martes 21 de mayo de 2019 - Edición Nº2064
Diario Full » POLITICA y POLITICOS

Tras las elecciones en Córdoba

Hay lugar para el tercer espacio

*Por Jorge Joury.- No fue una sorpresa. El triunfo de Juan Schiaretti en Córdoba olía a paliza. Estaba escrito en las encuestas, aunque no de manera tan abrumadora como lo que se vio. Pero el hecho político, además muestra el poder electoral del peronismo federal. Deja el mensaje contundente que el tercer espacio por fuera de la grieta entre Cristina Kirchner y Mauricio Macri, tiene un contexto favorable


TAGS: JOURY
Por:
Jorge Joury
El jueves pasado, cuando la ex presidente presentó su libro Sinceramente en la Feria del Libro, la Casa Rosada lo consideró favorable, porque el hecho reforzaba la idea de la polarización en la cual coinciden ella y el Presidente. No obstante, si se pone la mirada en el contexto más amplio, en lo que va del año han tenido lugar tres elecciones de gobernador (Neuquén, Río Negro y Córdoba) y cuatro PASO provinciales (Chubut, San Juan, Entre Ríos y Santa Fe). Cambiemos fue derrotada en todas, incluso quedando en varias en tercer lugar. El kirchnerismo tuvo algunas derrotas y en los otros casos se mantuvo al margen.
La paradoja es que mientras la polarización parece dominar la política nacional, las elecciones provinciales muestran exactamente lo contrario.
El triunfo histórico de Juan Schiaretti, quien obtiene su tercer mandato no consecutivo, con el mayor porcentaje logrado por un Gobernador en Córdoba en diez elecciones y la diferencia más amplia sobre el segundo, le enciende esta vez luces de alerta a la Casa Rosada, más aún  teniendo en cuenta que Córdoba es el segundo distrito electoral del país, donde Macri en el 2015 sacó una gran diferencia a su favor.
Lo que más le dolió a Cambiemos es la derrota  en Marcos Juárez donde solo votan 5 mil personas. Su caso siempre fue utilizado como testigo por la cúpula del PRO y por la UCR para ratificar la alianza que llevó a Mauricio Macri al poder. La sorprensa fue que el peronista Juan Schiaretti sacó casi 60 puntos en esa localidad, casi  35 más que su inmediato competidor, Mario Negri.
Esos números fueron como un latigazo para Casa Rosada por el contenido simbólico. "Perdimos hasta en la Recoleta cordobesa", reconocían en el Gobierno, en referencia al histórico bastión del PRO en donde suele superar los 70 puntos.
Los últimas seis elecciones provinciales -incluida ésta- han sido ganadas por el Peronismo. Tres por el trágicamente desaparecido Juan Manuel De la Sota y otras tres por el actual gobernador Juan Schiaretti.
A ello se agrega que, por primera vez en esta etapa democrática, un peronista pasa a gobernar la capital provincial, gobernada ocho veces por dirigentes radicales y otra por un dirigente de la UCD.
Tras el triunfo, Juan Schiaretti no quiso la presencia de otros gobernadores. Dejó en claro que la fiesta era solo para los cordobeses, pero no esquivó definiciones políticas importantes.
Dejó en claro que el Peronismo cordobés está con un "peronismo federal". Junto con Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey y Miguel Ángel Pichetto, integra la conducción de "Alternativa Federal" que busca organizarlo. Además
sostuvo que el Peronismo debe ser "republicano", una fuerza que asuma como propia la división de poderes establecida en la Constitución Nacional, algo que marca una diferencia ideológica con el Kirchnerismo.
Su afirmación de que estudió en el Liceo Militar General Paz, siendo Subteniente de Reserva, implica un mensaje reconciliados hacia las Fuerzas Armadas, aunque reivindicó a los desaparecidos que lucharon por la democracia.
"La mayor diferencia de la historia desde la vuelta de la democracia", celebró el gobernador la paliza que el peronismo le propinó en Córdoba a los candidatos de Cambiemos, al obtener casi el 53,97 por ciento por ciento ciento de los votos. Los dos postulantes radicales Mario Negri (17,78) y Ramón Mestre (10,94) sumados apenas llegaban a la mitad de Schiaretti, lo que volvía todavía más inexplicable la falta de acuerdo por la que terminaron yendo separados. Semejante diferencia permitió también el triunfo de Martín Llayora en la estratégica elección por la intendencia de la capital provincial, desde hacía tiempo en manos de la oposición. El día a pleno sol, peronista, resultó pintado para Schiaretti. Y si el gobernador esquivó darle un alcance nacional --"no tiene nada que ver con las próximas elecciones", remarcó--, de eso se encargó la militancia de la JP que copó el búnker: "Un minuto de silencio... para Macri que está muerto", cantaron.
Ahora, habrá que poner los ojos de cara a la Convención Radical que se realizará en Parque Norte. En las últimas horas el dirigente Federico Storani afirmó que el resultado electoral en Córdoba fue "una tragedia política para el radicalismo. El proceso previo a la elección fue desgraciado, lleno de desinteligencias que pudieron haberse evitado. Era difícil ganar la elección unidos y mucho más difícil divididos", afirmó Storani. La pregunta ahora es hacia dónde irán los aliados estratégicos de Cambiemos. Lavagna los espera con los brazos abiertos.
En síntesis, la victoria de Schiaretti tiene muchas lecturas. Si bien no arrojó definiciones sobre la articulación de un tercer espacio político, sí expresó su concepto ideológico sobre lo que debe ser el Peronismo y sin duda es una visión diferente a la del Kirchnerismo. Las próximas semanas dirán en qué dirección se van alineando los planetas.
 
*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP y analista político. Su correo electrónicoesjorgejoury@gmail.com. Para consultar su blogs, recurrir al sitio: Jorge Joury De Tapas.  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS