lunes 30 de enero de 2023 - Edición Nº3414
Diario Full » POLITICA y POLITICOS

Junto al lavagnismo, Randazzo será la la cabeza de un amplio frente electoral

*Por Jorge Joury.- Tanto en La Plata, como en las principales mesas de la rosca bonaerense. ya lo dan como un hecho. Pero faltaba que lo confirme una voz autorizada y así fue. Florencio Randazzo será la cabeza de un frente electoral junto al lavagnismo.


TAGS: JOURY
Por:
Jorge Joury

 

Tanto en La Plata, como en las principales mesas de la rosca bonaerense. ya lo dan como un hecho. Pero faltaba que lo confirme una voz autorizada y así fue. Florencio Randazzo será la cabeza de un frente electoral junto al lavagnismo. Lo ratificó ante DIARIO FULL, el doctor Osvaldo Dameno, apoderado provincial del partido SUMAR, el espacio que viene del riñón duhaldista. "Randazzo, ya tiene oficinas en Puerto Madero y cuenta con el asesoramiento de la consultora de Carlos Fara para la campaña". agregó Dameno, quien apuntó que el ex ministro " tiene una base electoral de un 10% y un techo que puede superar el 30".
Dameno aclaró que " es un muy buen candidato presidencial para el 2023 para salir de la encerrona del kirchnerismo y el macrismo. El peronismo necesita recuperar sus banderas históricas y salir cuanto antes de la grieta para que haya esperanza",
La aparición de Randazzo en la arena política preocupa tanto al macrismo como al kirchnerismo. A criterio de los observadores, les puede picotear votos definitorios a ambas corrientes en una elección que será crucial y donde a nadie le sobrará nada.
En este escenario, muchos se preguntan si efectivamente hay lugar para una tercera vía. Parece que es probable y así lo entiende Randazzo, frente al cúmulo de decepcionados que están abandonando los dos espacios que por el momento polarizan la contienda que viene.
Randazzo, quien se acercó al lavagnismo, hoy cuenta con el apoyo de dirigentes peronistas como Juan Manuel Urtubey, Mabel Muller, Tato Meckievi, Joaquín de la Torre, Jesús Cariglino, Alejandro Topo Rodríguez, Eduardo Bali Bucca, Jorge Sarghini y Graciela Camaño. además de vecinalistas destacados.
El ex ministro considera que no hay 2023 sin una escala previa, con resultado digno, en 2021. Sería un déjà vu de 2017, cuando se negó a compartir la boleta para senadores con Cristina Kirchner y se presentó por las suyas. Le fue mal, pese a las expectativas y la presencia mediática que había alcanzado: sacó 5 puntos. El ex ministro de Transporte quedó cuarto, detrás de Cambiemos, de Cristina Kirchner-Jorge Taiana y hasta por debajo del dúo Sergio Massa y Margarita Stolbizer.
Ahora, el Frente de Todos tiene incluso más volumen que el cristinismo de 2017, al haber sumado al massismo. Pero Randazzo se entusiasma, a la luz del "fracaso de las gestiones de Macri como de Alberto Fernánde, quien es un rehén de Cristina.Se necesitan soluciones estructurales de fondo, por fuera del PRO y el kirchnerismo, en materia de seguridad, pobreza, inflación, infraestructura", asegura.
Ante este panorama, muchos analistas se preguntan si ¿hay proyección real para una alianza entre Randazzo y el lavagnismo? . “Hay un espacio social vacante. La saturación del estilo cristinista y el fracaso de Macri lo hacen posible. Un espacio que apueste por lo productivo. Necesitamos consolidar la relación con diputados de Córdoba”, se ilusiona Osvaldo Dameno. Cerca de Randazzo coinciden: "Se necesitan soluciones estructurales de fondo, por fuera del PRO y el kirchnerismo, en materia de seguridad, pobreza, inflación, infraestructura".
Los diputados alineados con Roberto Lavagna también se vieron con Randazzo. Fue cerca de la oficina que "el Flaco" tiene en Puerto Madero. Ahí asesora a una empresa de software. El ex ministro a su vez regentea varios negocios: una heladería, un local de fiestas y hasta un gimnasio, algunos locales ubicados en La Plata y en su Chivilcoy natal.
En el interbloque Federal, Eduardo Bucca, Jorge Sarghini, Graciela Camaño y Alejandro Rodríguez conviven con socialistas y cuatro representantes del cordobesismo de Juan Schiarett, que también se entusiasman con Randazzo. Son 11 bancas que, al momento de votaciones reñidas, resultan clave para inclinar la balanza entre el oficialismo y la oposición intransigente. Si bien acompañaron varios proyectos, como el impuesto a la riqueza, rechazan otros, como los del paquete de reformas judiciales.
Los diputados lavagnistas tienen trato con Máximo Kirchner. Con Sergio Massa, en cambio, la relación pasa por un momento pésimo. La propuesta massista de unificar el día de las PASO y las legislativas empeoró el clima. Tanto Lavagna como Alejandro “Topo” Rodríguez le retrucaron con una alternativa: implementar la boleta única de papel. Se trata de una idea que en la Rosada consideran impracticable para esta elección.
El vínculo del lavagnismo con el presidente también se fue deteriorando, desde diciembre de 2019. Pese a los gestos de Fernández hacia su excompañero de Gabinete (le ofreció presidir el Consejo Económico y Social), Lavagna siempre se mantuvo esquivo a darle su apoyo. Charlas en privado, sí; manifestaciones de aval mediático, casi nada.
El 31 de diciembre pasado, Fernández declaró : “Yo hago una diferencia entre Roberto y los diputados que dicen representarlo, porque allí yo veo una conducta diferente. Veo una conducta más obstruccionista, una conducta más competitiva con el gobierno, más de competitividad política de esa que a uno no le gusta, donde a veces hay oposición por la oposición misma”.
Ahora, tanto Lavagna como sus diputados exploran con ímpetu la posibilidad de ensanchar la avenida del medio. Esa que desde 2013 a la fecha no hizo más que angostarse.
Lavagna y Randazzo mantienen una relación muy fluída. El mes pasado almorzaron en la chacra "La Cloe", que el ex ministro de Economía tiene en el partido bonaerense de Cañuelas. El encuentro fue explicado como de “coincidencias políticas” para fortalecer una alternativa de centro, alejada tanto del kirchnerismo como del macrismo, y que podría tener una traducción electoral de cara a los comicios de medio término.
Ambos dirigentes pasaron revista a la lucha contra la pandemia de Covid-19 y consideraron imprescindible no “naturalizar” la pobreza y las fuertes inequidades sociales que se vienen agravando hace varios años”, se dejó trascender tras el encuentro.
Randazzo llegó al encuentro junto al diputado nacional Eduardo “Bali” Bucca y, por el lado de Lavagna, estuvo Alejandro “Topo” Rodríguez. Los cuatro coincidieron en la necesidad de “salir de los extremos que proponen el macrismo y el kirchnerismo, donde hay peleas entre dirigentes y políticos, pero sin abordar los problemas reales que tiene la gente”.
La figura del ex ministro del Interior y Transporte empezó a tomar volumen político después de que trascendieran unas fuertes críticas contra el kirchnerismo en un zoom en el que participó con dirigentes del peronismo bonaerense y donde terminó aceptando que va a jugar en las elecciones legislativas. Con esa misma metodología, Randazzo participó de otro encuentro, pero esta vez de vecinalistas de Mar del Plata, liderados por Gustavo Pulti. otro de los importantes jugadores bonaerenses que lo apoyan.
Consciente de que desde los sectores más ultras buscarán “pegarlo” a Juntos por el Cambio, el ex ministro de Cristina Kirchner destacó en sus diálogos con dirigentes políticos que no habrá, de ningún modo, acercamiento con el macrismo, ni con el oficialismo.
También hay que decir que en el foco de la construcción de esta nueva alternativa se suman el GEN de Margarita Stolbizer, el Socialismo y los sectores del radicalismo que están disconformes con el lugar que tienen en Juntos por el Cambio."Randazzo va a jugar además en provincias clave, como Córdoba y Santa Fe. Nos falta ponerle el nombre al partido e inscribirlo. Me gustaría que se llame SUMAR, pero eso habrá que discutirlo", dijo el dirigente platense Osvaldo Dameno. La moneda está en el aire.

*Jorge Joury es licenciado en Ciencias de la Información, graduado en la UNLP.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS