domingo 25 de octubre de 2020 - Edición Nº2587
Diario Full » POLITICA y POLITICOS

Los papelones legislativos marcan que es hora de tomárselos a pecho

*Por Jorge Joury.- El fantasma del "que se vayan todos" pulula por las calles. Algunos racionales, moderados o dialoguistas temen que cualquier disparador pueda activarlo. La bochornosa situación sexual protagonizada en vivo por el diputado oficialista salteño Juan Ameri, en medio de una sesión parlamentaria, constituye un triste y preocupante aporte para la causa de la antipolítica.


TAGS: JOURY
Por:
Jorge Joury
  •  
     
     Y lo peor, es que la escena erótica, que deja a nuestra dirigencia pidiendo la hora, rebotó en los diarios y portales de todo el mundo. Es otra mancha que se suma al coro de dislates criollos, para calificar mal como país. La rápida reacción de Sergio Massa, como presidente de la Cámara, y la inmediata expulsión del cuerpo del legislador, apenas lograron atenuar el daño. La potencia escandalosa de la imagen y las explicaciones del diputado lo hacen irredimible ante una ciudadanía que atraviesa por estas horas penurias de toda índole.
    El diputado Juan Emilio Ameri, a todas luces  protagonizó un hecho insólito y  repudiable por donde se lo mire, en una sesión virtual de la Cámara de Diputados. Sin advertir que estaba en pantalla, se lo pudo ver en un momento de intimidad con su actual pareja, Celeste Burgos, quien, según contó después el propio dirigente,  sufrió un ataque de llanto tras haber quedado expuesta en los medios y delante de los legisladores presentes en el debate vía Zoom. 
    La joven que aparece en las redes sociales como una "lolita", es asesora del diputado y cobra por esa tarea la no despreciable suma de 140 mil pesos. Por lo que se sabe, mientras Ameri daba en 2019 sus primeros pasos como legislador, ella recién se recibía de la Universidad Nacional de Salta. Tras el escándalo, dio de baja todos sus perfiles en sus cuentas de las redes sociales. 
    Ameri además es padre de tres hijas producto de su relación con su ex pareja Alejandra Escudero, quien también militaba en la agrupación "El Aguante". Y para peor, el hoy ex legislador salteño acumula en  su haber denuncias de mujeres que aseguran que fueron víctimas de acoso. Ameri presentó en la madrugada de este viernes 25 de septiembre la renuncia a su banca, que horas después fue aceptada por la Cámara Baja. 
    El legislador se vio obligado a renunciar ya acorralado,  tras convertirse en el personaje principal de una escandalosa escena con su pareja en plena sesión virtual, besándole un pecho y creyendo que se había cortado la señal de Internet. 
     "Quiero interrumpir el debate de esta ley para plantear que frente a una falta grave del diputado Ameri en el marco de las sesiones se dio una situación que nada tiene que ver con el normal funcionamiento de esta casa" dijo Sergio Massa, presidente de la Cámara de Diputados, luego del incidente captado por las cámaras cerca de las 18. "No fue de ningún modo mi intención faltar el respeto a esta Honorable Cámara, a mis pares diputados y diputadas, ni al pueblo salteño que me eligió. Consciente de la responsabilidad que mi cargo representa, pongo a disposición mi renuncia como diputado nacional", dice la nota dirigida por Ameri al titular del Cuerpo. 
    Alcira Figueroa, será la reemplazante de Ameri. Es antropóloga, feminista y especialista en desarrollo sustentable. Fue candidata suplente a diputada por la provincia de Salta. “Para mi se trata de un hecho de violencia machista", consideró al evaluar el episodio.
    La política y el álbum de recuerdos de las sesiones virtuales de 2020 pasará a la historia por sus pasajes bochornosos. También tendrá perros ladrando de fondo y otras cuestiones que desmerecen el trabajo legislativo. Mientras los diputados plantean sus cuestiones de privilegio, se observaron escenarios de empleadas domésticas limpiando una habitación, mientras el diputado hace uso de la palabra desde su escritorio, y conversaciones fuera de plano que se filtran por micrófonos abiertos.
    Pero el sexo virtual era algo que estaba faltando en este circo. Es algo que ofende a la ciudadanía, que ahora se da cuenta que votando listas sábanas, lo que se hace es sumar personajes ignotos y de baja categoría moral que se cuelan en la política y la manchan.
    Si vamos a los antecedentes burdos sobre la gimnasia legislativa que nos dejó la pandemia, los ejemplos abundan. Por ejemplo, fue el caso del diputado de Juntos por el Cambio, Luciano Laspina, con el torso desnudo, buscando una camisa en su placar, mientras el ministro de Economía, Martín Guzmán, daba cuenta ante la Comisión de Presupuesto de los lineamientos de la ley de leyes. 
    Otro papelón fue la gigantografía del senador Esteban Bullrich dando el presente en un debate de Comisión. El diputado Leopoldo Moreau dormitando en medio de una sesión caliente, mientras su colega radical, Luis Pettri, anunciaba a los gritos que su bloque recurría a la justicia para impugnar el funcionamiento de la Cámara. 
    Y ahora, el episodio que protagonizó el diputado Juan Ameri, junto a su pareja, son la muestra del tortuoso trajinar de las sesiones remotas implementadas en el Congreso nacional, en tiempos de pandemia y protocolos sanitarios inéditos. Los pasos en falso emanados de la virtualidad no conocen fronteras partidarias y los reproches que pasarían desapercibidos dentro del recinto, se amplifican cuando los micrófonos quedan encendidos.
    Eso le ocurrió al senador opositor Oscar Castillo, en la sesión en donde se debatía la creación de una comisión bicameral investigadora sobre el préstamo del Banco Nación a Vicentin. La vicepresidenta segunda del Senado, Laura Rodriguez Machado, estaba moderando la sesión y le avisó a Castillo que su tiempo se había acabado. Pero el Senador dejó abierto su micrófono tras finalizar su intervención y se lo escuchó decir, en segundo plano, sobre su compañera de bancada: "¡Al final me cagó lo mismo, viste!".
    El diputado de Juntos por el Cambio, Luis Juez, también fue víctima del micrófono abierto. Se debatía la ampliación del Presupuesto. El presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, le abrió el micrófono a Juez para que tomara la palabra y votara, pero se encontró con que el diputado estaba dando una entrevista a un canal de televisión. "El diputado Luis Juez está en una entrevista periodística, pero está ausente a la hora de votar", sentenció Massa para exponer la falta del legislador.
    Desde que se empezó a trabajar con la implementación el sistema remoto en ambas Cámaras, se percibió que tarde o temprano la mecánica desnudaría las falencias que el trabajo presencial suele disimular. Y así fue. Durante el mes de abril se comenzó a capacitar a los legisladores para que pudieran manejarse sin dificultad tanto en los debates como en las votaciones. 
    La tarea, que resultó titánica, por el analfabetismo digital de muchos legisladores, fue llevada a cabo por personal de ambas Cámaras. Tras quince días de capacitación el simulacro de Diputados fracasó, en parte por la torpeza de alguno de diputados que no habían logrado entender cómo registrarse, pese a que contaron con soportes técnicos particulares. Desde ese momento, y con una regularidad que alarma, los legisladores fueron protagonizando distintos papelones que nunca tardaron en volverse virales. Lo cierto es que nadie se anima a ponerle fin a esta serie, que promete nuevos capítulos titulados: ¡Qué política tenemos!
     
     *Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Para consultar su blogs, dirigirse al sitio: Jorge Joury De Tapas.   

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS