miércoles 24 de abril de 2024 - Edición Nº3864
Diario Full » SOCIEDAD

Declaran testigos por el secuestro y homicidio del abogado laboralista Carlos Moreno y trabajadores de Loma Negra SA

La causa además del secuestro y homicidio de Moreno, ocurrido entre abril y mayo de 1977, también investiga los secuestros de seis trabajadores de la cementera Loma Negra, efectuados en 1976. Se trata de Andrés Staldeker, Eustorgio Arenzo, Walter Peralta, Manuel Antúnez, Antonio Álvarez y José Ricciardi. La empresa de Amalia Fortabat.


TAGS: MORENO

 

Este viernes 15 de septiembre el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 1 de Mar del Plata tomará declaración testimonial a Andrés Staldeker, Claudio Staldeker, Rosana Ricciardi y Analía Ricciardi, en la sede la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (UNICEN) ubicada en la localidad de Olavarría.

La causa además del secuestro y homicidio de Carlos Moreno, ocurrido entre abril y mayo de 1977, también investiga los secuestros de seis trabajadores de la cementera Loma Negra, efectuados en 1976. Se trata de Andrés Staldeker, Eustorgio Arenzo, Walter Peralta, Manuel Antúnez, Antonio Álvarez y José Ricciardi.

La Subsecretaría de Derechos de la provincia de Buenos Aires es querellante en la causa, al igual que la Secretaria de DDHH de la Nación, y se espera que el juicio eche luz sobre el rol que tuvo el empresariado nacional durante el terrorismo de Estado.

Los imputados que llegan a juicio son los cinco militares retirados Eduardo Bernadou –que oficiaba de jefe de personal y de inteligencia del Batallón Logístico I de Tandil– e integrantes del Área 124 del Regimiento de Caballería de Tanques 2 “Lanceros General Paz”: el jefe de personal Julio César Tula, el jefe de operaciones Roberto Jorge Casares, el jefe de Logística Edgardo Mariano Viviani y el oficial de logística Osvaldo Guarnaccia.

*Las causas*


El 15 de julio de 1976, los trabajadores de Loma Negra, Ernesto Cladera y Jacinto Takieldín, se presentaron ante el interventor del Ministerio de Trabajo en Olavarría, el capitán José Luis Álvarez y denunciaron a seis trabajadores, que –según ellos– habían parado la producción en la empresa. El interventor elevó las actuaciones al jefe del Área 124, Ignacio Verdura, y a los cinco días el comisario Alberto Balquinta ordenó las detenciones.

Los trabajadores detenidos fueron Andrés Staldeker, Eustorgio Arenzo, Walter Peralta, Manuel Antúnez, Antonio Álvarez y José Ricciardi. Después de pasar por las comisarías de Loma Negra y Olavarría, fueron trasladados a la Unidad 7 de Azul. Allí, los hicieron pasar a todos a una sala, los desvistieron, los pesaron, los midieron y les dieron ropa de cárcel. Los enviaron a la celda de “extremistas”. A las cinco de la mañana los despertaban, los hacían desnudar y los requisaban. El 29 de julio fueron finalmente liberados.

Al abogado laboralista Carlos Moreno lo secuestraron cerca de las 22 del 29 de abril de 1977 cuando se dirigía a su casa. Su mujer estaba embarazada de cinco meses y lo esperaba con su otro hijito de un año y medio en la vivienda. Moreno era seguido por la inteligencia de la Bonaerense desde tiempo antes. El 3 de mayo, lo encontró Valentín Bulfoni cuando intentaba escapar. Estaba en mal estado, le pidió auxilio y un vaso de agua. A poco de andar, un grupo de personas de civil recapturó a Moreno. Lo golpearon con ferocidad con una pala en la espalda. Lo asesinaron entre ese día y el siguiente.

La familia de Moreno recuperó su cuerpo recién el 23 de mayo de 1977. Estaba en la Jefatura de la Policía Bonaerense en La Plata. Tenía signos de torturas y una herida de bala en el pecho. Su cadáver estaba envuelto en una frazada verde del ejército. A su esposa le dijeron que no podía llevar el cuerpo a Olavarría. Ella y su hijito, Matías, sufrieron un allanamiento en su casa –de donde terminaron desalojados–.

En 2012, el Tribunal Oral Federal (TOF) de Mar del Plata condenó a tres militares por el asesinato de Moreno--Julio Alberto Tommasi, Roque Ítalo Pappalardo y José Luis Ojeda-- y a dos civiles –Julio y Emilio Méndez– por haber prestado la chacra en la que estuvo cautivo. En diciembre de 2020, la Corte tomó el caso y fijó un estándar particular para los dos civiles y la Casación terminó absolviéndolos.

El TOF de Mar del Plata en su sentencia había ordenado que se investigaran los secuestros vinculados a Loma Negra.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS