Hospital de Gonnet la víctima fue operada y según fuentes allegadas al
caso permanece en terapia intensiva en estado grave. Falcón tiene además un hijo de 5
años, producto de otra relación, se indicó.
Sobre los agresores las fuentes señalaron que serían de la zona y que integrarían un
grupo dedicado a robos y narcomenudeo entre cuyos miembros identificaron a los alias
de Geti, Tin, Buru, Topo, Moca, Caco y Mono. La pelea que generó la brutal agresión se
contextualiza además de la relación del hijo de la víctima con la hermana de uno de los
patoteros, en una suerte de "guerra barrial" que según vecinos de la zona
recurrentemente genera incidentes violentos en la zona.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS