lunes 13 de julio de 2020 - Edición Nº2483
Diario Full » SOCIEDAD

Negocios que inundan: las Asambleas Vecinales piden un nuevo Código de Ordenamiento Urbano

El Espacio de Asambleas de Inundados de La Plata emitió un duro comunicado respecto del informe de la UNLP sobre el riesgo de inundación que correrían 14 de los 35 proyectos de urbanización que el Concejo Deliberante de La Plata aprobó a fines del año pasado. Entre otras cosas reclaman el tratamiento de un nuevo Código de Ordenamiento Urbano“con perspectiva de riesgo hídrico”.


 

Pero no es lo único: también piden que las dos ordenanzas que dieron una luz verde a los proyectos queden sin efecto, que se determinen “fanjas de riesgo prohibidas o restringidas”, que en los nuevos barrios se prohíban obras que puedan afectar a otros territorios y el avance hacia un plan de desarrollo integral de cuencas.

 

La reacción de los asambleístas, que estuvieron presentes en la última reunión del Consejo Asesor Técnico (CAT) del Plan de Reducción de Riesgo de Inundaciones (RRI), se da después de que ese organismo -creado a partir de un convenio con la Municipalidad de La Plata- emitiera su segundo informe en el que aborda la situación de esos emprendimientos.

Son 35 proyectos que tenían decretos del Departamento Ejecutivo (34 de la gestión anterior y uno de la actual) asignándoles indicadores urbanos a zonas de “reserva” y requerían del aval del Concejo Deliberante. El trámite se cumplió el 26 de diciembre pasado, pero a último momento se incorporó el artículo que le da participación no vinculante al CAT del Plan RRI que dirige el ingeniero Pablo Romanazzi

Sin embargo, a partir de las conclusiones respecto al riesgo de inundación que existe en condiciones de lluvias similares a las de 2 de abril de 2013, la Municipalidad anunció que las empresas que encabezan esos proyectos deberán hacer obras para evitar riesgos hídricos

 

Pero para los asambleístas no alcanza. En un comunicado emitido el fin de semana hablan de los “graves resultados del informe” de la UNLP y aseguran que el 60% de la superficie afectada por las futuras urbanizaciones “está en riesgo hídrico”. Sostienen que son una 200 hectáreas.

 En ese comunicado, después de recordar que plantearon su “total oposición” a un manejo del tema que consideraron “irresponsable”, el espacio de asambleas enumera una serie de pedidos:

- “Retrotraer la situación ya que la aprobación de las ordenanzas no implicó generar derechos a los emprendedores, puesto que aun falta la convalidación de Provincia.” 

Urgente modificación del Código de Ordenamiento Urbano para fijar reglas de juego que promuevan un crecimiento urbano planificado, que minimice los riesgos y asegure la calidad de vida para quienes ya habitan las cuencas y también para quienes eventualmente ocupen en el futuro el territorio”.

“Definir las franjas de riesgo prohibidas o restringidas como pide el Código de Aguas para nuevos desarrollos, pero también advertencias para las zonas ya ocupadas.”

Prohibición de alteos y terraplenamientos o dragados de arroyos y zanjas que defienden un barrio pero afectan al resto.”

- “Obligación de que cada nueva urbanización retenga los caudales que se generan en su uperficie para no complicar la situación aguas abajo frente a lluvias fuertes pero normales.”

- “Realización de un plan integral de desarrollo de las cuencas altas incluya integralmente los aspectos de hidrología, infraestructura, movilidad, y los sociales.”

Recuerdan haber advertido que la mayoría de los proyectos estaba muy cerca de arroyos y cuestionan a “la mayoría de los concejales que aprobó las ordenanzas 11.763 y 11.764 habilitando más de 200 nuevas hectáreas urbanas”.

 Como ya informó 0221.com.ar, el informe del Plan RRI hay 5 proyectos importantes, entre los que se encuentran los proyectos Clementina 1 y 2 a la vera del Arroyo Carnaval, que tienen “riesgo grave”. Hay otros dos con riesgo medio y siete con nivel de riesgo bajo. Representa, según calcularon los asambleístas el 60% de la superficie de los desarrollos.

 
 

El evaluar las ordenanza y los decretos previos del Departamento Ejecutivo, plantean se trata de una tendencia de urbanización “por goteo” en las cuencas altas que en caso se avanzar “su efecto acumulativo puede ser más severo tanto para los propios habitantes de los emprendimientos como para el resto de la población de las cuencas.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS