lunes 06 de febrero de 2023 - Edición Nº3421
Diario Full » POLITICA y POLITICOS

El peso de Guzmán inclina la balanza en la pelea polìtica que jaquea al Gobierno

* Por Jorge Joury.- Tanto en la Casa Rosada como en el ministerio de Economía, creen que Basualdo se va a terminar yendo, porque ya "está desgastado”.


TAGS: JOURY

 

La discusión que se está dando en lo más alto del poder por la continuidad o no de un funcionario de segunda categoría, genera varios interrogantes. Pone en riesgo las costuras de la coalición gobernante y termina dañando la imagen presidencial, que según las últimas encuestas está por debajo del 30%, un dato que enciende las luces rojas.
La pulseada Guzmán-Basualdo se ha convertido en una bomba de tiempo que pone en duda la autoridad del Presidente. El margen de liderazgo de Alberto Fernández se sigue evaporando y cualquiera entiende el mensaje que proyecta un Jefe de Estado que no puede eyectar de sus oficinas a un subsecretario.
Tanto en la Casa Rosada como en el ministerio de Economía, creen que Basualdo se va a terminar yendo, porque ya "está desgastado”.
La situación de zozobra, obliga a que nos hagamos varias preguntas.¿Puede ser puesto en jaque un ministro que está negociando la deuda argentina en el más alto nivel internacional por un subalterno de escaso predicamento? Nadie cree eso en la Casa Rosada, pero en la vereda del cristinismo importantes dirigentes no parecen pensar lo mismo. Concretamente, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, fue el que tomó la lanza. Cuando el periodista que lo entrevistaba en una radio amiga comenzaba a despedirlo, sin que nadie se lo preguntara, salió a defender a Basualdo, a quien calificó como “un excelente funcionario”, al tiempo que avaló su posición en materia de tarifas eléctricas, que no es la misma que tiene Guzmán.
Esta discusión, ha puesto al FdT al borde de un ataque de nervios. Claramente se pone en discusión quién maneja el poder: Si Cristina o Alberto.
De una vereda están los albertistas y de la otra La Cámpora de paladar negro, a la que se ha sumado Kicillof tomando partido abiertamente por Basualdo.El apoyo explícito de Kicillof a Basualdo tensó aún más la situación en el oficialismo. El gobernador calificó a Basualdo de "excelente funcionario". Pero Guzmán, con aval del Presidente y Santiago Cafiero, le habían pedido la renuncia por abiertas diferencias en la política de aumento de tarifas y reducción de subsidios.
No obstante, Basualdo, se está convirtiendo en una figurita difícil en el álbum del oficialismo. Cuenta con el blindaje político de Cristina y Máximo Kirchner. El cortocircuito surgió porque Basualdo rechazaba una suba en las tarifas por encima del 9% a diferencia de Guzmán quien impulsaba incrementos en dos tramos.
Sobre este punto, Kicillof dijo que: "Más allá de los rumores, me parece que regular un incremento inferior de dos dígitos es una forma de salir de este problema". El gobernador sostuvo además que durante el Gobierno de Mauricio Macri "hubo incrementos, cercanos al 3.000% en algunos casos, de tarifas eléctricas. Fue absolutamente desproporcionado y generó una ganancia extraordinaria en una parte de la cadena energética argentina, particularmente en distribución; y no se dio una mejora en la calidad del servicio ni una inversión más alta. El aumento de tarifas durante el macrismo terminó en endeudamiento y fuga. Este modelo de tarifas elevadisimas no sirvió para nada", añadió.
Guzmán había amagado con renunciar si Basualdo permanecía en el cargo. "O se va él o me voy yo", habría dicho el ministro. Debió interceder entonces el Presidente para evitar el portazo. AF sabe que debilitar a su ministro de Economía en medio de la negociación de la deuda, es colocarle al país el cartel de poco serio.
Lo cierto es que por ahora no hay plazo para la salida del subsecretario de Energía Eléctrica y al apoyo explícito de Kicillof, se sumó la versión de Paula Español o Augusto Costa, dos figuras que responden a CFK, como posibles reemplazantes de Guzmán. No es casualidad, la secretaría de Comercio Interior y el ministro de la Producción bonaerense son aliados políticos de Kicillof y se conocen desde el Colegio Nacional de Buenos Aires.
En medio de una lluvia de dardos envenenados, Alberto Fernández intenta salir del laberinto en el que quedó encerrado el viernes, cuando todas las fisuras del Frente de Todos quedaron expuestas en la puja interna. Nadie duda que es el momento más difícil que le toca atravesar al Gobierno donde se pone en juego quién tiene la lapicera del poder.
El ministro de Economía bajó su perfil y optó por el silencio para poner paños fríos. Esto contrasta con la batería de mensajes que llegan desde el Instituto Patria: “Basualdo sigue hasta que lo determine Cristina”.
Sin embargo, hay quienes sostienen que se terminará aplicando la doctrina del “boleto picado”. Quiere decir que Basualdo seguiría en su cargo hasta que baje el fuego amigo y mediático del pedido de renuncia formulado por Guzmán, pero sus días en el Gobierno estarían contados.
El objetivo de la Casa Rosada es evitar una crisis mayor que afecte la renegociación de deuda con el FMI. Ese es el gran motivo por el que el Presidente retiene al ministro de Economía.
El diferendo deja varios interrogantes. ¿Fue un error de cálculo político de Martín Guzmán, que pensó que tenía espaldas más anchas para imponer sus decisiones en el gabinete? ¿O un contraataque certero del kirchnerismo duro, que hace tiempo viene reclamando medidas más audaces al ministro? ¿O ambas cosas en simultáneo?. Por ahora no lo sabemos. La historia queda abierta y las cenizas se mantienen humeantes.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS