lunes 25 de enero de 2021 - Edición Nº2679
Diario Full » CHISMOTECA

Collar de Melones: otro garrón para Garro

En los corrillos de Juntos por el Cambio de La Plata, la presencia de la diputada nunca "cerró". Imposición de María Eugenia Vidal en sus tiempos de "leona".


Cuentan que cuando María Eugenia Vidal era "la leona", al intendente de La Plata y principal referente del macrismo en la capital bonaerense, le llegaron visitas. Los más osados aseguran que la presencia de Carolina Píparo en el espacio garrista y luego en la gestión comunal fue lisa y llanamente una imposición de la ex gobernadora que el jefe comunal platense no dudó en aceptar.

A poco de andar, aseguran los caminadores de pasillos del municipio y la política local, Píparo le habría mostrado los dientes al intendente pero el asunto no pasó a mayores merced a un movimiento de cintura que permitió superar el conflicto.

Otra versión sostiene que envalentonados por la supuesta popularidad de Píparo y cuando se empezaba a discutir la candidatura de 2019 en el plano local, la hicieron medir. El resultado fue catastrófico. En ese contexto se habría dado una lucha entre Halcones y Palomas dentro del garrismo. Unos sostenían que era el momento ideal para darle salida. Otros, decían que había que esperar a que fuese la mismísima María Eugenia Vida la que le corriera el banquito y no pagar desde La Plata el costo político.

En medio yya como funcionaria municipal, Píparo le significó a Garro varios dolores de cabeza. El más recordado fue la rebelión de trabajadoras del área Políticas de Género y Diversidad de la Municipalidad de La Plata que hicieron pública la falta de "tacto" de la nueva directora. A las quejas por lo que consideraban su defiiciente accionar, se sumaron denuncias por el destrato que habrían recibidpo algunas empleadas. ¨Píparo ya venía repudiada desde el Banco Provincia, donde nunca se supo que rol cumplió. Le endilgaron su falta de apoyo cuando el gobierno de Vidal intentó avanzar sobre la caja de los trabajadores.

En las sobremesas de la política local ya no es noticia que para Julio Garro, Carolina Píparo fue desde el vamos "un collar de melones", por el peso que debe cargar para sostenerla cerca, como se lo reclamó en su momento la ahora devaluada, al menos en lo pólítico y de acuerdo con el resultado electoral de 2019, la "leona".

Tres fuentes muy confiables aseguraron a Diario Full que el intendente se agarró la cabeza cuando se enteró del nuevo hecho protagonizado por Píparo, aunque la Justicia deba determinar si el asalto fue asalto y si su marido atropelló y dejó tiradas a dos personas que nada tenían que ver con ese hecho.

Por estas horas, en el círculo más íntimo del intendente (del que Píparo nunca formó parte) se discute fuerte sobre el futuro de la diputada en el gabinete municipal.

"El pedido de renuncia que hizo la oposición le vino a Píparo como anillo al dedo, parece que lo hubiesen hecho a propósito para bancarla", dijo hace unas horas, en tono amargado, una fuente garrista que estimó que ese reclamo no hará más que fortalecerla.

"Julio seguirá cargando el collar de melones", definió.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS