sábado 21 de septiembre de 2019 - Edición Nº2187
Diario Full » CHISMOTECA

En La Plata, Lavagna está como Massa en 2015: tiene un candidato a intendente por cuadra

Las roscas, operaciones, rumores y autoposicionamientos alrededor del por ahora virtual "candidato del medio más al medio" recuerdan lo ocurrido en 2015 con Sergio Massa cuando hasta tuvo que caminar por calle 12 una cuadra con cada uno de los seis candidatos que tenía en La Plata .¿Se viene otra PASO récord?.


En los papeles resulta contradictorio: por un lado Roberto Lavagna fogonea la necesidad de ser el candidato “del consenso para cerrar la grieta” y por eso rechaza las PASO con Massa, Urtubey y otros actores del peronismo no kirchnerista. Pero por otro, en los distritos se empiezan a cocinar internas cada vez más intensas puesto que a medida que pasa el tiempo florecen candidatos, armadores e influyentes que se atribuyen el armado de las futuras listas seccionales. Los dueños de la lapicera, como suele decirse.

Algunas de esas "figuras claves en el armado de Lavagna", como les gusta que se los denomine, ya picaron en punta y aceleran. Ojo con las curvas. Otros, en cambio, mantienen una marcha más regular, cautelosa, hasta que baje la neblina de la indefinición que hay arriba.

EL KISSINGER DE ACÁ, VISTE

Todos, en algún punto, tienen elementos para mostrarse como lo que dicen ser. Todos muestran capacidad de "contactos" y aseguran saber usarlos. En los últimos días empezó a mostrarse como uno de esos supuestos dueños de la birome lavagnista, el ex legislador Juan Amondarain. Más allá de cualquier consideración política o ideológica, nadie puede negar que siempre se las arregla para "estar ahi", término que en política define a los que "no se sabe cómo hacen pero siempre están cerca de donde se corta el pescado". En una peña que noches pasadas hubo en el PJ de la calle 54, alguien reflexionó “nosotros lo puteamos, pero si en la izquierda platense hubiese un Amondarain ya tendrían tres concejales”, tal la habilidad de rosca que le reconocen amigos y no tanto.

Llamelé armador, rosquero, pillo, lúcido observador, lobbista alta gama o como quiera. Incluso si quiere llameló como otra noche lo definió un parroquiano en una sobremesa del Angel Gris de Cacho Boreán, ya después del cuarto fernet: "el tipo es como un Hernry Kissinger de acá, viste”.

La habilidad de Amondarain para nadar en las a veces oscuras aguas de la política es reconocida. Y ha sido mostrada en diferentes espacios de diferentes tiempos: desde el alakismo jurásico hasta la más reciente avenida del medio. Su espejo, dicen algunos, es el "Cabezón" Raúl Pérez pero eso, eso es otra historia.

VASCO EN ESTADO DE GRACIA

La indefinición de Massa y su negativa a decir: "ma´si soy candidato a gobernador y que Lavagna sea candidato presidencial", mantiene a Amondarain en una suerte de estado de gracia entre el massismo del que todavía no se fue y el lavagnismo en el que ya está. Como la mano es más rápida que la vista, por estos días Amondarain empezó a mover la rama mediática para mostrarse como el dueño de la birome de Lavagna en La Plata. Su coquetería no le permite, por ahora, aparecer en sandalias y medias pero en política y políticos, todo es posible.

Además de promocionarse como armador, Amondarain ha empezado tibiamente a mostrar fichas de lo que pretende en el armado de listas a nivel de la Octava Sección Electoral. Y ojo que no se trata solamente del candidato o candidata a intendente sino de las listas de concejales y senadores.

¿UNA INTERNA ENTRE LORENA Y VALERIA?

En los corrillos se asegura que Amondarain quiere como candidata a intendenta a Valeria Amendolara, la legisladora que alguna vez amagó con animarse a enfrentar el poder  territorial de Pablo Bruera pero no se animó (“en realidad no se le animó a Mariano Bruera”, acotan otros) y, analizan algunos, después vino la inundación y se la llevó puesta junto con el ex intendente.

Hace rato que a Amondarain le seduce la idea de Amendolara candidata en La Plata. Pero en este escenario teme que si esa candidatura se definiera en una PASO, Lorena Riesgo podría ganarle por varios cuerpos. La morocha, sostienen en varios ámbitos, "tiene más territorio trabajado y militancia activa que lo que hoy puede mostrar Valeria y detrás,  la habilidad de Santiago Martorelli". Pero en las cuentas, aunque el tipo no tenga nada que ver con el lavagnismo, anotan como contrapeso la relación de Riesgo con Roberto Baradel, su pareja y padre de una de sus hijas. “La política es así, llegado el momento te tiran con lo que venga”, reflexionó un viejo caminador.

Para ir a una interna contra Lorena Riesgo, Amendolara tendría que sumar a algunos espacios que fortalezcan lo que tiene, tarea en la que andaría ya ocupado el ex concejal Germán Beltramo, un hombre que supo ser cercano al ex jefe de la Side, Oscar Parrilli, el de “soy yo, Cristina, pelotudo”.

Pero a pese al discurso políticamente correcto de fogonear la idea de una mujer candidata, Amondarain no le saca la vista de encima a un viejo  conocido suyo: José Arteaga, ganador de la última interna del Frente Renovador. ¿Querrá Arteaga ir otra vez a pelear por la intendencia o elegirá fortalecer a otro candidato o candidata que le asegure un lugar en la lista de candidatos a senadores?, se preguntan no pocos en las sobremesas de la política platense.

ALFREDO ATANASOFF

Muchos son los que hoy se muestran como poseedores de la confianza de Lavagna al punto de ser depositarios de su lapicera.

Algunos ejemplos: el abogado Osvaldo Dameno. Si como dicen,  Lavagna tiene detrás de su proyecto presidencial a Eduardo Duhalde, Dameno cuenta con el respaldo de uno de los dirigentes más cercanos y de confianza del ex presidente: Alfredo Atanasoff. 

¿Se llevan Amondarain y Atanasoff padre?, es la pregunta que se hacen muchos en los corrillos de la política platense. "Si Amondarain tiene la lapicera, Atanasoff entonces tiene el papel", ironizó un confidente lavagnista. Y ya sabemos para qué sirve una lapicera si no se cuenta con el papel para usarla. Ahí puede aparecer otro Atanasoff: Gonzalo. Siempre listo para integrar una lista que le permita volver al Concejo Deliberante, calculan algunos que presumen de bien dateados. O es Gonzalo o es su escudero que también es Guillermo pero no es Escudero. O sea, el Guille Renna.

Oscar vaudagna es otro caso de dirigente local con chances en el lavagnismo. Al igual que José Arteaga tiene estrechos vínculos con alguien muy cercano, querido y respetado por Lavagna: el ex ministro provincial Jorge Sarghini. Si hay algo seguro es que lo que Sarghini pueda decirle, verbigracia de sugerirle o pedirle, a Lavagna sobre la interna platense no caerá en saco roto. Y hay quienes se animan a decir que “posta, la birome está ahí”.

Con todo, el lavagnismo platense está ya en ebullición. A fuego lento también se puede hervir una media res.

LA MEMORABLE CAMINATA POR CALLE 12

Si Lavagna optara por hacer en La Plata lo que Massa hizo en 2015, la cosa podría complicarse.

¿Que hizo Massa en 2015?. Fue algo asi: "Le doy la lista al que me la pida total, en la PASO todos suman para mi".

Así fue como en La Plata hubo seis listas del Frente Renovador. Aunque finalmente llegaron cinco. Una interna histórica, que terminó ganando José Arteaga. La previa de aquella compulsa fue desopilante y el final, con uno de los precandidatos perdidosos puteando a Massa en la puerta de la Universidad Siglo XXI, para el anecdotario.

Los memoriosos recuerdan la famosa caminata por calle 12 que el candidato presidencial tuvo que fragmentar en cuadras casi iguales con cada uno de los cinco candidatos.

En 12 y 60 lo esperaba Vaudagna, luego pasó al territorio de Arteaga, siguió con el del Chubito Leguizamón (hoy funcionario de Garro y bien lejos y a salvo de volver a entrar en algun otro "convenitllo peronista"), cuadras adelante lo abarajó Javier Pachiarotti, el ex presidete del Concejo Deliberante de Bruera que es el día de hoy que insiste en que le liberaron la zona para que un grupo de inundados entrara al recinto del Concejo y lo linchara. De todos modos es día el único que cobró y repartió fue el ex concejal cuñado de Felipe Solá, Juan Pedro Cháves. En aquella caminata lunar de Massa por calle 12 tomó luego la posta Carlos Melzi, que fue concejal por la lista del ultra K de Carlos Castagneto pero se le bajó enseguida y casi llegando a Plaza Moreno, en el final de la tradicional calle platense, lo esperaba el ex alakista Alberto Delgado, que, cuentan, gastó una pequeña fortuna en hacerse componer una cumbia para agasajar a quien por entonces era su jefe político. Si es que existen cumbias lindas, aquella era horrible.

Lo más parecido a un capítulo de Los Tres Chiflados, pero por seis.

¿Estará Lavagna dispuesto a avalar en La Plata algo parecido con tal de que, como decía Massa por entonces, "que se maten entre ellos pero que todos me sumen"?.

¿Quién tiene la lapicera de Lavagna en La Plata?.

¿Hay lapicera? ¿Hay Lavagna?.

¿Ya sabe Lavagna lo que le espera en La Plata?.

Continuará...

 

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS