jueves 25 de febrero de 2021 - Edición Nº2710
Diario Full » SOCIEDAD

No hubo protesta policial, la segunda pulseada la ganó Berni, pero quedaron picando rencores

* Por Jorge Joury.- El gobierno de Axel Kicillof jugó sus cartas y la convocatoria policial en puerta 12 que encabezó Luis Tonil no tuvo éxito. Los 400 retirados del servicio de la fuerza y la posibilidad de extender la medida a otros 1500, terminaron desactivando la protesta y no hubo concurrencia en ninguno de los puntos que se habían planificado,


TAGS: JOURY
Por:
Jorge Joury

 


El gobierno de Axel Kicillof jugó sus cartas y la convocatoria policial en puerta 12 que encabezó Luis Tonil no tuvo éxito. Los 400 retirados del servicio de la fuerza y la posibilidad de extender la medida a otros 1500, terminaron desactivando la protesta y no hubo concurrencia en ninguno de los puntos que se habían planificado, inclusive en la costa atlántica donde se marcaba que la medida iba a ser más fuerte por sus efectos mediáticos. La policía bonaerense terminó acatando el pedido de Kicillof y su ministro de Seguridad, Sergio Berni, después de duros intercambios, donde desde ambas veredas se trataron de "ladrones" y de querer manejar "una caja millonaria". Ante una consulta de DIARIO FULL se señaló que desde la fuerza no quieren sufrir nuevas represalias luego de los 400 retiros que efectivizó Berni por las protestas de septiembre.
"Dentro de la ley, todo. Fuera de la ley, nada", había advertido Kicillof. Hay que señalar que los policías, por ley, no pueden realizar manifestaciones ni formar agrupaciones sindicales porque portan armas. Por ese motivo, el gobernador le dio su apoyo a Berni para que avance con sanciones a quienes corresponda en caso de que se levanten nuevas revueltas.
En un principio, las sanciones habían alentado a un grupo de policías retirados y molestos a adelantar las protestas. “Quieren desafectar a estos efectivos cuando, el año pasado, en el petitorio firmado y sellado quedaba claro que no se iba tomar ninguna sanción disciplinaria contra el personal. Esto complica todo. Cambia la situación”, señaló el ex comisario Hugo Lima, uno de los voceros de los grupos más duros.
En este marco, Kucillof manifestó que la Provincia se comprometió y realizó un esfuerzo para mejorar los salarios policiales en medio de la pandemia. "No es que lo dijimos, lo realizamos y nos propusimos un camino de recuperación salarial”, advirtió y pidió la colaboración de los agentes.
En el mismo tono, el jefe de Gabinete Carlos Bianco también trató de apaciguar las aguas y señaló de forma indirecta que el trato de la Policía Bonaerense con la gestión actual no fue la misma que cuando estaban bajo las órdenes de María Eugenia Vidal y Cristian Ritondo. "Mientras que durante el gobierno de Vidal los salarios policiales tuvieron una pérdida promedio del 26% en términos reales, durante el último año el incremento de bolsillo fue del 34% (y del 41% si se incluye el monto de compensación por uniforme)", remarcó a través de las redes sociales.
Fiel a su estilo, Berni fue salió con los tapones de punta y desde una entrega de patrulleros en Florencio Varela acusó a los policías que encabezaban el reclamo de “disputar una caja millonaria, que intentan hacerse a través de un mecanismo que es la sindicalización policial”. Además advirtió que si le copaban una comisaría los sacaría a los tiros. Como si fuera poco, también le sumó al repertorio que "hay policías que hacen su negocio con desarmaderos clandestinos y la venta de drogas".
Se encargó además de darle un tinte polìtico a la situación y sembró la sospecha de que hay intendentes opositores que arriman leña al fuego y señaló a la ex funcionaria de Patricia Bullrich, Florencia Arietto, como la mano negra encargada de azuzar a los efectivos mediante mensajes tendenciosos en las redes sociales.
Aunque las manifestaciones se anularon, el clima de tensión se mantiene. Berni tiene en carpeta el futuro de los 400 agentes retirados de la Policía Bonaerense, que cobrarán el 50% de su sueldo hasta que se defina su situación. No fueron desafectados, sino que se los retiró del servicio. "No tienen trabajo, no pueden portar armas. De los que están siendo evaluados, se analizará en profundidad cada caso para ver la sanción definitiva", aclararon fuentes del Ministerio de Seguridad.
El Ministro, que en un primer momento había desestimado tomar medidas rigurosas, ahora asegura que finalmente habrá sanciones y desafectaciones. Aunque desde un sector auguraban un aumento en el malestar dentro de las fuerzas de seguridad, ocurrió lo contrario: varios agentes ahora niegan la convocatoria. "La verdad que no hubo nada. Dentro de la fuerza ni se hablaba que se iban a autoconvocar".
Nadie niega que el episodio volvió a dejar heridas en la relación de Berni con su fuerza de casi 100 mil hombres y que el malestar puede volver a recrudecer a través de manifestaciones de inseguridad de alto impacto en la opinión pública- "La policìa tiene mil maneras de pasar facturas y si echan a más policías estos pueden terminar aliándose con la delincuencia", advirtió una fuente confiable.
Muchos intendentes también están molestos con Berni porque señalan que "se pasea por los canales de televisión haciendo campaña en su propio beneficio, mientras nosotros sufrimos la inseguridad y los vecinos golpean las puertas de nuestros municipios". En agosto la protesta llegó a las puertas de la residencia presidencial de Olivos. Esta vez Berni, con persuasión y mano dura, ganó la segunda batalla, pero los rencores quedaron picando peligrosamente en la fuerza más poderosa del país.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS