lunes 20 de mayo de 2024 - Edición Nº3890
Diario Full » SOCIEDAD

En Ciudadanos: vivir con el veneno de los créditos UVA lanzados por Macri y Vidal

MIRA EL VIDEO Yanina Giangrande vive en La Plata, en 2017 tomó un préstamo para cumplir el sueño de tener su propio hogar y desde entonces vive un calvario. Dio su testimonio en Ciudadanos, el programa político de la televisión que se ve en La Plata, Berisso, Ensenada y toda la provincia.


TAGS: CRéDITOS, UVA

Yanina Giangrande vive en La Plata, en 2017 tomó un préstamo para cumplir el sueño de tener su propio hogar y desde entonces vive un calvario. Dio su testimonio en Ciudadanos, el programa político de la televisión que se ve en La Plata, Berisso, Ensenada y toda la provincia.

La historia de la platense Yanina Giangrande es la de muchos otros en la ciudad, la provincia y el país en general, pero su caso tiene una particularidad: con la ayuda de su abogada Mercedes Tonelli consiguió que la Justicia dispusiera una medida cautelar para ponerle un límite a la cuota que paga cada mes, que desde hace pocos días no puede superar el 30% de sus ingresos mensuales.

"Mi marido se enfermó más o menos en el año 2010 y falleció en 2015. Teníamos pensado comprar un terreno y construir una casa, pero obviamente al quedarme sola con mis dos hijos chicos, esa dejó de ser una opción", contó Giangrande al aire del programa Ciudadanos y agregó hacia 2017 se enteró de la existencia de los créditos UVA y empezó a pensar en la posibilidad de concretar aquel sueño comprando una casa.

 

Tras realizar consultas en el Banco Provincia y reunir la documentación necesaria, la mujer aplicó a un préstamo de $3 millones por el que, por entonces, le habían prometido una cuota de $18 mil a 20 años. "Cuando yo puse todos mis datos me dijeron que, como una locura, se podía llegar a ir a $23 mil, en un marco de locura inflacionaria… nunca dijeron que iba a pasar una cosa así", agregó angustiada y es que hoy, 6 años después de aquel día, la cuota de su crédito creció, cautelar mediante, hasta $215 mil al mes.
Los préstamos personales que deberían haber sido una solución habitacional para muchos, se transformaron, en medio de un contexto de crisis económica permanente y una inflación anual que hoy supera por mucho las tres cifras; en una carga insostenible para buena parte de ellos. "Cuando lo saqué el dólar estaba a $21, porque todos los papeles los hice en 2017 y terminé pidiendo el préstamo en 2018, escriturando en abril con un dólar a $21. La cuota hoy es de $215 mil… empecé con $18 mil, después $21 mil, $23 mil… y hoy esto. Me quedan 17 años de cuotas, porque pagué recién 3 años", describió Giangrande y agregó que sin la cautelar conseguida por Tonelli ese monto podría ser fácilmente duplicarse.

"La cautelar que conseguimos es, técnicamente, un anticipo de jurisdicción, es como una sentencia anticipada para garantizar la utilidad de la sentencia definitiva", detalló al respecto la letrada y remarcó que en el caso de Yanina, la jueza a cargo del caso impuso un límite al valor de la cuota del crédito, independientemente de la decisión final que tomará una vez llevado adelante el proceso y analizada toda la prueba, con el fin de garantizar el funcionamiento de su familia. La abogada recordó sin embargo que no todos los tomadores de Créditos UVA corrieron con la misma suerte tanto en la provincia como en todo el interior del país, donde tanto juzgados de primera instancia como las Cámaras de Apelaciones fallaron con "criterios más conservadores" y no hicieron lugar a las peticiones.


La disposición, inédita en La Plata, obliga sin embargo a Giangrande a presentarse cada mes en la entidad que le otorgó el préstamo para presentar una nota en la que debe aclarar que se adhiere a la cautelar dictada.

Con miles de familias y vecinos en la misma situación, la solución al problema parece estar muy lejos de llegar y muchos incluso se han visto empujados a vender sus hogares para intentar cancelar los préstamos. La clave, según Tonelli, reside ahora en abordar un punto clave: si se puede hablar de los Créditos UVA como una estafa o no. "Estafa por ahí es una palabra un poco fuerte, pero lo que sucede es que todas las personas que tomaron créditos son consumidores y existe un régimen del consumidor que es protectorio del consumidor y los bancos, como cualquier proveedor de bienes y servicios, están obligados a cumplir con ese régimen en el que una de las cuestiones fundamentales es brindar información precisa, adecuada y veraz para que el consumidor pueda prestar un consentimiento válido", sentenció la letrada.

LA VIDA DICTADA POR UNA CUOTA

Los créditos, las abultadas deudas y las cuotas en franco aumento cambiaron por completo la vida cotidiana de muchos vecinos. La platense contó en los estudios de Somos La Plata que el préstamo condiciona desde hace tiempo toda decisión económica en su hogar, desde ir a cenar o disfrutar de una salida con amigos, hasta qué días realizar tal o cuál compra para aprovechar cada descuento posible y ahorrar cada centavo para cumplir con el pago mensual que supera, por mucho, al salario promedio de un trabajador argentino.


"Cambiamos todo, nuestra forma de vivir, la forma de comer… la cuota define tu vida. El crédito que debió ayudarme, me arruinó la vida", cerró Giagrande, en esa línea, con tristeza y resignación.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS