domingo 05 de febrero de 2023 - Edición Nº3420
Diario Full » POLITICA y POLITICOS

La reaparición del Pata Medina suma tensiones en la región y agita temores

* Por Jorge Joury.- El retorno de Juan Pablo Pata Medina al escenario polìtico, ha vuelto a agitar fantasmas en la región y despierta escalofríos entre los empresarios locales del rubro de la construcción.


TAGS: JOURY

 

El retorno de Juan Pablo Pata Medina al escenario polìtico, ha vuelto a agitar fantasmas en la región y despierta escalofríos entre los empresarios locales del rubro de la construcción. Sus detractores creen leer que detrás de su irrupción en el acto de Ensenada, avisó que acumula todas las ganas de volver al ruedo. El ex titular de la UOCRA local también mostró que conserva parte de su ejército de seguidores. Lo acompañaron más de 100 hombres, una logística ruidosa que impuso temor entre los presentes. Las señales de alerta también escalaron los muros de la CGT local, donde también impera un clima de incertidumbre. porque con la llegada de Axel Kicillof al sillón de Dardo Rocha se vive una suerte de paz gremial y temen que sea alterada.
Hay que señalar que Medina empezó a moverse en medio de un complicado cerrojo judicial.Tiene prohibido ejercer cargos sindicales, aunque sí puede tener actividad política.
La resolución que lo dejó en libertad subraya que tiene prohibido salir del país y debe presentarse una vez al mes en la comisaría con jurisdicción en su domicilio, mismo plazo que tendrá para comparecer en sede del Tribunal.
Junto a él también fueron beneficiados su cuñado David García y su hijo Cristian "Puly" Medina.
El Pata, según fuentes confiables, tiene la sangre en el ojo por los momentos que vivió durante su largo período de detención. Estuvo preso desde mediados de 2016 hasta febrero de 2020 acusado de asociación ilícita y lavado de activos, durante su gestión en la UOCRA local. Sin embargo en su entorno sostienen que "El Pata está entero" y admiten que tiene en mente recuperar su lugar de Secretario General para luego retirarse por "la puerta grande".
Así lo reveló durante una extensa entrevista concedida a la radio La Cielo.Fiel a su estilo, Medina disparó: "Quiero recuperar el gremio pero a través del voto popular y que se presenten dos o tres listas, no me interesa. Quiero cumplir un mandato más y retirarme por la puerta grande como el dirigente que siempre fui. No fui puesto a dedo. Quiero de la mano de los trabajadores volver como Secretario General para hacer valer los derechos que corresponden".
El ex titular de la UOCRA dijo públicamente que su presencia en el acto de Ensenada fue en apoyo del gobierno nacional, pero los observadores creen que su estrategia fue visibilizar mediáticamente su reclamo. Una mezcla de su situación judicial con cuestiones gremiales. “Quería entregar un petitorio que escribió de puño y letra”, respondió su abogado César Albarracín. Los destinatarios del mensaje son el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner.
¿Qué decía el petitorio? “Tengo el honor de dirigirme a usted a fin de requerir su intervención urgente para que, desde las áreas de Gobierno a su cargo, tomen conocimiento de la gravísima persecución que he padecido como dirigente gremial y líder sindical”, arranca la carta. Y agrega que las causas judiciales en su contra “se encuentran en su mayoría cerradas por inexistencia de delito”.
La carta tiene apenas cinco párrafos y en el último, se anima a pedirle una audiencia privada al Presidente, o al menos que lo reciba el ministro de Justicia Martín Soria.
“Solicito en función de lo dicho me reciba en audiencia personal a fin de exponer con precisión los gravísimos hechos referenciados o, en su caso, instruya al ministro de Justicia para que me conceda audiencia personal a los mismos fines”, finaliza el texto.
“No era un reclamo gremial”, explicó su abogado. La aclaración final tiene que ver con que Medina no puede desplegar actividades gremiales en la UOCRA La Plata ni en otras seccionales.
En el acto de Ensenada, el ex titular de la UOCRA llegó hasta las vallas, pero no pudo pasar. En ese momento, sus seguidores con una bandera en su apoyo, generaron un momento de tensión al forcejear con efectivos de la Policía bonaerense. “Acá estamos en Ensenada, dejen entrar al Pata”, gritaban con tono amenazante sus seguidores, mientras su mujer intentaba separar y a la vez gritaba hacia el lugar donde estaban los medios tratando de explicar un conflicto laboral.
Los seguidores de Medina además abuchearon a varios dirigentes políticos del oficialismo y de Ensenada, donde el dirigente de la UOCRA arrastra un viejo enfrentamiento con el intendente local, Mario Secco.
Los cánticos cesaron cuando la esposa de Medina, Fabiola García, dio la orden. “Ellos -por los funcionarios que salían- también son compañeros”, les dijo a los seguidores de su marido.
Medina fue detenido en septiembre de 2017, acusado de asociación ilícita, extorsión reiterada y coacción agravada. En total llegó a tener cuatro causas judiciales, con varias prisiones preventivas.
En febrero del año pasado, la Cámara Federal de La Plata le otorgó la prisión domiciliaria. Los camaristas César Álvarez y Roberto Lemos Arias entendieron en ese momento que “en el informe socioambiental no se aprecian datos que indiquen que el alojamiento de Juan Pablo Medina en el domicilio en cuestión sería inadecuado o provocaría un riesgo para el proceso” y consideraron que “el representante del Ministerio Público Fiscal tampoco ha realizado valoraciones que sugieren que dicho lugar representa un peligro de alguna clase”.
El sindicalista ya había sido excarcelado por el Tribunal en lo Criminal 5 de La Plata en otra causa en la que está acusado de amenazar y extorsionar a empresarios de la construcción platense para que contraten las viandas de comida de los obreros a una empresa vinculada a su familia.
Finalmente, el 18 febrero pasado, el TOF 2 de La Plata le otorgó la excarcelación en la causa en la que está procesado por “lavado de activos y asociación ilícita”. Ese expediente ya fue elevado a juicio oral pero todavía está en la etapa de presentación de pruebas y por lo tanto no tiene fecha para comenzar.
Mientras se desarrollaba el acto, Medina aprovechó para hablar con algunos medios locales y criticar al gobierno de Mauricio Macri, al que acusa de “perseguirlo” y “espiarlo”. “Ya sabemos qué pasó con el gobierno de Macri, fue un gobierno dictador, mandó a miles de compañeros activistas, a dirigentes gremiales… A mí me espiaron, estoy esperando que me llame la Justicia para declarar como querellante”, dijo.
En Ensenada el peso de Medina sigue vigente y más ahora, que consiguió la excarcelación. Actualmente vive en su casa de Villa del Plata, convertida en una verdadera fortaleza y cuidado celosamente por sus hombres.
El dirigente acumuló poder durante su despliegue en el polo petroquímico de Berisso y Ensenada y la participación de la seccional en lo que fueron las obras del Puerto La Plata. La relación con el intendente, Mario Secco, es distante.
Medina por estas horas se mueve con cautela y de la mano de su abogado a sol y a sombra. Sabe que no puede volver a pisar el palito. Su incursión en el acto de Ensenada, aunque no tuvo éxito, logró la visibilidad esperada. Volvió a instalarse en los medios como la figura polémica que es, un hombre que no se rinde y planifica su vuelta fiel a su estilo: jugando a todo o nada.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS