lunes 20 de mayo de 2024 - Edición Nº3890
Diario Full » SOCIEDAD

Polémico pedido empresarial: ¿Despedir sin causa o despedir sin pagar lo que dice la ley?

El presidente de la Cámara de la Construcción (Camarco), Julio Crivelli, se mostró a favor de cambios en el mercado del trabajo y expresó que los empresarios tienen la necesidad “de poder despedir (trabajadores) sin causa". Esa facultad la tienen pero deben pagar "altos costos" como, señaló el empresario, "Las cargas sociales, el aguinaldo son montos siderales y uno quisiera tener algún incentivo”, dijo como eufemismo de despedir sin pagar.


El presidente de la Cámara de la Construcción (Camarco), Julio Crivelli, se mostró a favor de cambios en el mercado del trabajo y expresó que los empresarios tienen la necesidad “de poder despedir (trabajadores) sin causa".

Esa facultad ya la tienen. Pagan lo que marca la ley y listo. Lo que el empresario parece querer decir es que no quieren pagar los costos de los despidos sin causa. "El aginaldo, las cargas sociales son montos siderales y uno quisiera algun incentivo", dijo.

Crivelli no tuvo reparo alguno en admitir que su objetivo es eliminar derechos laborales básicos de los trabajadores. Por otro lado, calificó como positivo el “sistema totalmente flexible y meritocrático” que tiene las patronales de la construcción, y agregó que “sería bueno que se aplique en el resto de las industrias. La productividad en la Argentina es muy baja porque no existe meritocracia por las razones que explicó Cabrales y compartimos todos”, sostuvo Crivelli.

El sistema “totalmente flexible” al que hace referencia el empresario es el habitual mecanismo que utilizan las patronales de la construcción para contratar en negro a la gran mayoría de sus empleados. A fines del mes pasado, la Universidad Católica Argentina reveló un informe según el cual casi la mitad de los trabajadores tiene empleo informal. Tanto Cabrales como Crivelli son exponentes de la clase empresaria que le pide al Gobierno nacional profundizar las políticas de ajuste y sobre todo atacar los derechos de los trabajadores, a través de futura reforma laboral o jubilatoria, en sintonía con lo que pide el Fondo Monetario Internacional.

Cabrales había dicho que “hay que hacer varias reformas, no sólo la laboral, lamentablemente el Gobierno las deja para el final de su mandato y quedan para el próximo Gobierno, fuese quien fuese para mí las tienen que hacer”. Además señaló: “Como empresario me gustaría tener mayor flexibilidad para tomar gente, tenemos que agilizar el tema de tomar gente y saber que si a esa persona después hay que reemplazarla por otra, también poder reemplazarla. Las cargas sociales, el aguinaldo son montos siderales y uno quisiera tener algún incentivo”. Consultado sobre el aumento exponencial del desempleo no sería peor, el dueño de Café Cabrales respondió: “Mejor hablemos de las condiciones para tomar gente”.

 “Necesitamos poder despedir sin causa a empleados en todas las industrias y comercios”, señaló Crivelli en una entrevista con FM Futurock, donde también expresó que existen “muchas empresas que no son grandes por empleados de baja productividad”.

Consultado sobre si su idea consiste en poder despedir a cualquier empleado en cualquier momento, el titular de Camarco fue contundente. “Totalmente, en la industria y el comercio”, afirmó, para luego elogiar el modelo que se aplica en otras latitudes. “La realidad es que los países que tienen menores requisitos de despidos son lo que tienen mayor productividad y mayor cantidad de empleos”, agregó.

Y precisó: “En la construcción, en cualquier momento el empleador toma la decisión de despedir a un trabajador sin ninguna causa o motivo. Esto genera un recambio hacia la calidad. O sea, los que trabajan mejor ser quedan, y los que trabajan poco o tiene bajo rendimiento son sustituidos”.

Luego, reclamó una reforma laboral porque “todos nos damos cuenta que es necesaria en la Argentina. No hay nadie que no se plantee esta cuestión. A lo sumo habrá cuestiones de método, y ver cómo hacerlo con el menor daño posible. Si no mejoramos la productividad, el convenio con la Unión Europea es impracticable”.

“Hemos llegado a un extremo, todos nos damos cuenta de que la reforma laboral es necesaria en la Argentina, si bien habrá que discutir cuestiones de métodos y cómo hacerla”, afirmó Crivelli.

“Los países con menores requisitos de despido son los que tienen mayor productividad y mayor cantidad de empleo, fíjese qué paradoja”, señaló Crivelli en conversación con Futurock.

En el caso de la Argentina, agregó, se ha llegado a un nivel protección del empleo “altísimo”, que hace que la productividad de la industria y del comercio sea “muy baja” porque “no existe la meritocracia”.

El caso “extremo” son los Estados Unidos, opinó Crivelli, que es el país “con el sistema más flexible de despidos, probablemente rayaron lo salvaje, pero es también el que tiene menos desempleo del mundo”.

“Yo no digo que pasemos del sistema medieval (que tenemos) al norteamericano de golpe, porque sería una locura, pero paulatinamente vayamos hacia un sistema que genere mayor meritocracia, mayor productividad y mayor empleo”, pidió Crivelli.

En ese sentido, él destacó el sistema que rige en el sector de la construcción, que tiene un sistema “totalmente flexible y meritocrático” que “sería bueno que se aplique en el resto de la industria”.

En la construcción, dijo, “existe el fondo de desempleo, en el cual la indemnización se va depositando paulatinamente a lo largo del desarrollo del trabajo del empleado, (entonces) en cualquier momento el empleador puede decidir despedirlo sin ninguna causa ni motivo”.

“Esto genera un recambio hacia la calidad, los que trabajan mejor son los que se quedan y los que trabajan poco o tienen bajo rendimiento son sustituidos por otros que tienen mucho mejor rendimiento”, explicó.

Por otra parte, según Crivelli, otra de las consecuencias de la baja productividad son los precios elevados. “Nosotros pagamos carísima mucha producción por los impuestos tremendos pero también por la baja productividad de nuestra industria y el comercio. Todas estas cosas se reflejan en los precios que paga la sociedad. Si la productividad es alta, los precios son bajos”, concluyó.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS